Di­ne­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

Pre­ci­sa­men­te en Burkina Faso vi­vió re­cien­te­men­te otra de esas ex­pe­rien­cias que trans­for­man la exis­ten­cia. El pa­sa­do enero es­tá­ba­mos mi ma­ri­do y yo en Ua­ga­du­gú, la ca­pi­tal, to­man­do un ca­fé con dos coope­ran­tes. Ellos in­sis­tían en que nos que­dá­ra­mos a ce­nar, pe­ro yo di­je que no, por­que ha­bía­mos que­da­do con otro ami­go, de Mé­di­cos Mun­di. Tres mi­nu­tos des­pués de aban­do­nar la ca­fe­te­ría se pro­du­jo un aten­ta­do. Na­die so­bre­vi­vió. Sal­va­mos la vi­da por tres mi­nu­tos. Pue­de ser ca­sua­li­dad, pue­de ser el des­tino o, si tie­nes fe, co­mo es mi ca­so, pien­so que to­da­vía ten­go mu­cho que ha­cer por los de­más y por eso si­go aquí. La muerte se ha sen­ta­do en mi ca­ma va­rias ve­ces pa­ra ha­cer­me apre­ciar la vi­da, to­mar con­cien­cia de su bre­ve­dad, de su fu­ga­ci­dad. La­men­to mu­cho sus de­ci­sio­nes y sus ideas po­lí­ti­cas que me pa­re­cen ab­so­lu­ta­men­te re­tró­gra­das y no com­par­to pa­ra na­da, pe­ro sí lo ad­mi­ro co­mo em­pre­sa­rio. Ese hom­bre lo per­dió to­do, pe­ro es un em­pren­de­dor na­to y de la na­da vol­vió a levantar un im­pe­rio. Ad­mi­ro su crea­ti­vi­dad, su sa­ga­ci­dad, su vi­sión y su ca­pa­ci­dad pa­ra crear de ce­ro sim­ple­men­te te­nien­do una bue­na idea. Me que­do con su par­te po­si­ti­va: nun­ca se rin­de an­te la ad­ver­si­dad.

¿De­be­ría sen­tir­me aver­gon­za­da de pre­gun­tar a bo­ca­ja­rro si es us­ted ri­ca?

En Es­pa­ña, sí. Es una creen­cia li­mi­tan­te ha­blar de di­ne­ro, no es­tá bien vis­to. En EE.UU. cuan­do co­no­ces a al­guien, lo pri­me­ro que te pre­gun­tan es tu nom­bre, a con­ti­nua­ción dón­de tra­ba­jas y la ter­ce­ra pre­gun­ta se­ría cuán­to ga­nas al año. Y na­die se lle­va­ría las ma­nos a la ca­be­za. Aquí, sin em­bar­go, se con­si­de­ra una fal­ta de edu­ca­ción.

¿Qué ga­na­ría­mos ha­blan­do con na­tu­ra­li­dad?

Pues qui­tar­le ese ha­lo de ta­bú y de asun­to in­to­ca­ble que lo úni­co que ha­ce es man­te­ner­nos ig­no­ran­tes de muchas co­sas. So­lo de lo que se lee y se ha­bla se apren­de. Es co­mo cuan­do an­tes las mu­je­res no ha­bla­ban de se­xo y muchas se en­te­ra­ban de en qué con­sis­tía la no­che de bo­das o el día an­tes de ca­sar­se, cuan­do su ma­dre por fin se lo ex­pli­ca­ba. Hoy les da­mos a nues­tros hi­jos esa libertad pa­ra pre­gun­tar so­bre se­xua­li­dad por­que que­re­mos que dis­pon­gan de la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria y fia­ble pa­ra pre­ve­nir ries­gos, pa­ra an­ti­ci­par­se, pa­ra que se­pan a qué se ex­po­nen. Ha­blan­do de di­ne­ro se lo­gra­ría exac­ta­men­te lo mis­mo: evi­tar pro­ble­mas, pre­ve­nir ries­gos y te­ner una vi­da fe­liz acor­de con nues­tros de­seos.

OEs ma­dre de un ni­ño de 11 años, ¿le es­tá guian­do por un ca­mino di­fe­ren­te al que sus pa­dres tra­za­ron pa­ra us­ted? Siem­pre le di­go lo mis­mo: “Es­tu­dia lo que quie­ras, lo que te apa­sio­ne, por­que a ganar di­ne­ro ya te en­se­ña­ré yo”.

Es­cue­la de éxi­to, di­ne­ro y fe­li­ci­dad, de Fran­cis­ca Se­rrano (Es­pa­sa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.