PIEN­SO, lue­go exis­to

Ta­reas, ho­ra­rios, pri­sas... El al­to en el ca­mino que nos brin­dan las va­ca­cio­nes es ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer de nues­tras emo­cio­nes, to­mar con­cien­cia de quién so­mos y ajus­tar el

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

pen­sar en ali­men­tar­nos emo­cio­nal­men­te, nos en­con­tra­re­mos mal, in­sa­tis­fe­chas, mo­les­tas y des­con­ten­tas con no­so­tras mis­mas y con los que nos ro­dean. Res­ca­tar tiempo pa­ra pen­sar en la vi­da que llevamos y has­ta qué pun­to sen­ti­mos que la di­ri­gi­mos o que so­mos em­pu­ja­das por to­do lo que nos ro­dea se ha­ce ne­ce­sa­rio. ¿Quién soy en reali­dad? ¿Có­mo he lle­ga­do a la si­tua­ción ac­tual? ¿Es­toy a gus­to con lo que ha­go? ¿Qué me pa­sa con mi pa­re­ja? Andrea se ha­ce es­tás pre­gun­tas y se da cuen­ta de que ha­ce mu­cho que no pien­sa de­te­ni­da­men­te en ellas. Es­te ve­rano, por ra­zo­nes de tra­ba­jo, ella se ha ido de va­ca­cio­nes más tar­de que su ma­ri­do y sus hi­jos. Eso le ha de­ja­do tiempo pa­ra pen­sar un po­co más en sí mis­ma. No es­pe­ra­ba que a los tres días de es­tar so­la se en­con­tra­ra fe­liz. Es­ta ex­pe­rien­cia le ha­bía de­vuel­to sen­sa­cio­nes an­ti­guas. Se sen­tía li­bre e independiente.

De­seos pro­pios o aje­nos

ba­lan­ce Cuan­do lle­ga a la ca­sa que tie­nen sus pa­dres en la costa, de­ci­de no per­der esa sensación de libertad que ha dis­fru­ta­do. Y un ha­llaz­go ca­sual le ayu­da a ello. Su ma­dre ha­bía re­co­gi­do las co­sas de su an­ti­gua habitación pa­ra de­jar sitio a sus nie­tos y Andrea des­cu­bre va­rios dia­rios que es­cri­bió de ado­les­cen­te. Co­mien­za a leer­los y en­cuen­tra al­gu­nas res­pues­tas a las pre­gun­tas que se ha­cía cuan­do estaba so­la. Los de­seos que ex­pre­sa­ba en aque­llas pá­gi­nas guar­dan re­la­ción pre­ci­sa­men­te con lo que ha­bía con­quis­ta­do: una fa­mi­lia con dos hi­jos y un tra­ba­jo que le gus­ta­ba. So­lo su al­to ni­vel de exi­gen­cia le im­pe­día va­lo­rar­lo ade­cua­da­men­te. Siem­pre in­ten­ta­ba cum­plir lo que su­po­nía que los de­más que­rían. En uno de los dia­rios des­cu­bre que le preo­cu­pa­ba en ex­ce­so lo que su pa­dre pen­sa­ra de ella. La va­lo­ra­ción per­so­nal de Andrea ha­cia sí mis­ma era en oca­sio­nes ba­ja. Aun­que siem­pre ha­bía obli­ga­cio­nes, rum­bo vi­tal. que­ri­do com­pla­cer a su pa­dre, se en­fren­tó a él rea­li­zan­do unos es­tu­dios que no eran de su agra­do. Esa elec­ción, que ella sien­te co­mo un de­sa­fio a su pro­ge­ni­tor, la pa­ga in­ten­tan­do cum­plir con los de­más, sin re­co­no­cer del to­do que lo que ha­ce tie­ne que ver con sus más pro­fun­dos de­seos y ne­gán­do­se el de­re­cho a dis­fru­tar de ello. La vi­da co­ti­dia­na pue­de arras­trar­nos a una alie­na­ción que nos ha­ga mo­ver­nos en la idea de cum­plir. Pe­ro es­ta ac­ti­tud pue­de ser una más­ca­ra que ocul­te nues­tro ver­da­de­ro ser y que nos con­duz­ca a aban­do­nar­nos a no­so­tras mis­mas, sin re­co­no­cer y desin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.