UNA ACELGA FU­GAZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Es­ta­mos reuni­das en ca­sa de La lis­ti­lla. Da­da la es­ca­sez de no­ve­da­des amo­ro­sas, ti­ra­mos de he­me­ro­te­ca. A pe­ti­ción de las pre­sen­tes, es­toy re­la­tan­do una aven­tu­ra ga­lác­ti­ca. Lis­ti­lla aña­de un cho­rri­to de ron a mi li­mo­na­da he­la­da. “Estaba in­ten­tan­do ave­ri­guar por qué no gi­ra­ba el ven­ti­la­dor del te­cho, cuan­do so­nó el te­lé­fono. Con­tes­té, pro­cu­ran­do no per­der el equi­li­brio. “¿Ho­la?”. “¿Ofe­lia?”. “No, se ha equi­vo­ca­do”. “No, no soy la nue­va ayu­dan­te de la­bo­ra­to­rio, me de­di­co a arre­glar ven­ti­la­do­res”. Ha­go una pau­sa. “Se­gui­mos con­ver­san­do y al ca­bo de una hora la tal Ofe­lia se ha­bía es­fu­ma­do”. “¡Qué co­sas te pa­san!”, ex­cla­ma Gor­di, sir­vién­do­se una pi­la de mon­ta­di­tos. “¿Y no te pro­pu­so ma­tri­mo­nio?”. “Pen­sa­mos que se­ría me­jor co­no­cer­nos an­tes .... ”, res­pon­do, rién­do­me. “Si­gue”, me apre­mian. “Que­ría ex­pli­car­le có­mo lle­gar aquí. Me di­jo que te­nía GPS. Yo le di­je que esos apa­ra­tos no eran fia­bles y le con­té lo del re­par­ti­dor de piz­zas”. “¿Qué re­par­ti­dor?”, pre­gun­ta otra de las mer­cu­ria­nas, apo­da­da Al­ga­rro­ba. Lis­ti­lla la po­ne al co­rrien­te. “¿Re­cor­dáis aque­lla fur­go­ne­ta car­ga­da de piz­zas que apa­re­ció en medio de un sem­bra­do de acel­gas y re­mo­la­chas, cer­ca del cerro Ma­ta­mos­cas? Tu­vo que sa­car­la la grúa. El po­bre re­par­ti­dor re­pe­tía que ha­bía se­gui­do las in­di­ca­cio­nes del GPS”. Tras las ri­sas, nos ser­vi­mos más li­mo­na­da, y re­to­mo el re­la­to. “Que­da­mos en la pla­za jun­to a la fuen­te del ca­ño”. Sur­gen las pre­gun­tas (“¿Y có­mo era?”) y co­jo ca­rre­ri­lla. “Al­to, atrac­ti­vo con ga­fas y un ai­re ol­vi­da­di­zo. Lle­va­ba cha­que­ta, unos za­pa­tos re­lu­cien­tes ¡y un pa­ra­guas! Le pro­pu­se to­mar al­go, pe­ro pre­fi­rió dar una vuel­ta por el cam­po, y le lle­vé por el ca­mino de la er­mi­ta”. Sur­gen mur­mu­llos y si­go. “Cuan­do se terminó el ca­mino, ya sa­béis, em­pe­za­ron las va­llas. Las sal­tó

Ora as­tro­fí­si­co. Se puso a di­ser­tar so­bre elec­tro­nes fu­ga­ces y as­te­roi­des le­ja­nos. Yo le es­cu­cha­ba ab­sor­ta. De pron­to, se qui­tó las ga­fas y pre­gun­tó: “Aque­llo, ¿son ar­bus­tos?”. Al fon­do del pra­do, las va­cas de Ju­lián nos ob­ser­va­ban con hos­ti­li­dad. Ab­du­ci­da por la con­ver­sa­ción, no las ha­bía vis­to ve­nir. Vol­vió a po­nér­se­las y ex­cla­mó rien­do: “¡Esos ar­bus­tos tie­nen cuer­nos! ¿Son bra­vas?”. “De­pen­de”. Res­pon­dí. “¿De qué de­pen­de?”. Con­tes­té: “De la dis­tan­cia que ha­ya en­tre ellas y no­so­tros y en­tre no­so­tros y la va­lla; que es­tá dis­mi­nu­yen­do. Vá­mo­nos des­pa­cio”. Eché a an­dar, sin per­der de vis­ta a la ma­na­da. De pron­to, una va­ca se arran­có y de­trás, el resto. Le ade­lan­té gri­tan­do: “¡Co­rre, co­rre!”. ¡Y va­ya si co­rrió! Y al lle­gar a la va­lla la sal­tó olím­pi­ca­men­te. Ate­rri­za­mos en­tre car­dos y bo­ñi­gas. Una vez a sal­vo nos reí­mos. Al otro la­do del mu­ro, el pa­ra­guas ya­cía aban­do­na­do a su suer­te. Mur­mu­ré: “Ya lo re­cu­pe­ra­re­mos.” Y el con­tes­tó: “No lo ne­ce­si­to, pe­ro ¿que­rrías traér­me­lo?”. Sor­pren­di­da, pre­gun­té: “Cla­ro. ¿Dón­de vi­ves?”. “En Ca­na­rias”, di­jo son­rien­te. “¡De­ja que lo adi­vi­ne!”, apun­ta Lis­ti­lla. “Y ter­mi­nas­teis vien­do las es­tre­llas…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.