Be­lle­za.

Las va­ca­cio­nes se con­vier­ten en el pe­río­do per­fec­to pa­ra cui­dar tu piel. Apro­ve­cha el tiem­po li­bre y da­le a tu cuer­po los mi­mos que lle­va es­pe­ran­do to­do el año. Vol­ve­rás nue­va. Por C. Uran­ga

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

El mo­men­to de re­car­gar las pi­las.

Has ve­ni­do a des­can­sar. Pe­ro, ade­más de re­cu­pe­rar el sue­ño per­di­do, de­be­rías ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra re­co­brar la ener­gía de tu piel de la ca­be­za a los pies.

Una cu­ra vi­go­ri­zan­te en la pla­ya

Si crees que cuan­do lle­gas a la cos­ta lo úni­co que pue­des ha­cer por tu cuer­po es tum­bar­te en la are­na o ju­gar a las pa­las, es­tás muy equi­vo­ca­da. Al mar hay otras mu­chas for­mas de sa­car­le ren­di­mien­tos be­ne­fi­cio­sos y sa­lu­da­bles. Te pro­po­ne­mos va­rias es­tra­te­gias que ade­más de fá­ci­les son gra­tis:

Ba­ños de bri­sa con un plus

¿Te has pre­gun­ta­do al­gu­na vez por qué duer­mes de ma­ra­vi­lla des­pués de un día en la pla­ya? La res­pues­ta está en el vien­to, li­te­ral­men­te. La bri­sa ma­ri­na está car­ga­da de io­nes ne­ga­ti­vos que ace­le­ran la ca­pa­ci­dad de nues­tro or­ga­nis­mo de ha­bi­li­dad pa­ra ab­so­ber oxí­geno. Y si oxi­ge­nas tu cuer­po, to­das las fun­cio­nes ce­lu­la­res me­jo­ran su ren­di­mien­to. Pe­ro no es lo úni­co bueno que esos io­nes ne­ga­ti­vos pue­den ha­cer por ti. Tam­bién equi­li­bran los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na, un neu­ro­trans­mi­sor res­pon­sa­ble del buen hu­mor que te ayu­da a ma­ne­jar el es­trés. Ade­más, esa mis­ma bri­sa ma­ri­na con­tie­ne go­tas mi­cros­có­pi­cas de agua sa­la­da en­ri­que­ci­das con yo­do, mag­ne­sio y otros mi­ne­ra­les. Y tu ros­tro y tu cuer­po los res­pi­ran y los re­ci­ben co­mo un au­tén­ti­co ma­sa­je sa­lu­da­ble que al­ter­na su in­ten­si­dad con ca­da rá­fa­ga y se va mo­du­lan­do con los cam­bios de di­rec­ción. Si aña­des a tu piel un tra­ta­mien­to en es­pray an­tes de en­fren­tar­te al vien­to, es­te se en­car­ga­rá de eva­po­rar el lí­qui­do so­bre tu piel con una fric­ción sua­ve pe­ro in­ten­sa que ayu­da­rá a ha­cer que los ac­ti­vos de los pro­duc­tos se de­po­si­ten jus­to don­de se ne­ce­si­ta y de una for­ma to­tal­men­te or­gá­ni­ca. Eso sí, hay dos mo­men­tos del día en los que la bri­sa re­sul­ta es­pe­cial­men­te re­con­for­tan­te por la trans­for­ma­ción del pai­sa­je: al ama­ne­cer y al atar­de­cer. Y en am­bos la piel no su­fre la agre­sión del sol, con lo que pue­des sal­tar­te el fo­to­pro­tec­tor y cen­trar la aten­ción de tu piel en los in­gre­dien­tes de los tra­ta­mien­tos que has ele­gi­do.

Te­ra­pia de re­sis­ten­cia a las olas

Es el ejer­ci­cio per­fec­to pa­ra to­ni­fi­car pier­nas y vien­tre. Y no re­quie­re en­tre­na­mien­tos com­ple­jos ni ejer­ci­cios desafian­tes ni ha­bi­li­da­des en de­por­tes acuá­ti­cos. So­lo tie­nes que en­trar en el mar ca­mi­nan­do des­de la ori­lla, re­ci­bir las em­bes­ti­das de las olas y ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra man­te­ner el equilibrio. Es im­por­tan­te plan­tar bien los pies en el fon­do y uti­li­zar los bra­zos pa­ra com­pen­sar los cho­ques del agua. Y res­pi­rar al rit­mo de las olas mien­tras eres cons­cien­te de to­da la mus­cu­la­tu­ra im­pli­ca­da en el es­fuer­zo y la di­ri­ges de for­ma sen­sa­ta. Ade­más de me­jo­rar tu tono y tu ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción, sal­drás del agua con una piel más ter­sa y fle­xi­ble.

No más da­ños

Pa­ra no irri­tar de más esa piel que se está en­fren­tan­do a los ra­yos UVA, la sal y el clo­ro, pá­sa­te a las mas­ca­ri­llas cor­po­ra­les de ba­rro. En Ma­rrue­cos lle­van si­glos lim­pian­do en pro­fun­di­dad los po­ros de to­do el cuer­po (in­clui­do el cue­ro ca­be­llu­do) con una ar­ci­lla de­no­mi­na­da rass­houl. Con be­ne­fi­cios as­trin­gen­tes y sua­vi­zan­tes, for­ma par­te de sus ri­tua­les del ham­mam. The Body Shop la ha in­cor­po­ra­do a su lí­nea Spa of the World, así que em­ba­dúr­na­te con ella, es­pe­ra 10 mi­nu­tos y acla­ra en la du­cha. Allí cam­bia tu gel ha­bi­tual por uno con ac­ti­vos ener­gi­zan­tes, co­mo los que con­tie­ne la fór­mu­la de Elancyl y des­pués aplí­ca­te una hi­dra­tan­te en una tex­tu­ra re­fres­can­te. La es­pu­ma de Ver­be­na de L’oc­ci­ta­ne es ca­paz de des­per­tar la vi­ta­li­dad de cual­quie­ra.

No te ol­vi­des de la ca­ra

Lím­pia­la bien pa­ra li­brar­te de los res­tos del fo­to­pro­tec­tor. Haz­lo con un es­pu­ma sua­ve co­mo la de Go Or­ga­nic y aplí­ca­te des­pués una mas­ca­ri­lla. Las mo­no­do­sis son per­fec­tas pa­ra lle­var en la ma­le­ta. Así, la edición li­mi­ta­da de Hy­dra Li­fe Mas­que Réhy­dra­tant Re­veil Beau­té de Dior vie­ne es­te ve­rano en cáp­su­las in­di­vi­dua­les. Mien­tras que las nue­vas de Vichy son so­bres pa­ra usar en di­fe­ren­tes zo­nas a la vez: la cal­man­te pue­des apli­car­la en las me­ji­llas mien­tras te po­nes la de ar­ci­lla pu­ri­fi­can­te en la zo­na T.

1. Cac­tus Flo­wer Ti­be­tan Ging­seng Hy­dra­ting Mist de Kiehl’s (16 €). 2. Agua de Uva Edición Li­mi­ta­da en Rosa, de Cau­da­lie (6,70 €). 3. Hy­dra Beauty Es­sen­ce Mist de Cha­nel (58 €). 4. Lo­ción Ener­gie de Vie, de Lan­cô­me (60 €). 5.Vi­ta­li­za­dor Ins­tan­tá­neo Ac­ción In­me­dia­ta de Ger­mi­nal (47,11 €). 6. Agua Ter­mal de Avé­ne (8,25 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.