En­tre no­so­tras.

EDUR­NE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Edur­ne Uriar­te.

EL ÚL­TI­MO TABÚ,

así ha de­fi­ni­do la re­dac­to­ra je­fe de M, el ma­ga­zi­ne del dia­rio fran­cés Le Mon­de, Ma­rie­pie­rre Lon­ne­lon­gue, el des­nu­do mas­cu­lino. Un tabú cu­yos efec­tos ha pa­de­ci­do en car­ne pro­pia tras las nu­me­ro­sas cartas de pro­tes­ta re­ci­bi­das en la re­vis­ta por ha­ber pu­bli­ca­do un nú­me­ro de ju­nio so­bre se­xo con des­nu­dos del co­no­ci­do ac­tor porno Roc­co Sif­fre­di. Y no pue­do es­tar más de acuer­do con Lon­ne­lon­gue, de he­cho, lo he es­cri­to al­gu­na vez. El úl­ti­mo tabú, la gran fron­te­ra que aún no ha su­pe­ra­do el mo­vi­mien­to de igual­dad de las mu­je­res, es pre­ci­sa­men­te la igual­dad se­xual, por ejem­plo, en el tra­ta­mien­to de los des­nu­dos fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos. Esa mis­ma re­vis­ta ha pu­bli­ca­do, por su­pues­to, nú­me­ros con des­nu­dos fe­me­ni­nos, co­mo la gran ma­yo­ría de re­vis­tas es­te mun­do, tan­to de in­for­ma­ción ge­ne­ral co­mo de mo­da, de de­por­te, de cual­quier ma­te­ria. Y no hay pro­tes­tas ja­más. Se con­si­de­ra per­fec­ta­men­te na­tu­ral, acep­ta­ble y de buen gus­to el des­nu­do fe­me­nino. In­clu­so esos des­nu­dos dis­fra­za­dos de re­por­ta­jes de len­ce­ría que más pa­re­cen ex­hi­bi­cio­nes eró­ti­cas pa­ra hom­bres. A na­die se le ocu­rre ca­li­fi­car­las de “vo­yeu­ris­mo” o de “vio­len­tas”, co­mo han he­cho al­gu­nos lectores de Le Mon­de, mu­je­res in­clui­das. Por­que lo que es na­tu­ral con las mu­je­res re­sul­ta que ya no lo es con los hom­bres.

EN ES­TA PO­LÉ­MI­CA,

no he leí­do al menos esa ha­bi­tual ton­te­ría de que los des­nu­dos fe­me­ni­nos son más bo­ni­tos que los mas­cu­li­nos o esa tan asom­bro­sa de que las mu­je­res, en reali­dad, pre­fe­ri­mos ver cuer­pos fe­me­ni­nos que mas­cu­li­nos. Y al­go he­mos avan­za­do, aho­ra tam­bién las pe­rio­dis­tas se atre­ven a en­fren­tar­se al tabú. Pe­ro du­do mu­cho que lo­gren de­rri­bar­lo en breve. Pro­ba­ble­men­te, no lo ve­re­mos las mu­je­res de mi ge­ne­ra­ción. Prue­ba de ello es es­ta ai­ra­da reac­ción con­tra la re­vis­ta M o ese te­mor tan ex­ten­di­do aún en­tre las mu­je­res he­te­ro­se­xua­les a re­co­no­cer la ob­vie­dad de que pre­fie­ren ver hom­bres des­nu­dos a mu­je­res, no va­ya a ser que las ca­li­fi­quen de “sa­li­das” o cual­quier otra des­ca­li­fi­ca­ción aso­cia­da a la se­xua­li­dad fe­me­ni­na no reprimida. Es­te tabú me hace re­cor­dar una vez más a la des­apa­re­ci­da so­ció­lo­ga ma­rro­quí Fa­te­ma Mer­nis­si y su bri­llan­te El ha­rén en Oc­ci­den­te en el que re­la­ti­vi­za la su­pues­ta­men­te enor­me di­fe­ren­cia en­tre oc­ci­den­ta­les y mu­sul­ma­nes en au­to­no­mía y li­ber­ta­des fe­me­ni­nas. La cul­tu­ra mu­sul­ma­na ta­pa a las mu­je­res y las se­pa­ra de los hom­bres pa­ra evi­tar los efec­tos “im­pu­ros” de su se­xua­li­dad. Pe­ro la cul­tu­ra oc­ci­den­tal di­fe­ren­cia igual­men­te a hom­bres y mu­je­res, hace de los pri­me­ros con­su­mi­do­res de se­xo, des­nu­dos fe­me­ni­nos en los me­dios in­clui­dos, y con­vier­te a las se­gun­das en ob­je­tos se­xua­les de los pri­me­ros. Im­pu­ras, cuan­do cues­tio­nan su pa­pel tra­di­cio­nal pa­ra ser con­su­mi­do­ras de se­xo. Lo de ellos es na­tu­ral, lo de ellas es in­de­cen­te. O de­ma­sia­do re­vo­lu­cio­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.