CUI­DA­DOS esen­cia­les

Nun­ca sub­es­ti­mes el po­der de una go­ta de acei­te. Con so­lo esa can­ti­dad, es­tos con­cen­tra­dos son ca­pa­ces de ali­viar el do­lor, im­pul­sar la pro­duc­ción de co­lá­geno o aca­bar con la ce­lu­li­tis. Por B. Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza Eco -

Fue a prin­ci­pios del si­glo XX cuan­do el per­fu­mis­ta fran­cés Re­né Mau­ri­ce Ga­te­fos­sé se que­mó una mano mien­tras trabajaba en su la­bo­ra­to­rio. Ins­tin­ti­va­men­te la su­mer­gió en un re­ci­pien­te con acei­te esen­cial de lavanda y eso hi­zo que sa­na­ra rá­pi­da­men­te. Fue él, des­pués de ese in­ci­den­te, quien bau­ti­zó con el nom­bre de aro­ma­te­ra­pia a una téc­ni­ca mi­le­na­ria que con­sis­te en el tra­ta­mien­to cu­ra­ti­vo, de be­lle­za y bie­nes­tar ba­sa­do en los acei­tes esen­cia­les ex­traí­dos de las plan­tas. Sin em­bar­go, no era al­go nue­vo. El ar­te de des­ti­lar plan­tas pa­ra ro­bar­les su esen­cia es tan an­ti­guo co­mo el ori­gen mis­mo de la me­di­ci­na. Isa­be­lle Pac­chio­ni, fun­da­do­ra jun­to a su ma­ri­do de la fir­ma fran­ce­sa Pu­res­sen­tiel, lí­der en el mer­ca­do de la aro­ma­te­ra­pia, per­fi­la a re­ta­zos la his­to­ria de un sa­ber que lle­gó a que­dar ol­vi­da­do, re­le­ga­do por el em­pu­je de la far­ma­co­lo­gía quí­mi­ca. Aun­que no en su ca­sa. Hi­ja de un pa­dre na­tu­ró­pa­ta y una ma­dre her­bo­ris­ta, ella cre­ció sin pro­bar ja­más ni una pas­ti­lla, to­do se cu­ra­ba con pre­pa­ra­dos na­tu­ra­les. “Des­pués hi­ce lo mis­mo con mis hi­jos, ba­sán­do­me en los co­no­ci­mien­tos que me trans­mi­tió mi pa­dre, pe­ro me di cuen­ta de que lo que era nor­mal pa­ra mí, no lo era pa­ra otras ma­dres. Cuan­do usas cual­quier acei­te esen­cial tie­nes que sa­ber exac­ta­men­te qué do­sis to­mar y si de­bes usar­la so­bre tu piel, in­ha­lar­la o in­ge­rir­la. Ca­da una es di­fe­ren­te y tie­ne sus in­di­ca­cio­nes de uso. Así que pen­sé que se­ría una bue­na idea pre­pa­rar so­lu­cio­nes pa­ra pro­ble­mas co­mu­nes, lis­tas pa­ra usar, se­gu­ras y efi­ca­ces, sin ne­ce­si­dad de te­ner co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos”.

Con so­lo una go­ta

Ese fue el ger­men de Pu­res­sen­tiel, una em­pre­sa fa­mi­liar que re­cu­pe­ró la aro­me­te­ra­pia, un ne­go­cio que cre­ce al rit­mo que lo ha­ce la preo­cu­pa­ción de los con­su­mi­do­res por to­do lo que ten­ga que ver con sa­lud y bie­nes­tar, y su pre­fe­ren­cia por los pro­duc­tos or­gá­ni­cos y na­tu­ra­les. En 11 años de tra­yec­to­ria y con un equi­po (en su 80% fe­me­nino) del que for­man par­te bo­tá­ni­cos, in­ves­ti­ga­do­res, mé­di­cos y far­ma­céu­ti­cos, Pu­res­sen­tiel ha desa­rro­lla­do una ga­ma de 145 pro­duc­tos a par­tir de 135 acei­tes esen­cia­les di­fe­ren­tes. ¿Qué tie­nen to­dos en co­mún? Son 100% na­tu­ra­les, se­gu­ros y fá­ci­les de usar. Y, por su­pues­to, efi­ca­ces. Más de 190 es­tu­dios cien­tí­fi­cos ava­lan sus re­sul­ta­dos. “Si ex­tien­des una go­ta de eu­ca­lip­to ra­dia­ta en la plan­ta de tu pie, en 15 mi­nu­tos no­ta­rás có­mo tu alien­to des­pren­de olor a eu­ca­lip­to”. Es la prue­ba, tal y co­mo ex­pli­ca la ex­per­ta, de que los acei­tes esen­cia­les, de­bi­do a la di­mi­nu­ta es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar de sus com­po­nen­tes, pe­ne­tran en el or­ga­nis­mo y via­jan a tra­vés del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio pa­ra trans­por­tar el efec­to de sus pro­pie­da­des. “Cuan­do

Los acei­tes esen­cia­les pe­ne­tran en el or­ga­nis­mo por la piel y via­jan por la san­gre.

se in­ha­la o se ma­sa­jea un acei­te, sus mo­lé­cu­las ac­ti­vas se in­cor­po­ran a tra­vés de los pul­mo­nes o la piel al to­rren­te san­guí­neo e in­flui­rán en to­do el sis­te­ma bio­quí­mi­co (neu­ro­ló­gi­co, di­ges­ti­vo, en­do­crino...)”, ex­pli­ca Pac­chio­ni. Po­de­mos re­cu­rrir a la aro­ma­te­ra­pia pa­ra ali­viar mu­chos pro­ble­mas y es­tos pro­duc­tos son par­ti­cu­lar­men­te ade­cua­dos pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción y las afec­cio­nes cu­tá­neas, por eso son muy úti­les en tra­ta­mien­tos de be­lle­za. Al­gu­nos acei­tes esen­cia­les, de­bi­da­men­te com­bi­na­dos en las pro­por­cio­nes pre­ci­sas, ayu­dan a im­pul­sar la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na, que re­du­cen las arru­gas y las lí­neas de ex­pre­sión, me­jo­ran las man­chas, las ci­ca­tri­ces y las es­trías. Ade­más, al ser de na­tu­ra­le­za li­po­fí­li­ca, se di­suel­ven fá­cil­men­te en gra­sas, por eso son muy efi­ca­ces tam­bién en el tra­ta­mien­to de la ce­lu­li­tis, por­que son ca­pa­ces de pe­ne­trar den­tro y ac­tuar des­de ahí di­sol­vien­do la gra­sa y obli­gan­do al or­ga­nis­mo a dre­nar­la.

Cues­tión de can­ti­dad

Los acei­tes esen­cia­les son sus­tan­cias quí­mi­cas muy com­ple­jas. Se ex­traen del tron­co, del ta­llo, de la raíz, de las ho­jas o de las flo­res de las plan­tas y, en su es­ta­do pu­ro, son ex­tre­ma­da­men­te con­cen­tra­dos. Ha­gá­mo­nos una idea: pa­ra ob­te­ner un li­tro ha­cen fal­ta al me­nos 250 ki­los de flo­res de lavanda y en­tre 3.000 y 4.000 ki­los de pé­ta­los de ro­sa. Pa­ra re­co­lec­tar­los, los ex­per­tos de Pu­res­sen­tiel re­co­rren el mun­do bus­can­do la me­jor ma­te­ria pri­ma. En Fran­cia, en el co­ra­zón de la Pro­ven­za, apren­de­mos que el que se ex­trae de las flo­res de la lavanda es el rey de los acei­tes esen­cia­les, por ser uno de los más ver­sá­ti­les y po­li­va­len­tes. "La efi­cien­cia de es­ta cien­cia ra­di­ca –ase­gu­ra Pac­chio­ni– en que en la for­mu­la­ción de los pro­duc­tos no hay na­da inú­til, son con­cen­tra­cio­nes pu­ras de in­gre­dien­tes ac­ti­vos na­tu­ra­les, ca­da uno con una fi­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca. Una go­ta de acei­te esen­cial de ver­be­na es co­mo 75 gr de in­fu­sión de la mis­ma plan­ta”, com­pa­ra. En la aro­ma­te­ra­pia no hay ma­gia, só­lo cien­cia.

Isa­be­lle Pac­chio­ni, fun­da­do­ra de Pu­res­sen­tiel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.