OP­TI­MIS­MO?

Lo que po­nes en tu pla­to in­flu­ye en tu es­ta­do de áni­mo. Des­cu­bre có­mo ayu­dar a ale­jar la de­pre­sión. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

CCuan­ta más co­mi­da rá­pi­da con­su­mas, ma­yor se­rá tu ries­go de su­frir de­pre­sión. No lo de­ci­mos no­so­tros, sino Al­mu­de­na Sán­chez Vi­lle­gas, pro­fe­so­ra de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria y una de las per­so­nas que más ha es­tu­dia­do la re­la­ción en­tre lo que co­me­mos y es­ta en­fer­me­dad. “La ma­yor in­ci­den­cia de de­pre­sión en la ac­tua­li­dad tie­ne que ver con el au­men­to de la edad me­dia de la po­bla­ción, la vi­da es­tre­sa­da, el cre­cien­te ais­la­mien­to so­cial, el abu­so de sus­tan­cias tó­xi­cas y el aban­dono de la die­ta y el es­ti­lo de vi­da me­di­te­rrá­neos en fa­vor de la die­ta pro­ce­sa­da”, ase­gu­ra es­ta ex­per­ta. Pro­fun­di­zar en las cau­sas de es­te tras­torno es una ne­ce­si­dad ur­gen­te. La de­pre­sión afec­ta a en­tre el 4 y el 5% de la po­bla­ción es­pa­ño­la, se­gún es­ta­dís­ti­cas de 2013. Ade­más, las mu­je­res te­ne­mos ca­si el do­ble de pro­ba­bi­li­da­des de su­frir­la que los hom­bres y ese ries­go au­men­ta con la edad. Sor­pren­den­te­men­te, has­ta ha­ce po­co no se ha­bía es­tu­dia­do el pa­pel de la die­ta en la de­pre­sión. El pri­mer tra­ba­jo que ana­li­zó esa re­la­ción fue el es­tu­dio Se­gui­mien­to Uni­ver­si­dad de Na­va­rra (SUN), rea­li­za­do con 10.000 gra­dua­dos. “Tras seis años, vi­mos que aque­llos que me­jor ha­bían se­gui­do el pa­trón de die­ta me­di­te­rrá­nea te­nían ca­si la mi­tad de ries­go de de­pre­sión que los otros”, se­ña­la la ex­per­ta. Ese efec­to se con­fir­mó cuan­do se re­pi­tió el aná­li­sis tras 10 años de se­gui­mien­to. “En­ton­ces vi­mos que otros ti­pos de ali­men­ta­ción tam­bién te­nían un efec­to pro­tec­tor: la pro-ve­ge­ta­ria­na, con ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal y pe­que­ñas can­ti­da­des de car­ne, pes­ca­do, hue­vos y lác­teos; y la Al­ter­na­ti­ve Healthy Ea­ting In­dex, que po­ne el acen­to en fru­tas, ver­du­ras, legumbres, fru­tos se­cos, ce­rea­les in­te­gra­les y ome­ga-3”, ex­pli­ca Sán­chez Vi­lle­gas.

Bueno pa­ra el ce­re­bro, bueno pa­ra to­do

La In­ter­na­tio­nal So­ciety for Nu­tri­tio­nal Psy­chiatry Re­search, un gru­po de ex­per­tos del que Al­mu­de­na Sán­chez for­ma par­te, se cons­ti­tu­yó en 2013 con el ob­je­ti­vo de pro­fun­di­zar en es­te co­no­ci­mien­to. “Des­cu­bri­mos que cier­tos ali­men­tos re­du­cen el ries­go de de­pre­sión y que otros lo in­cre­men­tan”, ex­pli­ca la ex­per­ta. De en­tre los “be­ne­fi­cio­sos” des­ta­can vi­ta­mi­nas co­mo el áci­do fó­li­co o la B12 (pre­sen­tes en hue­vos, car­nes, pes­ca­dos) y mi­ne­ra­les co­mo el mag­ne­sio. Pe­ro es­to no quie­re de­cir que ten­ga­mos que sa­lir co­rrien­do a la far­ma­cia a com­prar su­ple­men­tos. “Las per­so­nas no nos ali­men­ta­mos de nu­trien­tes ais­la­dos; se­gui­mos die­tas com­ple­tas, en las que las sus­tan­cias in­ter­ac­túan. De he­cho, el efec­to si­nér­gi­co de esas sus­tan­cias es mu­cho más po­ten­te que la su­ma de to­das ellas”, pun­tua­li­za la ex­per­ta. Otro da­to vi­tal es que lo que es bueno pa­ra las ar­te­rias y el co­ra­zón, lo es tam­bién fren­te a la de­pre­sión y la obe­si­dad. “Hoy sa­be­mos que tan­to en la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar co­mo en la obe­si­dad ab­do­mi­nal y en la de­pre­sión exis­te in­fla­ma­ción ce­lu­lar cró­ni­ca”, acla­ra Al­mu­de­na Sán­chez. Esa in­fla­ma­ción va de­te­rio­ran­do el in­te­rior de los va­sos san­guí­neos y ha­cien­do que se vuel­van ru­go­sos y sus­cep­ti­bles de que se de­po­si­te en ellos pla­ca ar­te­rial lo que, a su vez, re­du­ce el flu­jo de san­gre en to­do el or­ga­nis­mo. Aún peor, la pla­ca fa­vo­re­ce la for­ma­ción de coá­gu­los cau­san­tes de ata­ques car­dia­cos e ic­tus. Una cas­ca­da de efec­tos in­fla­ma­to­rios. Pe­ro es ho­ra de ha­blar del es­trés. ¿O aca­so no es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de de­pre­sión? “El es­trés cró­ni­co con­lle­va al­tos ni­ve­les de cor­ti­sol de for­ma man­te­ni­da. Sus efec­tos son múl­ti­ples:

por un la­do, pro­du­cen in­fla­ma­ción y au­men­tan el ries­go de obe­si­dad y, por otro, al­te­ran la fun­ción de las neu­ro­nas y las trans­mi­sio­nes ner­vio­sas –ase­gu­ra la ex­per­ta–. Si a eso le aña­des una die­ta ri­ca en azú­ca­res, gra­sas trans y ha­ri­nas re­fi­na­das, y po­bre en nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra la sín­te­sis de neu­ro­trans­mi­so­res, el ries­go de de­pre­sión se dis­pa­ra. Y no es un pro­ble- ma que se so­lu­cio­ne so­lo con an­ti­de­pre­si­vos. Ha­ce fal­ta un en­fo­que que con­tem­ple to­dos los fac­to­res, in­clui­dos el es­ti­lo de vi­da y la die­ta”, se­ña­la.

No to­do es co­mi­da

Re­su­mien­do: la die­ta que más pro­te­ge fren­te a la de­pre­sión es la me­di­te­rrá­nea. Pe­ro no so­lo por lo que se guar­da en la ne­ve­ra. Al pa­pel pro­tec­tor de ali­men­tos co­mo el acei­te de oliva vir­gen ex­tra se su­ma las re­la­cio­nes so­cia­les y la vi­da al ai­re li­bre. “Ese pa­trón de die­ta y es­ti­lo de vi­da no so­lo re­du­ce el ries­go car­dio­vas­cu­lar, sino que me­jo­ra la fun­ción ce­re­bral y dis­mi­nu­ye el ries­go de de­pre­sión. Por al­go ha si­do de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad”, con­clu­ye la ex­per­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.