La te­le de nues­tra vi­da (II): Las ofi­ci­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Relatos De Verano -

y las ban­das po­nién­do­se a su mis­ma al­tu­ra mo­ral. Son efi­cien­tes por­que son in­fa­mes. Ase­si­nan a un com­pa­ñe­ro en el ca­pí­tu­lo pi­lo­to y du­ran­te 88 epi­so­dios es­pe­ra­mos a que to­dos y ca­da uno de los cul­pa­bles pa­guen por ello. So­bre to­do su lí­der, el ca­ris­má­ti­co y pu­tre­fac­to Vic Mac­key. Du­ran­te to­das esas ho­ras de adre­na­li­na y sus­pen­se nos mo­ve­mos por la ciu­dad es­pe­ran­do el mo­men­to en que Mac­key, que es­ca­pa de to­das las tram­pas y de to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes, que siem­pre se sa­le con la su­ya, cai­ga al fin en las ga­rras de la jus­ti­cia, aun­que sea poé­ti­ca. Co­mo nun­ca ocu­rre, nos aga­rra­mos con de­ses­pe­ra­ción al úl­ti­mo ca­pí­tu­lo co­mo a nues­tra úl­ti­ma es­pe­ran­za. Que mue­ra, que va­ya a la cár­cel, que pa­gue sus deu­das de una vez por to­das. En­ton­ces: el gi­ro ge­nial. Lo des­tie­rran. Pe­ro no a una is­la re­mo­ta, co­mo a los per­so­na­jes de la An­ti­güe­dad, sino a un es­pa­cio cer­cano, a una re­gión del mis­mo im­pe­rio de la ley al que él en reali­dad per­te­ne­cía, a una ofi­ci­na de fun­cio­na­rio, a una pri­sión de bu­ró­cra­tas. A una col­me­na don­de el rey de la gran­ja es un zán­gano más, otro en­tre tan­tos anó­ni­mos obre­ros, un nú­me­ro de ex­pe­dien­te, una ru­ti­na: na­die.

En The good wi­fe se in­tro­du­ce la ofi­ci­na del si­glo XXI, muy al es­ti­lo de los idea­li­za­dos des­pa­chos de Goo­gle o Fa­ce­book. Aba­jo, los agen­tes de la NSA en sus cu­bícu­los, mien­tras es­cu­chan las con­ver­sa­cio­nes de la pro­ta­go­nis­ta, la abo­ga­da Ali­cia Flo­rrick.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.