La ac­triz que se RÍE de los pre­jui­cios

ME­LIS­SA MCCARTHY

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Hay quien di­ce que las ac­tri­ces de Hollywood ya no son co­mo las de an­tes. Y no les fal­ta ra­zón. Me­lis­sa Mccarthy, con su po­co más de 1,5 me­tros de es­ta­tu­ra, sus 100 ki­los de pe­so y su enor­me ta­len­to pa­ra el hu­mor, ha ro­to el mol­de y, de pa­so, ha pues­to fin a unos cuan­tos ta­búes de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca más po­de­ro­sa, pe­ro tam­bién más dis­cri­mi­na­to­ria, del mun­do: que las pro­duc­to­ras no quie­ren mu­je­res ma­yo­res de 40 años, que la co­me­dia es te­rreno mas­cu­lino ve­da­do o que la apa­rien­cia es lo úni­co que cuen­ta. Na­ci­da en el Me­dio Oes­te nor­te­ame­ri­cano, em­pe­zó co­mo mo­no­lo­guis­ta en ba­res de Nue­va York y, tras una tem­po­ra­da de pre­pa­ra­ción en el Ac­tor’s Studio, se tras­la­dó a Los Án­ge­les a fi­na­les de los 90. Su re­pre­sen­tan­te le di­jo que ja­más en­con­tra­ría tra­ba­jo en Hollywood si no per­día pe­so, así que cam­bió de re­pre­sen­tan­te. Su es­treno en te­le­vi­sión tu­vo lu­gar pre­ci­sa­men­te en el programa de su pri­ma, la tam­bién ac­triz Jenny Mccarthy, una exu­be­ran­te chi­ca Play­boy de las sa­gas Scary Mo­vie o Scream. A par­tir de ahí se con­vir­tió en una ca­ra co­no­ci­da de las sit­com más po­pu­la­res, pri­me­ro con pa­pe­les se­cun­da­rios (Las chi­cas Gil­mo­re) y fi­nal­men­te co­mo pro­ta­go­nis­ta en Mi­ke & Molly, que le va­lió su pri­mer pre­mio Emmy. Y de la pan­ta­lla pe­que­ña pron­to pa­só al ci­ne, don­de ha pro­ta­go­ni­za­do al­gu­nos de los más so­na­dos éxi­tos de ta­qui­lla de los úl­ti­mos años: por La Bo­da de mi me­jor ami­ga

Oob­tu­vo su pri­me­ra no­mi­na­ción al Ós­car y aca­ba de es­tre­nar la nue­va ver­sión fe­me­ni­na de Cazafantasmas. Es­te re­ma­ke de la co­me­dia de te­rror de los 80 es­tá le­van­tan­do tan­ta ex­pec­ta­ción co­mo po­lé­mi­ca. Las ca­za­do­ras de fan­tas­mas son aho­ra cua­tro mu­je­res y la crí­ti­ca ha si­do im­pla­ca­ble con ellas. Las des­ca­li­fi­ca­cio­nes de mal gus­to que con­fun­den la ca­li­dad de la pe­lí­cu­la con la ofen­sa per­so­nal han arre­cia­do, al­go a lo que Me­lis­sa es­tá acos­tum­bra­da. Ha­ce unos años, el crí­ti­co ci­ne­ma­to­grá­fi­co del New York Ob­ser­ver la ta­chó de “ac­triz del ta­ma­ño de un ca­mión” e “hi­po­pó­ta­mo”, y ella con­tes­tó apia­dán­do­se de ese po­bre hom­bre “ca­paz de al­ber­gar tan­to odio”. Por­que es­tá cla­ro que el pú­bli­co la quie­re y no le im­por­ta su pe­so. Me­lis­sa es la ter­ce­ra ac­triz me­jor pa­ga­da de Hollywood, se­gún la re­vis­ta For­bes. Pe­ro cuan­do la no­mi­na­ron al Os­car, no pu­do en­con­trar nin­gún di­se­ña­dor que qui­sie­ra ves­tir­la pa­ra la alfombra ro­ja. Le­jos de ofen­der­se, se hi­zo ella mis­ma di­se­ña­do­ra de ta­llas gran­des, tra­ba­jo que com­pa­gi­na con éxi­to con su ca­rre­ra co­mo ac­triz, pro­duc­to­ra y guio­nis­ta. Por­que a Me­lis­sa Mccarthy, más que los ki­los, le so­bra ta­len­to. NERE BASABE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.