ZOE SALDANA

La ac­triz de ori­gen la­tino re­gre­sa a la gran pan­ta­lla con la nue­va en­tre­ga de Star Trek, tras en­car­nar a la gran Ni­na Si­mo­ne. Mien­tras en­ca­de­na ro­da­jes, ha­bla­mos con ella de desigualdad ra­cial, mu­je­res fuer­tes y ma­ter­ni­dad. Por Ra­quel La­gu­na “QUIE­RO SER E

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Zoe Saldana ga­na mu­cho en las dis­tan­cias cor­tas. Cer­ca­na, ama­ble y sim­pá­ti­ca, muy sim­pá­ti­ca. Así se mues­tra cuan­do re­ci­be a Mu­jer­hoy en la sui­te de un ho­tel de Atlan­ta, don­de rue­da la se­gun­da par­te de Guar­dia­nes de la Ga­la­xia. Nues­tra ci­ta es a las tres de la tar­de, pe­ro me di­cen que las en­tre­vis­tas se han re­tra­sa­do así que de­ci­do dar una vuel­ta por el ho­tel. Ca­sua­li­da­des de la vi­da, me cru­zo en el as­cen­sor con el ma­ri­do de Saldana, el ar­tis­ta ita­liano Mar­co Pe­re­go. La pa­re­ja con­tra­jo ma­tri­mo­nio en Lon­dres en 2013 y son pa­dres de los ge­me­los Cy y Bowie. Tal y co­mo con­ta­rá la ac­triz más tar­de, los pe­que­ños han cam­bia­do com­ple­ta­men­te su vi­da. Des­pués de dos ho­ras avi­san de que Zoe es­tá lis­ta. Al en­trar en la ha­bi­ta­ción, la ac­triz es­tá ha­blan­do por te­lé­fono con sus hi­jos. “Be­sos a los dos, los amo”, al­can­zo a es­cu­char… Vis­te va­que­ros y una ca­za­do­ra de cue­ro gra­na­te. Cuan­do cuel­ga,

su ros­tro irra­dia fe­li­ci­dad. Es­pe­ro un apre­tón de ma­nos, pe­ro me sor­pren­de con dos be­sos, un fuer­te abra­zo y una dis­cul­pa por la de­mo­ra. Des­bor­da sim­pa­tía. Ha­ce ho­nor a sus orí­ge­nes do­mi­ni­cano y puer­to­rri­que­ño. Saldana —la “ñ” se vol­vió op­cio­nal en al­gún mo­men­to de su pe­ri­plo holly­woo­den­se— atra­vie­sa un mo­men­to dul­ce en su ca­rre­ra. Tras po­ner­se a las ór­de­nes de Ben Af­fleck en el dra­ma Li­ve By Night, la ac­triz re­pi­te con el di­rec­tor Ja­mes Gunn en Guar­dia­nes de la Ga­la­xia Vol.2 y pron­to co­men­za­rá a ro­dar las pró­xi­mas tres en­tre­gas de Ava­tar. Pe­ro aho­ra es­ta­mos aquí por Star Trek: más allá, úl­ti­ma en­tre­ga de la exi­to­sa fran­qui­cia. Aun­que, afir­ma, di­ri­gir y es­cri­bir son dos de sus gran­des pa­sio­nes y no des­car­ta po­ner­las en prác­ti­ca en el fu­tu­ro.

Mu­jer­hoy. Re­to­ma el pa­pel de Nyo­ta Uhu­ra en Star Trek. ¿Se iden­ti­fi­ca con su per­so­na­je de al­gu­na ma­ne­ra? Zoe Saldana. Sí. Ella es una per­fec­cio­nis­ta, muy rí­gi­da cuan­do tra­ba­ja. Eso me en­can­ta. A Uhu­ra le gus­ta lo que ha­ce, cum­ple con su de­ber y es in­con­di­cio­nal… ¡ade­más sa­be de to­do! [Ri­sas].

¿Qué ha apor­ta­do Jus­tin Lin a la pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor?

Con las dos pe­lí­cu­las que hi­zo de Fast & Fu­rious, Jus­tin de­mos­tró que tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer pe­lí­cu­las de ac­ción, él de­vol­vió la esen­cia a esas pe­lí­cu­las. Es­toy muy con­ten­ta por­que ade­más nos co­no­ci­mos ha­ce mu­chos años.

¿Era us­ted fan de la se­rie de te­le­vi­sión an­tes de ro­dar es­tas pe­lí­cu­las?

Star Trek Des­cu­brí la se­rie cuan­do era pe­que­ña por­que mi ma­má, mi abue­la y mi bi­sa­bue­la la veían jun­tas: las re­cuer­do pe­ga­di­tas a la pan­ta­lla, vién­do­la en es­pa­ñol cuan­do es­tá­ba­mos en el Ca­ri­be. Más ade­lan­te vi do­cu­men­ta­les so­bre los se­gui­do­res de la se­rie y me enamo­ré de su de­vo­ción. De al­gu­na ma­ne­ra, pa­ra mí for­mar par­te de Star Trek era al­go que te­nía que pa­sar.

Ha­blan­do de se­ries, us­ted hi­zo su debut en un ca­pí­tu­lo de Ley y Or­den en 1999. ¿Có­mo re­cuer­da sus ini­cios en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción? A ve­ces la ig­no­ran­cia es una ben­di­ción: así no pien­sas en to­da la po­lí­ti­ca que ro­dea a es­te ne­go­cio. Man­tie­nes vi­va esa ni­ña que tie­nes den­tro y ves to­do co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez.

¿Qué ti­po de mu­jer le gus­ta­ría in­ter­pre­tar en la gran pan­ta­lla?

Quie­ro ser Tom Crui­se [Ri­sas]. Quie­ro ser el hé­roe… no quie­ro ser la mu­jer que es­tá al la­do del hé­roe. Eso es muy abu­rri­do.

¿La ma­ter­ni­dad le ha cam­bia­do mu­cho la vi­da?

He cre­ci­do des­de que soy ma­dre. El mie­do ya no pri­ma en mi vi­da. Ese te­mor a fra­ca­sar y a no con­se­guir al­go… Esas co­sas ya no me acom­pa­ñan, sino el amor y la fe­li­ci­dad. Me sien­to di­fe­ren­te. To­do lo que ha­go y to­do lo que hay en mi vi­da tie­ne un sa­bor muy di­fe­ren­te aho­ra.

“DES­DE QUE SOYMADRE TO­DO LO QUE HA­GO Y TO­DO LO QUE HAY EN MI VI­DA TIE­NE UN SA­BOR DI­FE­REN­TE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.