LA IN­FAN­CIA, ESE PARAISO IN­FER­NAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - La no­che de los ni­ños. To­ni Mo­rri­son, Editorial Lu­men.

Una no­ve­la cor­ta per­fec­ta. Des­lum­bran­te en el len­gua­je y en la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va. In­ten­sa y con­mo­ve­do­ra la his­to­ria que cuen­ta. ¿Se pue­de pe­dir más a un li­bro? To­ni Mo­rri­son es la úni­ca mu­jer ne­gra que ha re­ci­bi­do un No­bel de Li­te­ra­tu­ra (1993). Al re­co­ger­lo, pro­nun­ció un dis­cur­so vi­bran­te, en el que ha­bla­ba de una an­cia­na, un pájaro y unos jó­ve­nes. Un cuen­to, una me­tá­fo­ra im­pla­ca­ble del ra­cis­mo, la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y la sal­va­ción del len­gua­je. En La no­che de los ni­ños, Mo­rri­son vuel­ve a con­tar­nos un cuen­to, el de tres in­fan­cias de­vas­ta­das por la pe­de­ras­tia y por otra for­ma de mal­tra­to igual­men­te per­ver­so, el aban­dono sen­ti­men­tal. “El día en que man­chó las sá­ba­nas con su pri­me­ra mens­trua­ción, Swet­ness le dio una tor­ta y lue­go la me­tió de ma­la ma­ne­ra en una ba­ñe­ra de agua fría. La con­mo­ción que­dó mi­ti­ga­da por la sa­tis­fac­ción de sen­tir que la to­ca­ba, que la ma­no­sea­ba una ma­dre que evi­ta­ba el con­tac­to fí­si­co.” Swet­ness, de piel cla­ra, re­cha­za a su hi­ja, Bri­de, una ni­ña ne­gra aza­ba­che que, a pe­sar de la au­to­es­ti­ma he­ri­da, se con­vier­te en una be­llí­si­ma y fla­man­te eje­cu­ti­va de la cosmética que se vis­te siem­pre de blan­co y con­du­ce un jaguar. Ade­más, tie­ne un no­vio, Boo­ker, cul­to, que to­ca la trom­pe­ta y la ama, pe­ro que ocul­ta otra in­fan­cia sin re­sol­ver. De for­ma inex­pli­ca­ble, Boo­ker la aban­do­na y Bri­de emprende un via­je pa­ra en­con­trar­le; se to­pa con una ni­ña, Rain, que, en un ca­pí­tu­lo fas­ci­nan­te, le cuen­ta por qué su ma­dre la echó de ca­sa, “por­que le mor­dí a uno, a un ha­bi­tual. Uno de los se­ño­res a los que ella de­ja­ba que me hi­cie­ra co­sas”. “Si vol­vie­ras a ver a tu ma­dre, ¿qué le di­rías?”, le pre­gun­ta Bri­de. “Na­da, le cor­ta­ría la ca­be­za”. Los per­so­na­jes pa­re­cen des­mo­ro­nar­se, pe­ro Mo­rri­son los sal­va, con­fía en la fuer­za del amor; aun­que, en la men­te del lec­tor, que­da la cer­te­za de que, co­mo dice Boo­ker, las he­ri­das in­fan­ti­les se in­fec­tan y nun­ca ci­ca­tri­zan.

Tony Mo­rri­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.