En di­rec­to. So­cios... y pareja.

Su­mar a los re­tos de la con­vi­ven­cia los desafíos pro­pios del en­torno la­bo­ral pa­re­ce co­sa de lo­cos... Pe­ro a al­gu­nos les da re­sul­ta­do. Nues­tros pro­ta­go­nis­tas tie­nen el se­cre­to. Por Dia­na Arras­tia / Fotos: Fe­de­ri­co Re­pa­raz

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Mon­tar un ne­go­cio con la per­so­na que ocu­pa tu co­ra­zón se pa­re­ce a un de­por­te de ries­go. Los pe­li­gros de zo­zo­brar tan­to en el ám­bi­to per­so­nal co­mo en el pro­fe­sio­nal son a me­nu­do co­mo una es­pa­da de Da­mo­cles pa­ra las pa­re­jas que, por con­ven­ci­mien­to o ne­ce­si­dad, se en­tre­gan al sue­ño de la “em­pre­sa pro­pia”. Los cla­ros­cu­ros de em­pren­der en pareja son mu­chos y muy va­ria­dos, pe­ro es bueno re­cor­dar que hay tan­tas ven­ta­jas co­mo in­con­ve­nien­tes. Y exis­ten re­cur­sos –cla­ves, tru­cos– que pue­den res­tar al­go de “pe­li­gro” a la aven­tu­ra con­jun­ta. Te­ner una bue­na ba­se, una re­la­ción con ci­mien­tos só­li­dos y afian­za­dos, por ejem­plo, cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal pun­to de par­ti­da. Si, ade­más, hay una bue­na co­mu­ni­ca­ción y un gran co­no­ci­mien­to del otro, re­si­stir es más fá­cil. Ju­gar en equi­po, es­ta­ble­cer ro­les y res­pe­tar a tu pareja co­mo si se tra­ta­ra de cual­quier otro com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, es in­dis­pen­sa­ble pa­ra im­pe­dir que la con­fian­za jue­gue en con­tra. He ahí el quid del asun­to: ¿dón­de hay que tra­zar la fron­te­ra en­tre el ho­gar y el tra­ba­jo? Cua­tro pa­re­jas, enamo­ra­das y aso­cia­das, nos re­ve­lan sus fór­mu­las pa­ra em­pren­der un ne­go­cio con­jun­to y no mo­rir en el in­ten­to. Des­pués de 27 años en­tre­ga­da a la mo­da, Est­her Camoi –ex­di­se­ña­do­ra de Sy­bi­lla y ex­pro­fe­so­ra del IED– ne­ce­si­tó rein­ven­tar­se y, pa­ra ha­cer­lo, apos­tó por un sue­ño. “Ella co­ci­na es­tu­pen­da­men­te y siem­pre ha­bía desea­do mon­tar un si­tio pe­que­ñi­to en el que se cui­da­ra a la gen­te”, cuen­ta su ma­ri­do (y aho­ra so­cio) Fer­nan­do Fuen­tes, con quien lle­va ca­sa­da 24 años y com­par­te dos hi­jos, Lu­cas y Can­de­la. “Yo que­ría crear un lu­gar en el que hu­bie­ra una con­cien­cia de la ali­men­ta­ción, con co­mi­da sa­na, de tem­po­ra­da y ri­ca; don­de la de­co­ra­ción fue­ra, ade­más, la de ca­sa –aña­de Est­her–. Un es­pa­cio pe­que­ño en el que aten­der a la gen­te del ba­rrio y a los tra­ba­ja­do­res que pa­san aquí su ho­ra­rio de tra­ba­jo”. Pa­ra la pareja, ve­nir de pro­fe­sio­nes li­be­ra­les ha si­do im­por­tan­te a la ho­ra de di­se­ñar el pro­yec­to: “Sa­be­mos lo di­fí­cil que es li­diar con los ho­ra­rios, por eso Oli­via te cui­da es el re­fle­jo de nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia”. Así, au­nan­do ga­nas y em­pe­ño, Est­her y Fer­nan­do abrieron en 2009 es­te res­tau­ran­te pe­que­ño pe­ro con en­can­to. “El úni­co mie­do que se nos pa­só por la ca­be­za te­nía que ver con lo eco­nó­mi­co, na­da re­la­cio­na­do con la pareja –ase­gu­ra Fer­nan­do–. Cuan­do la amis­tad es­tá an­tes que el enamo­ra­mien­to (no­so­tros fui­mos ami­gos an­tes que pareja), por mu­cho que lue­go lle­guen los pro­ble­mas, pre­va­le­ce eso. Aun­que te en­fa­des, sa­bes que no hay una crí­ti­ca real sino una for­ma de apo­yo”, se­ña­la Est­her. Ella se en­car­ga de la par­te crea­ti­va y cu­li­na­ria del pro­yec­to, mien­tras la eje­cu­ti­va re­cae en Fer­nan­do. “Lo más fá­cil es que com­par­ti­mos ideas y gus­tos, aun­que eso pue­da pro­vo­car cier­ta en­do­ga­mia. Lo ma­lo es que no te des­li­gas, no pa­ra­mos nun­ca… Nues­tros hi­jos nos di­cen mu­chas ve­ces: “¡Ya!”. En­ton­ces, nos ca­lla­mos”, ex­pli­ca Fer­nan­do.

Aun­que te en­fa­des, sa­bes que no hay crí­ti­ca, sino una for­ma de apo­yo” EST­HER CAMOI Y FER­NAN­DO FUEN­TES Abrieron ha­ce cin­co años el res­tau­ran­te Oli­via te cui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.