Muy per­so­nal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Na­ció en Katy, Te­xas, en 1969. Su pa­dre es un in­ge­nie­ro de ori­gen sui­zo y su ma­dre, una en­fer­me­ra noruega, En el ins­ti­tu­to, fue cheer­lea­der, pe­ro tam­bién per­te­ne­cía al club de re­tó­ri­ca y al de tea­tro. Es­tu­dió Li­te­ra­tu­ra en la uni­ver­si­dad. Cuan­do te­nía 18 años, tra­ba­jó co­mo ca­ma­re­ra en un club de strip­tea­se de Aus­tin, Te­xas, pa­ra cos­tear­se la uni­ver­si­dad. Eso sí, ella no te­nía que des­nu­dar­se. Des­pués de com­pro­me­ter­se con Jim Ca­rrey y rom­per con él po­co des­pués, Zellweger se ca­só con el can­tan­te de country Kenny Ches­ney. Cua­tro me­ses más tar­de, so­li­ci­ta­ron la nu­li­dad ma­tri­mo­nial. Sa­lió du­ran­te dos años con Brad­ley Coo­per. Des­de 2012, com­par­te su vi­da con el mú­si­co Doyle Bram­hall II.

Es emo­cio­nan­te. Tam­bién es el po­lo opues­to de Mark Darcy: es im­pul­si­vo, pe­ro tran­qui­lo al mis­mo tiem­po… ¡Y es ame­ri­cano!”. Es­ta vez, el en­re­do (siem­pre hay un en­re­do) em­pie­za cuan­do Brid­get, otra vez sol­te­ra y sin com­pro­mi­so, se que­da em­ba­ra­za­da y no sa­be cuál de los dos hom­bres de su vi­da es el pa­dre de la cria­tu­ra. Zellweger ya no sien­te la pre­sión de an­ta­ño. “Cuan­do ro­dé la pri­me­ra pe­lí­cu­la, no era cons­cien­te de lo que con­lle­va­ba in­ter­pre­tar un per­so­na­je co­mo es­te. Tam­po­co sa­bía que ha­bía gen­te que no que­ría que una nor­te­ame­ri­ca­na se pu­sie­ra en la piel de Brid­get. So­lo me preo­cu­pa­ba no de­cep­cio­nar ni a He­len [Fiel­ding, au­to­ra del per­so­na­je] ni a Sha­ron [Ma­gui­re, la di­rec­to­ra]. Ade­más, no pue­des crear na­da des­de el mie­do”, ra­zo­na.

Po­ten­cial fe­me­nino

Cu­rio­sa­men­te, la pe­lí­cu­la (igual que la ori­gi­nal) es­tá es­cri­ta, di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por tres mu­je­res, una ra­re­za en Holly­wood. “Me en­can­ta que sea así por­que, ade­más, ocu­rrió de una ma­ne­ra na­tu­ral, no fue pre­me­di­ta­do. Creo que el sis­te­ma no ha re­co­no­ci­do com­ple­ta­men­te el po­ten­cial que tie­nen es­te ti­po de pe­lí­cu­las. Las mu­je­res quie­ren ver pe­lí­cu­las so­bre otras mu­je­res. Es un mer­ca­do que aún no ha si­do ex­plo­ta­do de­bi­da­men­te. Y ya es ho­ra. Es un abu­rri­mien­to. ¿Por qué es­ta­mos to­da­vía ha­blan­do de ello?”. Qui­zá por­que las es­ta­dís­ti­cas son abru­ma­do­ras: so­lo el 7% de las pe­lí­cu­las pro­du­ci­das en Holly­wood tie­nen a una mu­jer de­trás de la cá­ma­ra. A pe­sar de ello, la ac­triz es­tá con­ven­ci­da de que al­go es­tá cam­bian­do. “Las mu­je­res crea­ti­vas ya no es­tán pi­dien­do per­mi­so pa­ra ha­cer co­sas. Las ha­cen y pun­to. Creo que ha co­men­za­do una nue­va era pa­ra las mu­je­res en Holly­wood. Ya es­tá ocu­rrien­do. Y se no­ta”. No es el úni­co sec­tor que pro­me­te cam­bios. Hi­llary Clin­ton es la pri­me­ra mu­jer can­di­da­ta a la Casa Blan­ca en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos y en no­viem­bre po­dría con­ver­tir­se en la pri­me­ra pre­si­den­ta de la his­to­ria. Zellweger es cau­ta y tí­mi­da en sus opi­nio­nes. Más aún cuan­do to­ca­mos asun­tos po­lí­ti­cos. So­lo se atre­ve a de­cir: “Soy muy op­ti­mis­ta, mu­cho”. Pe­ro su son­ri­sa de­la­ta su sim­pa­tía por la can­di­da­ta de­mó­cra­ta. Lo cier­to es que la ac­triz siem­pre ha si­do ex­tre­ma­da­men­te re­ser­va­da. Nun­ca ha pro­ta­go­ni­za­do un es­cán­da­lo y no se le re­cuer­da ni una sola de­cla­ra­ción

des­afor­tu­na­da. Es la me­su­ra per­so­ni­fi­ca­da. Y ja­más ha ha­bla­do de su vi­da pri­va­da. En reali­dad, ha con­se­gui­do el más di­fí­cil to­da­vía pa­ra al­guien en su po­si­ción: pre­ser­var cier­to mis­te­rio al­re­de­dor de su vi­da y su per­so­na. Y ni si quie­ra así se ha li­bra­do del ma­cha­cón es­cru­ti­nio al que se so­me­te a las ac­tri­ces que han tras­pa­sa­do la ba­rre­ra de los 40. Le pre­gun­to si le­yó la co­lum­na de Jen­ni­fer Anis­ton en la que se con­fe­sa­ba “har­ta” de la per­se­cu­ción de la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta y de las can­si­nas es­pe­cu­la­cio­nes so­bre sus pre­sun­tos (y siem­pre fal­sos) em­ba­ra­zos. “Lo leí y me pa­re­ció es­tu­pen­do”, di­ce tí­mi­da­men­te. Ella tam­bién ha re­ci­bi­do su ra­ción de crí­ti­cas vi­ru­len­tas, in­jus­ti­fi­ca­das e in­jus­ti­fi­ca­bles. Con­tro­lar su pe­so y su look ca­da vez que in­ter­pre­ta a Brid­get Jo­nes es ca­si una dis­ci­pli­na olím­pi­ca. “La ver­dad es que nun­ca en­tro al tra­po de es­te ti­po de co­sas. Tra­to de que mi tra­ba­jo ha­ble por sí mis­mo y que mi vi­da pri­va­da se que­de al margen de cual­quier dis­cu­sión. Ade­más, creo que en­trar en ese jue­go no ha­ce más que per­pe­tuar la ne­ga­ti­vi­dad. Por eso, me pa­re­ce es­tu­pen­do que Jen­ni­fer ha­ya di­cho lo que pien­sa y es­toy de acuer­do con ella: bas­ta ya de es­tu­pi­de­ces. Lle­van años re­pi­tien­do la mis­ma fic­ción. Es una for­ma de ex­plo­ta­ción y tie­ne que ter­mi­nar de una vez”, di­ce enér­gi­ca­men­te. Se no­ta que es un te­ma que le es­ca­ma y es­ta vez no pue­de ni quie­re ca­llar­se. “Es­pe­ro que ca­da vez sea me­nos co­mún que las mu­je­res ten­gan que en­fren­tar­se a es­te ti­po de na­rra­ti­vas que les per­si­guen. Por ejem­plo, na­die se atre­ve a ha­blar so­bre los za­pa­tos de An­ge­la Mer­kel o so­bre si tie­ne as­pec­to can­sa­do o no. Es una con­ver­sa­ción ago­ta­da, vie­ja e inú­til. De­be­ría­mos con­cen­trar­nos en lo que nos ha­ce más fuer­tes. Hay de­ma­sia­da ne­ga­ti­vi­dad en el mun­do, no ha­ce fal­ta crear más”, di­ce pa­ra ter­mi­nar la en­tre­vis­ta.

Ver­da­des y es­pe­cu­la­cio­nes

Ape­nas una se­ma­na des­pués de en­con­trar­nos con ella, Zellweger es­cri­bía una car­ta abier­ta en la edi­ción ame­ri­ca­na del Huf­fing­ton Post en la que, ade­más de ne­gar que se hu­bie­ra so­me­ti­do a la ope­ra­ción de ci­ru­gía es­té­ti­ca que la pren­sa le atri­buía, de­nun­cia­ba el per­pe­tuo es­cru­ti­nio que tie­ne que pa­de­cer a dia­rio. “Es­cri­bo es­ta co­lum­na pa­ra ser jus­ta con­mi­go mis­ma, por­que ten­go que re­cla­mar las ver­da­des de mi vi­da y por­que con­tem­plar có­mo los ta­bloi­des con­vier­ten la es­pe­cu­la­ción en ver­dad re­sul­ta muy preo­cu­pan­te”, ase­gu­ra­ba. Zellweger siem­pre ha­bía pre­fe­ri­do ig­no­rar los ru­mo­res, pe­ro los des­afor­tu­na­dos co­men­ta­rios de un crí­ti­co de ci­ne col­ma­ron el va­so de su pa­cien­cia y de­ci­dió de­nun­ciar­lo pú­bli­ca­men­te. “Ele­gir la dignidad del si­len­cio en vez de en­trar en el jue­go del co­mer­cio de la fic­ción cruel, te ha­ce vul­ne­ra­ble no so­lo al ri­dícu­lo ha­bi­tual, sino tam­bién a que la na­rra­ti­va de tu vi­da sea se­cues­tra­da por aque­llos que se be­ne­fi­cian de los es­cán­da­los in­ven­ta­dos”, ex­pli­ca­ba. Con su car­ta, da­ba una lec­ción de dignidad y de­mos­tra­ba có­mo vol­ver a Holly­wood por la puer­ta gran­de exi­gien­do el res­pe­to que una es­tre­lla co­mo ella se me­re­ce. Sin es­tri­den­cias, pe­ro con con­tun­den­cia. De­nun­cian­do el aco­so y de­rri­bo, pe­ro sin en­trar en el jue­go su­cio. Y con­si­guien­do, a pe­sar de to­do, ser un pe­que­ño (y pre­cia­do) mis­te­rio.

“TRA­TO DE DE­JAR MI VI­DA PRI­VA­DA AL MARGEN DE CUAL­QUIER DIS­CU­SIÓN”.

DE NUE­VO, UN TRÍO En la nue­va en­tre­ga de la sa­ga, Brid­get Jo­ne’s Baby, Zellweger com­par­te protagonismo con Co­lin Firth y Pa­trick Dem­psey (arri­ba), en un trián­gu­lo amo­ro­so con un em­ba­ra­zo de por me­dio. La pe­lí­cu­la re­pi­te la fór­mu­la de las dos en­tre­gas an­te­rio­res, que la ac­triz pro­ta­go­ni­zó con Hugh Grant y Co­lin Firth (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.