CU­RAR sin fár­ma­cos

El dogma de que la dia­be­tes ti­po 2 es in­cu­ra­ble se de­rrum­ba. La so­lu­ción pa­sa por re­du­cir la gra­sa vis­ce­ral con una die­ta ri­ca en ve­ge­ta­les. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Roy Tay­lor lle­va­ba años con una idea en mente: de­mos­trar que es po­si­ble tra­tar y cu­rar la dia­be­tes ti­po 2 so­lo con die­ta, sin me­di­ca­men­tos. Es­te pro­fe­sor de Me­di­ci­na y Me­ta­bo­lis­mo de la Uni­ver­si­dad de New­castle (Reino Uni­do) sa­bía que los dia­bé­ti­cos obe­sos lo ha­bían con­se­gui­do tras so­me­ter­se a ci­ru­gía ba­riá­tri­ca, al­gu­nos in­clu­so sin ha­ber per­di­do mu­cho pe­so tras la ope­ra­ción. Pues bien, al fi­nal es­te ex­per­to lo ha lo­gra­do con una die­ta de ba­ti­dos y ver­du­ras po­bres en fé­cu­las (unas 700 ca­lo­rías dia­rias) y ha pu­bli­ca­do sus ha­llaz­gos en la re­vis­ta Dia­be­tes Ca­re. Lo me­jor: que el 40% de los vo­lun­ta­rios (12 de 30) se­guían li­bres de dia­be­tes seis me­ses des­pués de ter­mi­na­do el es­tu­dio, de ocho se­ma­nas de du­ra­ción. Aun­que la ma­yo­ría de los be­ne­fi­cia­dos eran jó­ve­nes y lle­va­ban me­nos de cua­tro años diag­nos­ti­ca­dos, al­gu­nos su­pe­ra­ban los ocho años de diag­nós­ti­co. “Es un es­tu­dio pe­que­ño, pe­ro cambia la idea de que es­ta es una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble”, de­cla­ra el ex­per­to, que ya se ha em­bar­ca­do en un nue­vo es­tu­dio, es­ta vez de dos años de du­ra­ción y con 280 in­di­vi­duos. “Si po­de­mos lle­gar a de­cir a los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2 que no ne­ce­si­tan to­mar más me­di­ca­men­tos ni acu­dir a tan­tas re­vi­sio­nes, se­ría una gran no­ti­cia”, ex­po­ne es­te ex­per­to. “Tie­nes que apren­der a con­vi­vir con tu en­fer­me­dad, la dia­be­tes ti­po 2 no tie­ne cu­ra”, le de­cían los mé­di­cos a A. T., de 57 años, uno de los par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio bri­tá­ni­co. Por eso, cuan­do se en­te­ró de que es­ta­ban re­clu­tan­do a vo­lun­ta­rios pa­ra ver si era po­si­ble re­ver­tir la en­fer­me­dad so­lo ha­cien­do die­ta, no lo du­dó. “A mí me fun­cio­nó. Mis ni­ve­les de glu­co­sa en ayu­nas se nor­ma­li­za­ron y si­guie­ron por de­ba­jo de los de quie­nes tie­nen dia­be­tes ti­po 2 (su­pe­rio­res a 7 mi­li­mo­les por li­tro o 126 mg por de­ci­li­tro) en los me­ses pos­te­rio­res al es­tu­dio. Han pa­sa­do más de tres años des­de en­ton­ces, si­go una die­ta nor­mal y mis ni­ve­les de glu­co­sa en ayu­nas se man­tie­nen en­tre los 5,2 y los 5,6 mi­li­mo­les por li­tro”.

Eli­mi­nar la gra­sa pe­li­gro­sa

“Las vie­jas ideas son re­sis­ten­tes al cam­bio, pe­ro la cien­cia es evo­lu­ción”, re­pi­te Tay­lor. Su fór­mu­la se ba­sa en lo que él lla­ma el “um­bral per­so­nal de gra­sa”. Ca­da in­di­vi­duo tie­ne un um­bral dis­tin­to. Si acu­mu­las más gra­sa de la que tu or­ga­nis­mo pue­de al­ma­ce­nar ba­jo tu piel, el ex­ce­so se de­po­si­ta­rá en ór­ga­nos in­ter­nos, co­mo el hí­ga­do y el pán­creas. Mien­tras la gra­sa que per­ma­ne­ce ba­jo la piel es bas­tan­te neutra des­de el pun­to de vis­ta me­ta­bó­li­co, la que se acu­mu­la en el hí­ga­do es al­ta­men­te in­fla­ma­to­ria. La gra­sa del hí­ga­do vier­te al pán­creas, im­pi­dien­do la li­be­ra­ción de in­su­li­na y re­du­cien­do la res­pues­ta a esa hor­mo­na. La con­se­cuen­cia es la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na y, fi­nal­men­te, la dia­be­tes ti­po 2. Dán­do­le la vuel­ta a la ex­pli­ca­ción, una die­ta que ha­ga per­der gra­sa en el hí­ga­do y el pán­creas po­dría con­se­guir que las cé­lu­las pro­duc­to­ras de in­su­li­na de un pa­cien­te

Ca­da in­di­vi­duo tie­nen un um­bral de gra­sa que su cuer­po pue­de al­ma­ce­nar.

con dia­be­tes ti­po 2 se “reac­ti­va­rán” y que los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre se nor­ma­li­za­rán. Ese con­cep­to de “um­bral per­so­nal de gra­sa” po­dría ex­pli­car tam­bién por qué al­gu­nas per­so­nas con “nor­mo­pe­so” (un IMC de 24,9 o me­nor) desa­rro­llan dia­be­tes ti­po 2, mien­tras que otras con ex­ce­so de pe­so no lo ha­cen. En ge­ne­ral, las die­tas muy ba­jas en ca­lo­rías sue­len me­jo­rar rá­pi­da­men­te los ni­ve­les de glu­co­sa. “Lo in­tere­san­te del es­tu­dio del pro­fe­sor Tay­lor es que esos ni­ve­les con­ti­nua­ban sien­do nor­ma­les in­clu­so cuan­do los su­je­tos vol­vían a una die­ta nor­mal”, co­men­tan ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE.UU.). Aun­que aún no se pue­de ha­blar de cu­ra­ción, es­tos ex­per­tos creen que lo­grar­lo es per­fec­ta­men­te po­si­ble. “Lo di­fí­cil pa­ra esos pa­cien­tes es man­te­ner la pér­di­da de ki­los a lar­go pla­zo y los ni­ve­les de glu­co­sa en ni­ve­les nor­ma­les du­ran­te años. Sin em­bar­go, in­clu­so una re­mi­sión tem­po­ral pue­de te­ner con­se­cuen­cias po­si­ti­vas y evi­tar mu­chas de las gra­ví­si­mas com­pli­ca­cio­nes que tie­ne es­ta en­fer­me­dad, en­tre ellas ata­ques car­dia­cos, ic­tus, ampu­tacio­nes, ce­gue­ra...”, aña­de el doc­tor Fer­nan­do Ro­te­llar Sas­tre, es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía Ge­ne­ral de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra. “No­so­tros lo he­mos vis­to en mu­chos pa­cien­tes ope­ra­dos de ci­ru­gía ba­riá­tri­ca. Lo más im­por­tan­te es evi­tar el ex­ce­so de gra­sa vis­ce­ral. Por eso cree­mos que la me­di­ci­na de­be­ría po­ner mu­cho más én­fa­sis en el es­ti­lo de vi­da. La ci­ru­gía me­ta­bó­li­ca es muy efi­caz, pe­ro so­lo de­be­mos re­cu­rrir a ella cuan­do han fra­ca­sa­do las me­di­das hi­gié­ni­co-die­té­ti­cas”, ex­pli­ca el doc­tor Ro­te­llar.

In­clu­so una re­mi­sión tem­po­ral de la en­fer­me­dad tie­ne efec­tos po­si­ti­vos.

Apren­der a co­mer

El pa­cien­te del es­tu­dio del doc­tor Tay­lor per­dió 14 ki­los de los 100 que pe­sa­ba (la me­dia ge­ne­ral). “Aun­que yo te­nía 57 años, la ma­yo­ría de los que res­pon­die­ron al tra­ta­mien­to no ha­bían cum­pli­do los 50, lle­va­ban me­nos tiem­po con dia­be­tes, te­nían ni­ve­les más ba­jos de glu­co­sa en ayu­nas y de he­mo­glo­bi­na A1C (que mi­de el pro­me­dio de glu­co­sa en san­gre de los úl­ti­mos tres me­ses) y se ha­bían me­di­ca­do me­nos tiem­po. Aún así, tres per­so­nas de las que en­tra­mos en re­mi­sión lle­vá­ba­mos más de ocho años con la en­fer­me­dad”, ex­po­ne A. T. ¿Lo que más les cos­tó a los vo­lun­ta­rios? En con­tra de lo que se pue­da pen­sar, no fue la die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca, sino vol­ver a co­mer “nor­mal”. Al­gu­nos es­tu­vie­ron a pun­to de te­ner ata­ques de pá­ni­co al en­trar de nue­vo en la co­ci­na. Esa reac­ción fue una opor­tu­ni­dad pa­ra ofre­cer­les ase­so­ra­mien­to so­bre qué ali­men­tos ele­gir y có­mo pa­sar de una die­ta lí­qui­da a una nor­mal. Por­que co­mo apos­ti­lla el dr. Ro­te­llar: “En es­ta en­fer­me­dad, co­mo en mu­chas otras, so­mos lo que co­me­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.