Pi­per CHAP­MAN, un ros­tro en la mul­ti­tud

JOR­GE CARRIÓN*

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

“Soy tan mo­na... Mi­ra lo mo­na que soy”.

Los tí­tu­los de cré­di­to nun­ca en­ga­ñan y los de Oran­ge is the new black de­jan muy cla­ro que en esa se­rie no hay lu­gar pa­ra una pro­ta­go­nis­ta. “Re­cuer­da sus nom­bres”, di­ce la can­ción, mien­tras se su­ce­den ca­ras de un mon­tón de et­nias, sin que nin­gu­na ten­ga más im­por­tan­cia que las de­más. Por eso cuan­do nos pre­sen­ta­ron a Pi­per Chap­man –tan ru­bia, tan mo­na, tan edu­ca­da, en pri­sión por ha­ber­se de­ja­do en­ga­tu­sar por una nar­co­tra­fi­can­te y ha­ber trans­por­ta­do di­ne­ro su­cio–, nos que­dó cla­ro que su cen­tra­li­dad no po­día du­rar de­ma­sia­do. En efec­to: se fue di­lu­yen­do. Y a su al­re­de­dor emer­gie­ron mu­je­res mu­cho más du­ras, mu­cho más po­lié­dri­cas, que cons­tru­yen el gran per­so­na­je co­lec­ti­vo que pro­po­ne es­ta agri­dul­ce fic­ción. La am­bi­güe­dad es el gran ras­go de Chap­man, por eso nos cues­ta tan­to em­pa­ti­zar con ella. No es del to­do he­te­ro­se­xual ni del to­do ho­mo­se­xual. Se re­be­la con­tra las in­jus­ti­cias, pe­ro ja­más lle­va su re­bel­día has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Es bue­na per­so­na, pe­ro tie­ne arre­ba­tos ca­na­llas. Es la re­pe­len­te de la cla­se, la lis­ti­lla, la ton­ta, la so­plo­na. Su be­lle­za se va apa­gan­do a me­di­da que se su­ce­den las tem­po­ra­das, en Litch­field, esa cár­cel de mí­ni­ma se­gu­ri­dad en que ab­so­lu­ta­men­te to­do se ex­tin­gue pau­la­ti­na­men­te, ca­da vez más mo­ral­men­te feo. Si fue en al­gún mo­men­to la pro­ta­go­nis­ta de Oran­ge is the new black es por­que en­tra en ese mun­do y nos brin­da su pun­to de vis­ta. Si no exis­tie­ra un li­bro de memorias con el mis­mo tí­tu­lo, si Pi­per Chap­man no fue­ra el al­ter ego fic­cio­nal de Pi­per Ker­man, la se­rie ha­bría si­do co­ral des­de el prin­ci­pio. De ese mo­do, una de las vie­jas es­tra­te­gias na­rra­ti­vas, el uso de un per­so­na­je que lle­ga a un nue­vo mun­do, cu­yas re­glas y mi­se­rias va des­cu­brien­do al tiem­po que lo ha­ce­mos no­so­tros, sus es­pec­ta­do­res, se con­fun­dió en es­te ca­so con la apues­ta fuerte por una pro­ta­go­nis­ta. Por suer­te, no lo fue. Por­que Pi­per, co­mo aca­ba de ver­se en la cuar­ta tem­po­ra­da, don­de se con­vier­te en la pa­ro­dia de la ma­to­na que no pue­de ser, no tie­ne su­fi­cien­te mal­dad ni mag­ne­tis­mo pa­ra lle­var una obra de fic­ción a sus es­pal­das. Su di­so­lu­ción en­tre otros per­so­na­jes mu­cho más po­de­ro­sos nos ha re­ve­la­do su con­di­ción. Mo­na, edu­ca­da, me­dia­na­men­te cul­ta: so­mos no­so­tros. El es­pec­ta­dor me­dio de cla­se me­dia, uni­ver­si­ta­rio y un po­co via­ja­do, de es­ta se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI. Pi­per eres tú, pién­sa­lo. Tú tam­po­co se­rías pro­ta­go­nis­ta en una cár­cel.

*Jor­ge Carrión es au­tor de Te­les­ha­kes­pea­re (Erra­ta Na­tu­rae).

Tay­lor Schi­lling in­ter­pre­ta a Pi­per en Oran­ge is the new black.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.