Có­mo eli­ge a sus ami­gos

Pa­ra los ni­ños, las re­la­cio­nes de amis­tad con sus igua­les son muy im­por­tan­tes. Son víncu­los que se desa­rro­llan se­gún las ne­ce­si­da­des psi­co­ló­gi­cas del pe­que­ño.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

NNues­tros hi­jos mi­den sus fuer­zas y sus afec­tos, se iden­ti­fi­can y co­mien­zan a so­cia­li­zar­se gra­cias a sus ami­gos. Al mis­mo tiem­po se or­ga­ni­za con ellos una com­ple­ja tra­ma que con­du­ce a cons­truir mo­de­los de re­la­cio­nes afec­ti­vas que les acom­pa­ña­rán to­da la vi­da. ¿Qué se po­ne en mar­cha en un ni­ño pa­ra ele­gir a sus ami­gos? ¿Qué les pa­sa a los pa­dres cuan­do no acep­tan de buen gra­do los ami­gos que ha ele­gi­do su hi­jo? Vea­mos lo que le es­tá ocu­rrien­do a Da­niel. Aca­ba de lle­gar de va­ca­cio­nes y le que­da una se­ma­na pa­ra em­pe­zar de nue­vo las cla­ses. Tie­ne mu­chas ga­nas de ver a su nue­vo ami­go. El cur­so pa­sa­do le cam­bia­ron de cla­se y co­men­zó a re­la­cio­nar­se mu­cho con Die­go, un chi­co con el que el año an­te­rior, sin em­bar­go, se lle­va­ba mal. Es­te nue­vo ami­go, muy po­pu­lar en­tre los alum­nos, aun­que un po­co con­flic­ti­vo pa­ra los pro­fe­so­res, se me­tía mu­cho con él. Los pa­dres de Da­niel, que tie­ne 10 años, no com­pren­den por qué su hi­jo ha en­ta­bla­do amis­tad con un ni­ño con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, pues por un la­do su­po­nen que Da­niel lo va a pa­sar mal y, por otro, no les gus­ta que su hi­jo va­lo­re es­tar con un chi­co un po­co man­dón, al que le gus­ta ir de lí­der y ma­ne­jar a los de­más. La elec­ción de Da­niel es­tá pro­mo­vi­da por un de­seo in­cons­cien­te: lo que él no pue­de ha­cer in­ten­ta apren­der­lo de Die­go. Da­niel quie­re ser co­mo los de­más, ser va­lo­ra­do. Si pa­ra ello tie­ne que so­me­ter­se a las re­glas de su ami­go, lo ha­ce. El ni­ño siem­pre ha res­pon­di­do a la de­man­da de sus pa­dres de ser un buen chi­co y no ha po­di­do ex­pre­sar su agre­si­vi­dad de for­ma sa­lu­da­ble. La ha re­pri­mi­do y no sa­be de­fen­der­se. Es­te año ha de­ci­di­do es­tar cer­ca de Die­go pa­ra pro­te­ger­se y apren­der de él. Que los pa­dres no acep­ten su elec­ción sig­ni­fi­ca que re­cha­zan lo que le su­ce­de a su hi­jo.

Au­men­tar su con­fian­za

El pa­dre de Da­niel, con acier­to, ha co­men­za­do a ha­blar más con él. Re­cor­dó que él mis­mo siem­pre pen­só que su pa­dre le re­cha­za­ba y pien­sa que qui­zá su hi­jo Da­niel, en al­gu­na medi- da, tam­bién se ha­bía sen­ti­do re­cha­za­do por él y no le ha­bía da­do el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra que se sin­tie­ra se­gu­ro de sí mis­mo. El acer­ca­mien­to a Da­niel por par­te de su pa­dre mo­di­fi­có la re­la­ción con su ami­go y fa­vo­re­ció que se se­pa­ra­se de él por­que au­men­tó la con­fian­za en sí mis­mo.

No acep­tar las amis­ta­des de los hi­jos im­pli­ca no res­pe­tar su sub­je­ti­vi­dad.

Las re­la­cio­nes de amis­tad sur­ge y se desa­rro­lla se­gún las ne­ce­si­da­des psi­co­ló­gi­cas de ca­da per­so­na. Se pue­de es­co­ger a un ami­go por la se­me­jan­za con él, pa­ra re­pe­tir un mo­do de vin­cu­lar­nos al otro que se vi­vió con pla­cer en la infancia, pe­ro tam­bién por la di­fe­ren­cia, bus­can­do en él al­go que se desea­ría te­ner. Si, por ejem­plo, el her­mano pe­que­ño se sin­tió me­nos fuerte que el ma­yor, se pue­den bus­car ami­gos a los que pro­te­ger.

Fa­vo­re­cer los la­zos

Un ami­go es una re­la­ción de her­man­dad ele­gi­da, don­de los de­seos se di­ri­gen a otras per­so­nas fue­ra de la fa­mi­lia, que ayu­dan a su­pe­rar las pa­sio­nes que se vi­ven den­tro de ella. Cuan­do los pa­dres no acep­tan las amis­ta­des de sus hi­jos no es­tán res­pe­tan­do su sub­je­ti­vi­dad. Las amis­ta­des en la infancia son muy im­por­tan­tes y los pa­dres ten­drían que pro­mo­ver­las des­de muy pe­que­ños. Es­tos víncu­los au­men­tan su au­to­es­ti­ma, la ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar sus emo­cio­nes y me­jo­ran la crea­ti­vi­dad. De­jar­les li­ber­tad pa­ra ele­gir es im­por­tan­te pa­ra ellos. En la ado­les­cen­cia se les po­drá acon­se­jar en ca­so que al­gu­na amis­tad sea per­ju­di­cial. Fa­vo­re­cer que ha­gan ami­gos es ta­rea de los pa­dres, tan­to en el co­le­gio co­mo en ac­ti­vi­da­des que pue­dan com­par­tir con otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.