Willow Smith.

WILLOW SMITH

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Na­ci­da en el vien­tre holly­woo­dien­se con el nue­vo mi­le­nio, Willow Smith tu­vo siem­pre la are­na del show bu­si­ness por par­que de jue­gos. Hi­ja del fa­mo­so ac­tor Will Smith y de la ac­triz Ja­da Pin­kett, la pe­que­ña de la sa­ga no ha du­da­do en se­guir los pa­sos ar­tís­ti­cos fa­mi­lia­res y cuen­ta ya con una ca­rre­ra pla­ga­da de lu­ces y som­bras, pe­ro sin du­da ful­mi­nan­te. Ac­triz, can­tan­te de éxi­to y, aho­ra, mo­de­lo pa­ra fir­mas in­ter­na­cio­na­les, la pe­que­ña Willow es una má­qui­na de pro­du­cir ti­tu­la­res y to­do ello sin ha­ber cum­pli­do aún los 16. Se es­tre­nó en el ci­ne de la mano de su pa­dre en la pe­lí­cu­la Soy le­yen­da, y con su si­guien­te pe­lí­cu­la ob­tu­vo el Young Ar­tist Award. A los 10 años em­pe­zó su ca­rre­ra mu­si­cal y ob­tu­vo su pri­mer hit con Whip my hair, que la al­zó al nú­me­ro uno del Bill­board y la lle­vó a ac­tuar en la Ca­sa Blan­ca pa­ra los Oba­ma. Y aun­que no lo­gró la mis­ma re­per­cu­sión con su si­guien­te dis­co, prue­ba suer­te aho­ra en el mun­do de las pa­sa­re­las: Marc Ja­cobs la ha fi­cha­do co­mo ima­gen de su co­lec­ción pa­ra es­te oto­ño y protagoniza la nue­va cam­pa­ña de ga­fas de Cha­nel, con la que la fir­ma bus­ca acer­car­se a un nue­vo pú­bli­co, más jo­ven. Por­que Willow no es Shir­ley Tem­ple, ni la su­ya es la dul­zu­ra de las es­tre­llas in­fan­ti­les a las que Holly­wood nos acos­tum­bró en otra épo­ca. Su po­se ex­cén­tri­ca y su look re­bel­de cau­san es­cán­da­lo allá por don­de pa­sa, y pa­re­ce em­pe­ña­da en que­mar eta­pas a un rit­mo ver­ti­gi­no­so, tam­bién más allá de lo pro­fe­sio­nal: lu­ció su pri­mer pier­cing con 11 años y al­gu­nos de sus pro­vo­ca­do­res sel­fies, de­ma­sia­do es­ca­sa de ro­pa, di­fun­di­dos en las re­des so­cia­les han le­van­ta­do am­po­llas. Se de­cla­ra hippy y bi­se­xual, ase­gu­ra leer li­bros de fí­si­ca cuán­ti­ca y nu­me­ro­lo­gía, los men­ti­de­ros de in­ter­net le atri­bu­yen al me­nos un par de ro­man­ces so­na­dos y se la ha vis­to con el pe­lo ru­bio, ro­sa y con la ca­be­za ra­su­ra­da. ¿Y qué opi­nan sus pa­dres? Le­jos de es­tar mal­crian­do a una ni­ña con­sen­ti­da, Will Smith pa­re­ce se­gu­ro de es­tar for­man­do a una mu­jer li­bre, y ex­pli­ca así su par­ti­cu­lar pe­da­go­gía: per­mi­te que su hi­ja eli­ja su ro­pa, su es­ti­lo o su pei­na­do por­que pre­ten­de que apren­da a con­tro­lar su cuer­po, y pa­ra que ma­ña­na na­die (y me­nos, un hom­bre) de­ci­da por ella. Willow fue so­lo un año a la es­cue­la y ase­gu­ra que allí co­no­ció lo que era la de­pre­sión. Ale­ja­da de otras au­las que no sean las de la vi­da, pre­pa­ra aho­ra con su pa­dre una adap­ta­ción del mí­ti­co mu­si­cal An­nie, aun­que la su­ya no sea la his­to­ria de una po­bre ni­ña huér­fa­na, sino la del éxi­to pre­coz. NERE BA­SA­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.