En­se­ñar a de­fen­der­se.

Un fu­tu­ro ca­da vez más com­ple­jo y exi­gen­te, un mun­do vir­tual lleno de ame­na­zas… Al­gu­nos pa­dres vi­ven la pa­ter­ni­dad co­mo guar­daes­pal­das. Pe­ro ol­vi­dan que la me­jor pro­tec­ción es la que los hi­jos apren­den a cons­truir por sí mis­mos. Por Ele­na Castelló

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

de­be­ría de­jar que pa­see al pe­rro él so­lo?”; “Ten­go que exa­mi­nar su cuen­ta de Ins­ta­gram, pa­ra sa­ber a quién ha au­to­ri­za­do el ac­ce­so”. “Si no con­tro­la­ra su agen­da, nun­ca ha­ría los de­be­res, es tan des­pis­ta­do…”. “¿Le com­pro un mó­vil? Así es­ta­ría más tran­qui­la”. ¿Cuán­tas ve­ces nos he­mos he­cho es­tas pre­gun­tas? ¿Cuán­tas ve­ces he­mos jus­ti­fi­ca­do es­tas de­ci­sio­nes con el ar­gu­men­to de que es muy pe­que­ño, de que así es­ta­rá más se­gu­ro, de que ya ten­drá tiem­po pa­ra ha­cer­se au­tó­no­mo? Los pa­dres y ma­dres he­li­cóp­te­ro, ti­gre, agen­da, api­so­na­do­ra o guar­daes­pal­das van en au­men­to. Los pro­ge­ni­to­res ha­blan en plu­ral –“Uy, ¡cuán­tos de­be­res te­ne­mos hoy!”–, lle­van la agen­da es­co­lar y so­cial de sus hi­jos, re­cla­man al pro­fe­sor an­te la más mí­ni­ma re­ga­ñi­na, ha­cen los tra­ba­jos ma­nua­les co­mo si de pro­yec­tos de in­ge­nie­ría se tra­ta­se, con­tro­lan a dis­tan­cia a sus vás­ta­gos con to­do ti­po de apli­ca­cio­nes –el mó­vil ya no es su­fi­cien­te–, no po­nen lí­mi­tes a in­te­rrup­cio­nes y de­man­das –“Ne­ce­si­tan sen­tir que es­toy siem­pre dis­po­ni­ble”–, les van a bus­car si al se­gun­do día se sien­ten mal en el cam­pa­men­to... y, lle­ga­do el mo­men­to, les ha­cen has­ta la ma­trí­cu­la de la Uni­ver­si­dad, al­go que en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún un es­tu­dio re­cien­te de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, les ocu­rre a nue­ve de ca­da 10 es­tu­dian­tes.

LA CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA y la in­cer­ti­dum­bre que pro­vo­ca, la per­cep­ción de los hi­jos co­mo po­se­sio­nes muy va­lio­sas en una so­cie­dad don­de ca­da vez cues­ta más te­ner­los, el au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad, el per­fec­cio­nis­mo –una es­pe­cie de pro­fe­sio­na­li­za­ción de la ma­ter­ni­dad en mu­je­res de al­to ni­vel cul­tu­ral– o el mie­do a la des­aten­ción emocional en un en­torno con ho­ra­rios muy exi­gen­tes y un rit­mo de vi­da es­tre­san­te son al­gu­nos de los fac­to­res que lle­van a los pa­dres a en­ten­der su pa­pel co­mo un per­ma­nen­te y ago­ta­dor des­vi­vir­se por los hi­jos. Los pa­dres y ma­dres se con­vier­ten en vi­gi­lan­tes que re­suel­ven, alla­nan el ca­mino y fun­cio­nan co­mo una ba­rre­ra de­fen­si­va an­te cual­quier po­si­ble de­cep­ción con los ami­gos, con­flic­to es­co­lar o frus­tra­ción de la vi­da dia­ria. Efec­ti­va­men­te, due­le que los hi­jos su­fran, que su ami­go del al­ma les aban­do­ne, que un pro­fe­sor les tra­te in­jus­ta­men­te o que lo pa­sen mal por­que no son los me­jo­res del equi­po de ba­lon­ces­to. Y, efec­ti­va­men­te, te­ne­mos ca­da vez más in­for­ma­ción so­bre los ries­gos de in­ter­net, los me­ca­nis­mos del bull­ying, las téc­ni­cas de de­pre­da­do­res y acosadores. Y que­re­mos que sean crea­ti­vos, de­por­tis­tas y po­lí­glo­tas. Los pe­li­gros son reales, los re­tos tam­bién y el de­seo de ayu­dar de es­tos pa­dres for­ma­dos y sen­si­bles es bie­nin­ten­cio­na­do... pe­ro erró­neo. No es lo mis­mo pro­te­ger que es­tar siem­pre preo­cu­pa­dos y pendientes. Pro­te­ger no es so­lo am­pa­rar: es, so­bre to­do, en­se­ñar a de­fen­der­se. Y es­ta ta­rea, a me­nu­do, que­da en­te­rra­da en­tre otras asig­na­tu­ras pa­ren­ta­les co­mo la es­ti­mu­la­ción, la edu­ca­ción aca­dé­mi­ca, la su­per­vi­sión. Pe­ro re­sul­ta cru­cial. Es la en­se­ñan­za de la vi­da: for­ta­le­cer­se an­te el fra­ca­so, el su­fri­mien­to, las di­fi­cul­ta­des. “La vía pa­ra ese apren­di­za­je es ayu­dar­les a vi­vir de ca­ra a la reali­dad –se­ña­la Cat­he­ri­ne L’écu­yer, au­to­ra de los bes­tse­ller Edu­car en el asom­bro y Edu­car en la reali­dad (Pla­ta­for­ma)–. Y, pa­ra ello, hay dos fa­ce­tas cla­ve: la au­to­es­ti­ma, pe­ro tam­bién la hu­mil­dad”. “Tan­to la una co­mo la otra –pro­si­gue L’écu­yer, ex­per­ta en edu­ca­ción, co­la­bo­ra­do­ra del gru­po de in­ves­ti­ga­ción Men­te Ce­re­bro de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y au­to­ra de un blog que re­ci­be 150.000 vi­si­tas al año (www. ape­go asom­bro.blogs- pot.es)– les per­mi­ten ver­se tal co­mo son, con sus for­ta­le­zas y sus pun­tos dé­bi­les. Sin au­to­es­ti­ma, se in­fra­va­lo­ran; sin hu­mil­dad, se so­bre­va­lo­ran. Cuan­do de­jan de ser rea­lis­tas con­si­go mis­mos, se ac­ti­van en ellos me­ca­nis­mos de de­fen­sa que pue­den lle­var a la arro­gan­cia, la tris­te­za, la vio­len­cia, la in­se­gu­ri­dad o la vic­ti­mi­za­ción, raíz de mu­chos pro­ble­mas so­cia­les, co­mo el acoso es­co­lar”. La for­ta­le­za tam­bién es im­por­tan­te, pe­ro es el se­gun­do pa­so, ar­gu­men­ta L’écu­yer: “Cuan­do un ni­ño tie­ne una au­to­es­ti­ma ro­bus­ta, se le pue­de em­pe­zar a exi­gir y mar­car lí­mi­tes. que ayu­dan al ni­ño a ser agra­de­ci­do y asom­brar­se an­te lo que des­cu­bre y re­ci­be”.

ASOM­BRO, agra­de­ci­mien­to, hu­mil­dad. Son pa­la­bras que sue­nan ra­ras en un ma­nual de pa­ter­ni­dad don­de pa­re­ce pri­mar, so­bre to­do, el ca­pí­tu­lo “Có­mo con­se­guir lo me­jor”. Qui­zá no son los ni­ños los que son vul­ne­ra­bles o frá­gi­les, sino no­so­tros, sus pa­dres: una ge­ne­ra­ción muy pre­pa­ra­da, que ha lle­ga­do a la fa­mi­lia tar­de (al fi­nal de la trein­te­na en un gran nú­me­ro de ca­sos) y que, con bue­na vo­lun­tad, pien­sa que a ser buen pa­dre tam­bién se apren­de. Qui­zá el pro­ble­ma es con­fun­dir pro­tec­ción con so­bre­pro­tec­ción. “Cui­dar de los hi­jos, aten­der sus ne­ce­si­da­des y es­tar aten­tos a lo que les pa­sa o a quié­nes son sus ami­gos no es so­bre­pro­te­ger­los –afir­ma la pe­da­go­ga No­ra Ro­drí­guez, au­to­ra de Neu­ro­edu­ca­ción pa­ra pa­dres (Edi­cio­nes B) y di­rec­to­ra del pro­yec­to Happy Schools (www.happys­chools.es)–.Im­pe­dir­les

“Pro­te­ger no es so­lo am­pa­rar; es, so­bre to­do, en­se­ñar­les a de­fen­der­se”.

ex­pe­rien­cias pro­pias de su edad sí; y es al­go que va en au­men­to. A me­nu­do, por­que no se es­tá con ellos el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ver có­mo van re­sol­vien­do per­fec­ta­men­te mu­chos pro­ble­mas”. Ro­drí­guez se­ña­la la an­sie­dad so­cial co­mo un fac­tor de­ci­si­vo en esa vul­ne­ra­bi­li­dad de los pa­dres, que se dis­pa­ra por un ex­ce­so de in­for­ma­ción ne­ga­ti­va en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. “Y an­te eso, se tien­de a edu­car­los ais­la­dos y con­tro­la­dos en ca­sa, fren­te al or­de­na­dor. Pe­ro hay que con­fiar en sus ca­pa­ci­da­des”.

EN­SE­ÑAR a pen­sar an­tes de ac­tuar: esa es la es­tra­te­gia, se­ña­la No­ra Ro­drí­guez, pa­ra que los ni­ños apren­dan a pro­te­ger­se an­te los do­lo­res de la vi­da y los pe­li­gros de las pan­ta­llas y las ace­ras. Una es­tra­te­gia sen­sa­ta que, sin em­bar­go, pa­re­ce ol­vi­da­da hoy. Se da por he­cho, sis­te­má­ti­ca­men­te, que los ni­ños son im­pul­si­vos y des­pis­ta­dos, y que pa­ra pen­sar ya es­tán los pa­dres. “Hoy no se les en­se­ña a pen­sar –ase­gu­ra Ro­drí­guez–. Por ejem­plo, cuan­do se ha­cen da­ño ten­de­mos a ta­par el do­lor con dis­trac­cio­nes; pe­ro es me­jor que con­tac­ten con lo que sien­ten, que re­fle­xio­nen y

que sa­quen una con­clu­sión so­bre qué po­drían ha­ber he­cho pa­ra evi­tar­lo”. Y ahí los pa­dres pue­den guiar­los. “No sir­ve que les di­gan: “Ten­drías que ha­ber he­cho es­to o aque­llo”, di­ce Ro­drí­guez. Pe­ro los pa­dres sí pue­den po­ner en sus ma­nos re­cur­sos. Por ejem­plo: “Si ves que al­guien te si­gue, en­tra en la tien­da más cer­ca­na y pi­de que me lla­men por te­lé­fono”. Los hi­jos apren­den y bus­can re­cur­sos a par­tir de su pro­pia ex­pe­rien­cia. “Un pa­dre his­té­ri­co no de­ja al ni­ño te­ner ini­cia­ti­va y equi­vo­car­se –ex­pli­ca L’écu­yer, por su par­te–. He­mos de de­jar que nues­tros hi­jos se man­chen y suban a los ár­bo­les. La me­jor ma­ne­ra de ayu­dar­les es de­jar que se mi­dan con la reali­dad, que apren­dan de sus pro­pios erro­res. De lo con­tra­rio, se sen­ti­rán frus­tra­dos al dar­se cuen­ta de que su per­cep­ción no coin­ci­de con la reali­dad”.

“ES ESEN­CIAL

que los pa­dres sean cons­cien­tes de que los hi­jos tie­nen una exis­ten­cia pro­pia, ori­gi­nal y per­so­nal –con­ti­núa No­ra Ro­drí­guez–. En mu­chos ca­sos, el mie­do a que les ocu­rra al­go es­tá re­la­cio­na­do con la pro­pia edu­ca­ción re­ci­bi­da. Hay que te­ner muy pre­sen­te que, a me­di­da que cre­cen, au­men­ta su ne­ce­si­dad de in­de­pen­den­cia. Es en es­te pa­so de una eta­pa a otra don­de, a ve­ces, se di­bu­ja la lí­nea in­vi­si­ble que se­pa­ra el cui­da­do de la so­bre­pro­tec­ción. Cui­dar es de­jar cre­cer, acep­tar los cam­bios; es un ac­to de com­pren­sión del otro. So­bre­pro­te­ger es pro­duc­to de una im­pli­ca­ción emocional tan ex­ce­si­va y con­tro­la­do­ra que con­vier­te una re­la­ción fa­vo­re­ce­do­ra en otra de me­nor ca­li­dad”. La pre­gun­ta que se ha­cen los pa­dres es: ¿te­ne­mos más ra­zo­nes que an­tes pa­ra es­tar preo­cu­pa­dos? Dos de ca­da tres jó­ve­nes han su­fri­do acoso es­co­lar y más de 9 de ca­da 10 creen que el bull­ying es un pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do en sus co­mu­ni­da­des, se­gún da­tos de Uni­cef, a par­tir de una en­cues­ta mun­dial en­tre 100.000 ni­ños y ado­les­cen­tes. “Hay una ma­yor di­fu­sión de la vio­len­cia –res­pon­de No­ra Ro­drí­guez–. Es par­te de la mer­ca­do­tec­nia. Se ven­de vio­len­cia, se com­pra vio­len­cia y se imi­ta la vio­len­cia”. Pa­ra Cat­he­ri­ne L’écu­yer, “es ló­gi­co que ha­ya más vio­len­cia, sen­ci­lla­men­te por­que el en­torno al que es­tán ex­pues­tos los ni­ños (vi­deo­jue­gos, con­te­ni­dos au- dio­vi­sua­les) es más vio­len­to. No creo que dra­ma­ti­ce­mos la vio­len­cia, más bien pien­so que la ba­na­li­za­mos. Nos preo­cu­pa el acoso es­co­lar, pe­ro no le da­mos im­por­tan­cia a los ju­gue­tes bé­li­cos, ni a la vio­len­cia de cier­tos vi­deo­jue­gos; ni si­quie­ra a la fal­ta de de­li­ca­de­za, a la arro­gan­cia, a la vul­ga­ri­dad y al rit­mo fre­né­ti­co de al­gu­nas pe­lí­cu­las su­pues­ta­men­te in­fan­ti­les”, con­clu­ye.

“Cui­dar es de­jar cre­cer, acep­tar los cam­bios; es un ac­to de com­pren­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.