Por Ma­ría León.

Así es co­mo los ti­cos di­cen que to­do es­tá bien. Y así se lo trans­mi­ten al via­je­ro, por­que en es­te país to­do, des­de la na­tu­ra­le­za y la cul­tu­ra has­ta la ar­te­sa­nía y la mo­da, les dan la ra­zón: pu­ra vi­da. Por Ma­ría León Fo­tos Mer­ce­des Agui­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

La pri­me­ra vez que es­tu­ve en Cos­ta Ri­ca fue en 2003, cuan­do mi pa­dre me re­ga­ló el via­je por ha­ber­me li­cen­cia­do en Cien­cias del Me­dio Am­bien­te. ¡Có­mo ha pa­sa­do el tiem­po y cuán­to ha cam­bia­do mi vi­da des­de en­ton­ces! Pe­ro lo que si­gue in­mu­ta­ble es el pa­raí­so na­tu­ral que es es­te país, un des­tino mag­ní­fi­co pa­ra los ver­da­de­ros aman­tes de la na­tu­ra­le­za, co­mo lo soy yo. Via­jar de ma­yo a oc­tu­bre su­po­ne ha­cer­lo en épo­ca de llu­vias, pe­ro lo cier­to es que so­lo sue­le llo­ver por la tar­de, mien­tras que por la ma­ña­na hay ha­bi­tual­men­te un sol es­plén­di­do, así que… ¡a dis­fru­tar! Igual que lo ha­ce la top Gi­se­le Bünd­chen, cu­yo es­con­di­te más pre­cia­do es­tá aquí, en con­cre­to en la zo­na de Mal­país. El tu­ris­mo, que es la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de Cos­ta Ri­ca, es com­pa­ti­ble aquí con un ex­qui­si­to res­pe­to por la na­tu­ra­le­za: los 28 par­ques nacio-

na­les de­cla­ra­dos, que al­ber­gan flo­ra y fau­na tro­pi­ca­les muy pe­cu­lia­res, son la me­jor se­ñal de ello, así co­mo los alo­ja­mien­tos y los es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría, que siem­pre si­guen cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad. San Jo­sé, la ca­pi­tal, fue mi pri­me­ra pa­ra­da en es­te via­je. Allí me alo­jé en El Grano de Oro (así lla­ma­ban al ca­fé, por­que era la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos pa­ra los cos­ta­rri­cen­ses), un ho­tel bou­ti­que de ai­re co­lo­nial y con tras­fon­do so­cial: sus due­ños son ca­na­dien­ses, los Coo­ke, y abrie­ron a la vez que el ho­tel un al­ber­gue pa­ra ma­dres sol­te­ras, Ca­sa Luz, con la idea de ayu­dar a la aso­cia­ción Reac­ción en ca­de­na por nues­tra ni­ñez. Des­can­sar en El Grano de Oro es una de­li­cia, so­bre to­do si com­ple­tas tu es­tan­cia con una vi­si­ta a su res­tau­ran­te, ca­pi­ta­nea­do por el chef fran­cés Fran­cis Ca­nal. La ciu­dad de San Jo­sé es ideal pa­ra dis­fru­tar de la cul­tu­ra del país. No te pier­das el Mu­seo Ja­de Cos­ta Ri­ca, el de Ar­te Con­tem­po­rá­neo y el Mu­seo de Oro, ade­más del Tea­tro Na­cio­nal, en­tre otros lu­ga­res em­ble­má­ti­cos.

Fas­hio­nis­mo tro­pi­cal

La ca­pi­tal es tam­bién el cen­tro de la mo­da que se crea en Cos­ta Ri­ca, y que es­tá mar­ca­da por el co­lor y la ar­te­sa­nía. Ma­ría Eu­ge­nia Bre­nes, que crea ac­ce­so­rios ar­te­sa­na­les, fue una de las fun­da­do­ras de la Aso­cia­ción de Di­se­ña­do­res de Cos­ta Ri­ca, que mues­tran sus pro­pues­tas en su pro­pia Fas­hion Week. De Ma­ría Eu­ge­nia me fas­ci­na­ron sus ac­ce­so­rios, siem­pre con un to­que au­tóc­tono, que han lle­ga­do a ex­hi­bir­se en el Mu­seo del Lou­vre pa­ri­sino. En­tre los crea­do­res más im­por­tan­tes del país, des­ta­can Kim­berly Yu­ri­ka –de Yu­ri­ka Stu­dio– o Ana Gu­tié­rrez, que rea­li­zan jo­yas. Y Es­te­fa­ni de la O, la crea­do­ra de No­ma­dic Co­llec­tor, cu­ya co­lec­ción de bol­sos me enamo­ró. Es­ta fir­ma na­ció con la idea de con­cien­ciar a los com­pra­do­res de la con­ta­mi­na­ción del pla­ne­ta, y lo ha­ce con bol­sos rea­li­za­dos con cue­ro y ma­de­ras re­fo­res­ta­das, y en cu­ya con­fec­ción se reducen al mí­ni­mo los re­si­duos. Sus pie­zas son un pro­duc­to de lu­jo, pe­ro sos­te­ni­ble, y se per­so­na­li­zan usan­do el hash­tag #Jour­ne­yoft­he­bag y un nú­me­ro de se­rie pre­ce­di­do por el nom­bre del país des­de el que se com­pra. El apar­ta­do gas­tro­nó­mi­co me­re­ce tam­bién una es­pe­cial aten­ción: su co­mi­da es ri­ca en es­pe­cias, muy sa­bro­sa y con vi­bran­tes co­lo­res que in­vi­tan a dis­fru­tar. Sus pla­tos tí­pi­cos son el ga­llo­pin­to, que to­man pa­ra desa­yu­nar (con arroz, fri­jo­les y hue­vo), y el ca­sa­do, que sue­le to­mar­se pa­ra el al­muer­zo (arroz con fri­jo­les, en­sa­la­da, plá­tano fri­to y car­ne).

En San Jo­sé, dis­fru­ta de la cul­tu­ra y la mo­da ar­te­sa­na y sos­te­ni­ble de es­te país.

“Tua­nis” es la ex­pre­sión cos­ta­ri­cen­se pa­ra cool. Aba­jo, Par­que Na­cio­nal Ma­nuel An­to­nio y spa de la Ha­cien­da Al­ta Gra­cia.

Izq., igle­sia de San­tia­go Após­tol, en Sar­chí, y car­tel con el le­ma del pais. Aba­jo, co­li­brí en una re­ser­va en Ala­jue­la. A la­do, pla­ya Do­mi­ni­cal, en Ma­nuel An­to­nio.

A la izq., pla­ya Do­mi­ni­cal. A la de­re­cha, avis­ta­mien­to de aves y jo­yas de Ma­ría Eu­ge­nia Bre­nes, que imi­tan la co­lo­ra­ción de la fru­ta pe­ji­ba­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.