Cris­ti­na Mo­ra­tó.

CRIS­TI­NA MO­RA­TÓ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

E ES­TOY ES­CRI­BIEN­DO fren­te al mar, ro­dea­da de pi­nos y em­bria­ga­da por la be­lle­za que me ro­dea en es­te rin­cón de la Cos­ta Bra­va. He al­qui­la­do una ca­sa don­de so­lo es­cu­cho el ru­mor de las olas rom­pien­do en las ro­cas, el graz­ni­do de las ga­vio­tas y el vien­to al atar­de­cer. Es­te ve­rano he de­ci­di­do pres­cin­dir del mó­vil du­ran­te mis va­ca­cio­nes. Aquí no hay wifi y ha si­do la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra de­jar­lo en Madrid. Des­de ha­ce unos me­ses, y de­bi­do a mi ne­ce­si­dad de ais­lar­me pa­ra aca­bar mi li­bro, he desa­rro­lla­do una au­ten­ti­ca fo­bia por es­te apa­ra­to al que ya no le en­cuen­tro nin­gún en­can­to. Leo que Es­pa­ña tie­ne el du­do­so mé­ri­to de te­ner el por­cen­ta­je más al­to de mó­vi­les por ha­bi­tan­te del mun­do. Hay más de 50 mi­llo­nes de te­lé­fo­nos en nues­tro país y se con­sul­ta la di­cho­sa pan­ta­lli­ta has­ta 150 ve­ces al día, una vez ca­da cin­co mi­nu­tos. En­tre el tiem­po que de­di­ca­mos a leer y res­pon­der what­sapp o lla­ma­das, el mó­vil ocu­pa cin­co ho­ras de nues­tra vi­da dia­ria.

NO HAY MÁS QUE MI­RAR a nues­tro al­re­de­dor pa­ra dar­nos cuen­ta del uso abu­si­vo que ha­ce­mos de él. Ya no pue­des dis­fru­tar de un via­je pla­cen­te­ro en tren por­que siem­pre hay un pa­sa­je­ro –in­clu­so en los va­go­nes de si­len­cio– ha­blan­do por te­lé­fono en voz al­ta sin im­por­tar­le los de­más. Tam­po­co en va­ca­cio­nes nos po­de­mos li­brar de su in­có­mo­da pre­sen­cia por­que has­ta en la pla­ya más re­mo­ta pue­des en­con­trar­te a al­guien en­fras­ca­do en una lar­ga y ab­sur­da con­ver­sa­ción, rom­pien­do to­da la ma­gia. Por for­tu­na, las va­ca­cio­nes sin mó­vil cuen­tan ca­da vez con más adep­tos. Des­de ha­ce un año pro­li­fe­ran los ho­te­les que apues­tan por la “des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal” y ofre­cen a sus clien­tes la ex­pe­rien­cia de pa­sar unos días sin su dis­po­si­ti­vo. Es muy sen­ci­llo: al lle­gar en­tre­gas el mó­vil o la ta­ble­ta pa­ra evi­tar ten­ta­cio­nes. Ya no po­drás uti­li­zar­lo co­mo des­per­ta­dor, ni com­pro­bar las ca­lo­rías que que­mas, ni con­sul­tar la Bol­sa, pe­ro ga­na­rás en ca­li­dad de vi­da y el tiem­po te cun­di­rá más. Hay tam­bién ca­sas ru­ra­les don­de no hay co­ber­tu­ra y pue­des dis­fru­tar del con­tac­to de la na­tu­ra­le­za. A cam­bio ofre­cen ru­tas a ca­ba­llo, sen­de­ris­mo, avis­ta­mien­to de aves, cla­ses de co­ci­na, yo­ga, ca­tas de vino y ma­sa­jes te­ra­péu­ti­cos. Al­gu­nos res­tau­ran­tes cuel­gan el car­tel de “Prohi­bi­do mó­vil” pa­ra que sus co­men­sa­les dis­fru­ten de una ce­na sin so­bre­sal­tos. En Es­ta­dos Uni­dos, una ca­de­na ofre­ce des­cuen­tos de has­ta el 50% a los clien­tes que re­nun­cian al mó­vil du­ran­te la co­mi­da. Lle­vo dos se­ma­nas sin mó­vil y he com­pro­ba­do que no so­lo pue­do vi­vir sin él, sino que me re­la­ja no te­ner­lo cer­ca. He re­cu­pe­ra­do el ar­te de la con­ver­sa­ción en las so­bre­me­sas, he leído más que nun­ca, he ca­mi­na­do por el cam­po y me he de­lei­ta­do con atar­de­ce­res de pe­lí­cu­la. He des­cu­bier­to lo ma­ra­vi­llo­so que es el si­len­cio y cuán­to lo echa­ba en fal­ta. A los adic­tos, a los que creen que no pue­den vi­vir sin él, les ani­mo a ha­cer la prue­ba. Guár­den­lo en un ca­jón y dis­fru­ten de los pe­que­ños pla­ce­res de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.