Pe­que­ña guía pa­ra EDU­CAR hi­jos au­tó­no­mos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco - Por NO­RA RO­DRÍ­GUEZ

HAS­TA LOS 18 ME­SES

De­ja que jue­gue so­lo en su ha­bi­ta­ción y vi­gí­la­lo des­de le­jos. Da­le un es­pa­cio de tiem­po en­tre el llan­to o el ron­ro­neo y tu cer­ca­nía (apro­xi­ma­da­men­te de dos mi­nu­tos). De­ja que lle­ve a ca­bo sus pro­pios ex­pe­ri­men­tos (que no sean pe­li­gro­sos) y pro­por­ció­na­le los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ello.

DE 2 A 5 AÑOS

Mo­tí­va­lo pa­ra que ten­ga pe­que­ñas res­pon­sa­bi­li­da­des, co­mo lle­var su ál­bum de fo­tos, guar­dar sus ju­gue­tes, re­gar una vez a la se­ma­na las plan­tas, lle­var una no­ta a la maes­tra o ayu­dar­te a or­de­nar la com­pra en ca­sa.

DE 6 A 12 AÑOS

Per­mi­te que to­me sus de­ci­sio­nes plan­teán­do­le al­ter­na­ti­vas. Si es pe­que­ño, no más de dos o tres op­cio­nes; si es ma­yor, ¡que las op­cio­nes las pien­se él! Si es ma­yor de 11 años, de­ja que ha­ga un re­ca­do cer­ca de tu ca­sa, que reali­ce una com­pra cer­ca­na. Mo­tí­va­lo pa­ra que reali­ce sa­li­das en gru­po con per­so­nas que no per­te­nez­can al co­le­gio: un club, una aso­cia­ción, etc. Aní­ma­lo en sus pro­yec­tos en equi­po y a no te­ner mie­do al fra­ca­so, di­le que pue­de in­ten­tar las co­sas a pe­sar del ries­go de equi­vo­car­se.

DE 13 A 17 AÑOS

Per­mi­te que trai­ga a ca­sa a al­gu­nos ami­gos o com­pa­ñe­ros. Res­pe­ta su vi­da se­xual, pe­ro no de­jes de ha­blar de los te­mas que te in­quie­tan. Si él o ella no los sa­ca, haz­lo tú de for­ma in­di­rec­ta. No de­jes de ha­blar de cues­tio­nes que ata­ñen a su se­gu­ri­dad, co­mo la pro­tec­ción fren­te al se­xo, las dro­gas, el al­cohol o la con­duc­ción te­me­ra­ria. De­ja que se pa­rez­ca a los de­más si es­tá en la eta­pa de la ado­les­cen­cia tem­pra­na. El gru­po de com­pa­ñe­ros for­ma pan­di­llas, ban­das o clu­bes que in­ten­tan com­por­tar­se y ves­tir­se en for­ma se­me­jan­te, te­ner có­di­gos se­cre­tos o ri­tua­les, y par­ti­ci­par en las mis­mas ac­ti­vi­da­des. Aní­ma­lo a de­mos­trar sus sen­ti­mien­tos, sean de ale­gría o tris­te­za.

A TO­DAS LAS EDA­DES

Des­cu­bre con él sus re­cur­sos pa­ra re­sol­ver di­fi­cul­ta­des. De­vuél­ve­le per­ma­nen­te­men­te la idea de que lo acep­tas tal co­mo es. Ayú­da­le a que se sien­ta bien con­si­go mis­mo ha­cién­do­le ver que es va­lio­so lo que ha­ce, in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo lo ha­ga. Pre­gún­ta­te si lo que le es­tás trans­mi­tien­do es bueno pa­ra él o si par­te de un mie­do tu­yo. Acép­ta­le tal y co­mo es. No quie­ras que en­ca­je en tu idea pre­con­ce­bi­da de có­mo de­be ser un ni­ño. Guía­lo en sus de­ci­sio­nes, pe­ro no ha­gas las co­sas por él. Evi­ta ob­se­sio­nar­te con el fu­tu­ro. Tu hi­jo vi­ve el pre­sen­te; no te ob­se­sio­nes pen­san­do en lo que le pue­de pa­sar .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.