To­kio tie­ne nom­bre de MU­JER

YURIKO KOIKE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Es una mu­jer, pe­ro lo que tie­ne den­tro es un hom­bre, un au­tén­ti­co hal­cón”. Es­ta crí­ti­ca se sue­le re­pe­tir ca­da vez que una mu­jer es­ca­la has­ta el po­der. Se lo acha­can a An­ge­la Mer­kel, a Hi­llary Clin­ton y, por su­pues­to, a Yuriko Koike, la pri­me­ra mu­jer que ocu­pa el si­llón de go­ber­na­do­ra de To­kio. En Ja­pón, don­de el 90% del Par­la­men­to es mas­cu­lino, sus as­pi­ra­cio­nes no sen­ta­ron na­da bien en las al­tas es­fe­ras. Se ha ha­bla­do (mu­cho) de su ma­qui­lla­je, de su ro­pa y de su vi­da pri­va­da. Ella, que ate­rri­zó en el Par­la­men­to en 1992, hi­zo oí­dos sor­dos y con­ti­nuó su ca­rre­ra has­ta ven­cer el 31 de ju­lio a los otros 20 can­di­da­tos. Ga­lo­pó en so­li­ta­rio des­pués de que su partido, el Partido Li­be­ral De­mo­crá­ti­co (PLD), le die­ra la es­pal­da y apo­ya­ra al ex mi­nis­tro de In­te­rior, Hi­ro­ya Ma­su­da. La for­ma­ción lle­gó a ame­na­zar con la ex­pul­sión a quie­nes la apo­ya­ran. El ata­que con el que arran­ca­mos es­te tex­to, por cier­to, lo lan­zó una mu­jer, Mi­zuho Fu­kus­hi­ma, ex lí­der del PLD. “No me in­tere­sa si les gus­to o no. En po­lí­ti­ca, creo que es ne­ce­sa­rio caer mal”, res­pon­dió Koike. La fa­ma de da­ma de hie­rro le vie­ne de un pa­sa­do co­mo mi­nis­tra de De­fen­sa, en el que res­pal­dó la in­ter­ven­ción de EE.UU. en Irak y Af­ga­nis­tán. Sin em­bar­go, 2,9 mi­llo­nes de to­kio­tas la vo­ta­ron en ju­lio, fren­te a los 1,8 que se de­can­ta­ron por Ma­su-

Oda, al que mu­chos veían co­mo más de lo mis­mo. Y lo mis­mo es, pa­ra los ja­po­ne­ses, la co­rrup­ción y la fal­ta de trans­pa­ren­cia que hi­cie­ron di­mi­tir en ju­nio al ex go­ber­na­dor, Yoi­chi Ma­su­zoe. Koike re­pre­sen­ta la vuel­ta al or­den y el fin de la ar­bi­tra­rie­dad con la que se es­ta­ban con­ce­dien­do los con­tra­tos pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de 2020. Ya co­mo go­ber­na­do­ra, ha ad­ver­ti­do que “las co­sas van a cam­biar” y que cons­trui­rá unos Jue­gos “más lim­pios”. Su pa­sa­do co­mo pe­rio­dis­ta se per­ci­be en su afán por la trans­pa­ren­cia. En su web abo­ga por­que los po­lí­ti­cos prac­ti­quen “el ar­te de la co­mu­ni­ca­ción y la con­vic­ción” y quie­re que los to­kio­tas le ex­pre­sen sus pro­ble­mas por vías di­rec­tas. Cuan­do en Río de Ja­nei­ro to­mó en sus ma­nos la ban­de­ra olím­pi­ca, arran­có la prue­ba de re­sis­ten­cia más im­por­tan­te de su vi­da. Cua­tro años tie­ne por de­lan­te pa­ra re­or­ga­ni­zar una ciu­dad de 13 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que es, por sí so­la, la duo­dé­ci­ma eco­no­mía del mun­do. Koike va a por el oro. CARMEN RO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.