MA­TER­NA

O tor­men­to, las ma­dres de los han si­do ins­pi­ra­do­ras de al­gu­nas de las más cé­le­bres de la mo­da. Ma­rion Du­puis

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Mu­sas di­se­ña­do­res ca­rre­ras Por ba dor­mi­do mi­rán­do­la co­ser de es­pal­das y cuan­do me des­per­ta­ba te­nía la mis­ma vis­ta de ella. Cuan­do ha­go mi ro­pa nor­mal­men­te em­pie­zo por la es­pal­da, en­cuen­tro que es una par­te pre­cio­sa”. Fu­mi Ya­ma­mo­to, cos­tu­re­ra, ani­mó a su hi­jo a ma­tri­cu­lar­se en los cur­sos del Bun­ka Fas­hion Co­lle­ge de To­kio don­de ella mis­ma se ha­bía di­plo­ma­do. Fue su ins­pi­ra­do­ra, su im­pul­so­ra, su so­por­te. Tam­bién era ella quien, du­ran­te años, pre­pa­ra­ba el desa­yuno y la ce­na pa­ra to­do el equi­po de la fir­ma du­ran­te los des­fi­les en Pa­rís. “Co­ci­na­ba so­pa de mi­so pa­ra unas 60 per­so­nas”, re­cuer­da el di­se­ña­dor, con ad­mi­ra­ción. “La fi­gu­ra ma­ter­na es muy im­por­tan­te pa­ra los hombres –ana­li­za Flo­ren­ce Mü­ller, historiadora de la mo­da y con­ser­va­do­ra del mu­seo de Ar­te de Den­ver (EE.UU.)–. Por­que, pa­ra los hombres, la mo­da sue­le ser una cues­tión abs­trac­ta y su ma­dre es, por lo tan­to, esa pri­me­ra en­car­na­ción de la ro­pa. Ade­más, con­ser­van de ella la ima­gen de su in­fan­cia: la de una mu­jer jo­ven, be­lla e idea­li­za­da”. Son nu­me­ro­sas las ma­dres que, cons­cien­te­men­te o no, han aca­ba­do guian­do la vo­ca­ción de sus vás­ta­gos. Lu­cien­ne-an­drée Mat­hieu Saint Lau­rent fue una fi­gu­ra cru­cial en la ca­rre­ra de su hi­jo, Yves. Fue ella quien lo ins­cri­bió, a los 17 años, en el con­cur­so con­vo­ca­do por el Se­cre­ta­ria­do In­ter­na­cio­nal de la La­na. Ella fue tam­bién quien le trans­mi­tió el gus­to por la ele­gan­cia y la es­té­ti­ca. En la bio­gra­fía que Lau­ren­ce Be­naïm es­cri­bió so­bre el le­gen­da­rio di­se­ña­dor, cuen­ta la im­por­tan­cia de es­ta re­la­ción de fu­sión: “Yves es­tá ma­ra­vi­lla­do por la be­lle­za de su ma­dre cuan­do bai­la con su li­ge­ro ves­ti­do de tul sal­pi­ca­do de lu­na­res blan­cos. Lle­ga­ría el día en que da­ría vi­da a esa vi­sión poé­ti­ca…”. Otra ma­dre que tam­bién ins­pi­ró la vo­ca­ción de su hi­jo fue Ma­de­lei­ne Dior. Una in ellas, pro­ba­ble­men­te no ha­brían exis­ti­do la “mu­jer-flor” de Dior, los ves­ti­dos Yves Saint Lau­rent o el ne­gro ab­so­lu­to de Ya­ma­mo­to. Ba­jo su in­fluen­cia, la crea­ti­vi­dad ex­cep­cio­nal de Karl La­ger­feld, las ama­zo­nas de Ric­car­do Tis­ci, la si­lue­ta so­bria y so­fis­ti­ca­da de Gior­gio Ar­ma­ni, po­si­ble­men­te no ha­brían vis­to nun­ca la luz. So­fis­ti­ca­das, ex­tra­va­gan­tes, in­ten­sas, las ma­dres de los di­se­ña­do­res de mo­da, mu­je­res mu­chas ve­ces en la som­bra, se en­cuen­tran en el ori­gen de la vi­sión que tie­nen sus acla­ma­dos hi­jos. Bas­ta con evo­car el la­zo que le une a su ma­dre pa­ra cons­ta­tar la im­por­tan­cia que es­ta fi­gu­ra ha ju­ga­do en su vi­da co­mo crea­dor. Cuan­do se le pre­gun­ta por el ori­gen de su pa­sión por el ne­gro o su atrac­ción par­ti­cu­lar por la es­pal­da de las pren­das, Yoh­ji Ya­ma­mo­to ofre­ce en se­gui­da una ex­pli­ca­ción: “Mi ma­dre es una viu­da de gue­rra. Cre­cí vién­do­la siem­pre ves­ti­da de lu­to: cha­que­ta ne­gra y fal­da lar­ga. A ve­ces me que­da-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.