SIBO ¿Otra vez

El cuer­po tie­ne sus pro­pias y si las que vi­ven en tu apa­ra­to di­ges­ti­vo se sal­tan esos lí­mi­tes pue­den la vi­da des­pués de ca­da co­mi­da. S. Vi­vas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Nues­tro in­tes­tino del­ga­do es un atle­ta in­fa­ti­ga­ble de unos ocho me­tros de lon­gi­tud que tie­ne un úni­co ob­je­ti­vo: per­ma­ne­cer va­cío. Pa­ra lo­grar­lo, aun­que no co­ma­mos, se mue­ve y ese rit­mo in­te­rior lo­gra, en­tre otras co­sas, que no po­sea una po­bla­ción es­ta­ble de bac­te­rias. Eso es lo ideal, pe­ro no siem­pre ocu­rre así. Cum­plir años, ha­ber pa­sa­do por una ci­ru­gía ab­do­mi­nal, su­frir dia­be­tes o pa­de­cer es­tre­ñi­mien­to pue­den ha­cer que el aje­treo in­te­rior se ra­len­ti­ce, cir­cuns­tan­cia que apro­ve­chan las bac­te­rias del in­tes­tino grue­so (esas que nos ayu­dan a me­ta­bo­li­zar los nu­trien­tes de los ali­men­tos) pa­ra “acam­par” en el del­ga­do. Es­ta vi­si­ta no desea­da pro­vo­ca un tras­torno co­no­ci­do en­tre los es­pe­cia­lis­tas por sus si­glas en in­glés, SIBO (small in­tes­ti­ne bac­te­rial over­growth, o lo que es lo mis­mo: so­bre­cre­ci­mien­to bac­te­riano del in­tes­tino del­ga­do), una do­len­cia que se in­ves­ti­ga po­co, pe­ro que pa­sa mu­cho: apro­xi­ma­da­men­te el 15% de la po­bla­ción in­fan­til y el 80% en la adul­ta con pa­to­lo­gía di­ges­ti­va de ba­se lo pa­de­cen. “Es un tras­torno in­fra­diag­nos­ti­ca­do, por­que pue­de ser tran­si­to­rio y lo que aca­rrea fun­da­men­tal­men­te es epi­so­dios de dia­rrea o de dis­ten­sión ab­do­mi­nal”, ex­pli­ca el dr. Fran­cis­co Guar­ner, an­ti­guo je­fe del Ser­vi­cio de Apa­ra­to Di­ges­ti­vo y co­la­bo­ra­dor del Vall d’he­bron Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción (VHIR). Na­da muy gra­ve a pri­me­ra vis­ta. Aun­que a ve­ces la co­sa se com­pli­ca.

¿Qué pa­sa ahí den­tro?

Cuan­do las bac­te­rias del in­tes­tino grue­so pa­san al in­tes­tino del­ga­do se pro­du­ce una com­pe­ti­ción por el con­su­mo de azú­ca­res en­tre ellas y nues­tro trac­to di­ges­ti­vo. Si son ellas las que ga­nan es­ta ca­rre­ra, fer­men­tan los azú­ca­res dan­do lu­gar a ga­ses (dió­xi­do de car­bono, hi­dró­geno y me­tano, fun­da­men­tal­men­te), que ori­gi­nan to­da una ga­ma de sín­to­mas ab­do­mi­na­les na­da agra­da­bles: des­de sen­sa­ción de pe­sa­dez e hin­cha­zón ab­do­mi­nal a los 60-120 mi­nu­tos de ha­ber co­mi­do (so­bre to­do tras in­ge­rir pas­ta o ali­men­tos ri­cos en ha­ri­na de tri­go, fru­tas y ver­du­ras), has­ta fla­tu­len­cias, di­ges­tio­nes pe­sa­das, ha­li­to­sis, de­po­si­cio­nes fre­cuen­tes y mal for­ma­das, dia­rrea y, en los ca­sos más gra­ves, pro­ble­mas vi­sua­les, len­ti­tud y con­fu­sión men­ta­les, malnu­tri­ción… “A ve­ces sos­pe­cha­mos que una per­so­na su­fre so­bre­cre­ci­mien­to bac­te­riano por­que de­tec­ta­mos que pa­de­ce un dé­fi­cit de vi­ta­mi­na B12”, ex­pli­ca el doc­tor Guar­ner. Ade­más, el SIBO pue­de fa­ci­li­tar el desa­rro­llo de en­fer­me- fron­te­ras, da­des, co­mo anemias (por fal­ta de ab­sor­ción de hie­rro y vi­ta­mi­na B12), de­fec­tos de la cal­ci­fi­ca­ción ósea (por dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D) y pro­ble­mas vi­sua­les, es­pe­cial­men­te en la vi­sión noc­tur­na, por dé­fi­cit de vi­ta­mi­na A. En los ca­sos más avan­za­dos, se pro­du­ce da­ño de la mu­co­sa in­tes­ti­nal y sín­dro­me del in­tes­tino permea­ble. “Tam­bién hay una al­ta aso­cia­ción del SIBO con el sín­dro­me de co­lon irri­ta­ble, y se cree que el pri­me­ro pue­de es­tar, al me­nos en par­te, in­flu­yen­do en el se­gun­do. Así mis­mo, se sos­pe­cha que po­dría ser una de las cau­sas del sín­dro­me de fa­ti­ga crónica”, ex­po­ne el dr. Pe­dro Oje­da de la Clí­ni­ca Oje­da de Ma­drid.

Cum­plir años es el prin­ci­pal fac­tor de ries­go pa­ra pa­de­cer com­pli­car­te bac­te­rias Por es­te tras­torno, no en vano por en­ci­ma de los 70 años el 30% de la po­bla­ción aca­ba su­frien­do es­te pro­ble­ma.

Un pro­ble­ma ac­tual

Pe­ro hay fac­to­res que pro­pi­cian que apa­rez­ca an­tes de tiem­po. En prin­ci­pio, cual­quier si­tua­ción que ra­len­ti­ce o al­te­re el trán­si­to nor­mal del bo­lo ali­men­ti­cio por el trac­to di­ges­ti­vo, des­de ha­ber su­fri­do una ci­ru­gía a pa­de­cer en­fer­me­da­des que al­te­ren el trán­si­to (co­mo el hi­po­ti­roi­dis­mo o la dia­be­tes), pue­de tras­to­car el de­li­ca­do equi­li­brio bac­te­riano del in­tes­tino. Y nues­tro mo­do de vi­da ac­tual es ca­si un bi­lle­te de ida con gas­tos pa­ga­dos pa­ra es­tas bac­te­rias: los há­bi­tos que al­te­ran el fun­cio­na­mien­to co­rrec­to del mo­tor mi­gra­to­rio (el re­loj in­terno que re­gu­la los mo­vi­mien­tos del in­tes­tino), co­mo son pi­car en­tre ho­ras, el es­trés cró­ni­co o dor­mir po­co por la no­che, ha­cen que nues­tra pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer SIBO au­men­ten. El uso (y abu­so) de cier­tos me­di­ca­men­tos (an­ti­áci­dos, an­ti­dia­rrei­cos y opiá­ceos, en­tre otros) y lo (mal) que co­me­mos, se ocu­pan de ha­cer el res­to. “Muy po­si­ble­men­te, el ti­po de die­ta de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, en la que se ha dis­pa­ra­do el con­su­mo de azú­ca­res, pue­da te­ner que ver, pues los azú­ca­res son el sus­tra­to fun­da­men­tal de las bac­te­rias”, ase­gu­ra el doc­tor Oje­da. Co­mo en ca­si to­dos los tras­tor­nos, pa­de­cer­lo es más sen­ci­llo que li­brar­se de él. En el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.