Tú y YO, mu­cho más que DOS

Las de la vi­da co­ti­dia­na sue­len se­pa­rar­nos, pe­ro a ve­ces la di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar un es­pa­cio es una ma­ne­ra de huir de la in­ti­mi­dad de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

obli­ga­cio­nes co­mún pa­re­ja. po pa­ra pa­sar­lo so­los por­que son hi­jos de pa­dres se­pa­ra­dos. Iden­ti­fi­can pa­sár­se­lo bien sin ni­ños con aban­do­nar­los. Pe­ro a fuer­za de no que­rer se­pa­rar­se de sus hi­jos pa­ra cum­plir es­te de­seo in­fan­til se es­tán se­pa­ran­do. Des­pués de las pri­me­ras tar­des pa­ra ellos so­los, com­prue­ban que no so­lo es­tán dis­fru­tan los ra­tos que te­nían por la no­che con más in­ten­si­dad y me­nos pri­sa, más dis­fru­te y me­nos obli­ga­ción. Vuel­ven a ser dos. Más allá de las cues­tio­nes co­ti­dia­nas que nos lle­van tiem­po, en la re­la­ción de pa­re­ja in­flu­yen fac­to­res in­ter­nos que in­ter­vie­nen in­clu­so en la elec­ción que he­mos he­cho. Las re­la­cio­nes que he­mos te­ni­do con nues­tros pa­dres, que fue­ron nues­tros pri­me­ros amo­res, fun­cio­nan de for­ma in­cons­cien­te en la elec­ción y en có­mo de­di­ca­mos más o me­nos tiem­po a nues­tra pa­re­ja. Si se ha ela­bo­ra­do de ma­ne­ra ade­cua­da el víncu­lo que tu­vi­mos con nues­tros pro­ge­ni­to­res, po­dre­mos vi­vir de for­ma más li­bre y pla­cen­te­ra nues­tra re­la­ción amo­ro­sa ac­tual. En ca­so con­tra­rio, pue­de que evi­te­mos re­pro­du­cir su re­la­ción o desee­mos re­pe­tir­la sin ser cons­cien­tes de ello. La pa­re-

Si no nos es­for­za­mos, la re­la­ción pue­de que­dar­se sin ra­zo­nes pa­ra exis­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.