ES­PLÉN­DI­DA Ata­ller,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

pe­sar de lle­var en las li­bre­rías ca­si un año, tras de­vo­rar­la es­te ve­rano, no he po­di­do re­sis­tir­me a re­co­ger en es­te y re­co­men­dar en­ca­re­ci­da­men­te, la úl­ti­ma y so­ber­bia no­ve­la, La ni­ña per­di­da, que en teo­ría cie­rra la sa­ga de la es­cri­to­ra Ele­na Fe­rran­te. Pa­ra los que no han leí­do los tres tí­tu­los an­te­rio­res, ad­vier­to que la te­tra­lo­gía se ini­cia en el pró­lo­go del pri­mer li­bro con la des­apa­ri­ción vo­lun­ta­ria de una de las dos pro­ta­go­nis­tas, Li­na, cuan­do ya es ma­yor; es en­ton­ces cuan­do su ami­ga Le­nù, Ele­na Gre­co, la na­rra­do­ra de la sa­ga, de­ci­de es­cri­bir la his­to­ria de sus vi­das. Con­ver­ti­da en es­cri­to­ra de éxi­to, Ele­na, des­pués de di­vor­ciar­se de su ma­ri­do, re­gre­sa a Ná­po­les y se ins­ta­la al la­do de Li­na, en el con­flic­ti­vo ba­rrio que las vio na­cer. Su­fren, com­par­ten hi­jos, de­sen­ga­ños y aman­tes; la una es es­pe­jo de la otra, su con­tra­rio y su com­ple­men­to. Se que­dan em­ba­ra­za­das al mis­mo tiem­po y dan a luz dos ni­ñas, so­bre una de las cua­les se ce­ba la tra­ge­dia. En ese mo­men­to, la re­la­ción en­tre am­bas, siem­pre com­ple­ja, co­bra una nue­va di­men­sión. Li­na, la du­ra, em­pe­ña­da en lu­char con­tra las ma­fias del ba­rrio, se di­fu­mi­na; Ele­na, ab­du­ci­da por el éxi­to de su ca­rre­ra li­te­ra­ria, ad­quie­re se­gu­ri­dad. Con un len­gua­je que más que leer­se se ab­sor­be por la fa­ci­li­dad con la que pe­ne­tra, la au­to­ra nos su­mer­ge en el la­be­rin­to de la amis­tad fe­me­ni­na. Del ba­rrio y de la vi­da do­més­ti­ca, ese te­rri­to­rio tan fa­mi­liar pa­ra las mu­je­res, ex­trae la ma­te­ria na­rra­ti­va. Las pro­ta­go­nis­tas nos en­vuel­ven y se­du­cen, ine­vi­ta­ble­men­te nos ve­mos en ellas. Al igual que Li­na, que des­apa­re­ce sin de­jar ras­tro, Fe­rran­te, que ha re­nun­cia­do a la fa­ma y op­ta­do por el ano­ni­ma­to –so­lo sus edi­to­res sa­ben quién es–, nos fuer­za a zam­bu­llir­nos en lo úni­co im­por­tan­te, su li­te­ra­tu­ra. Leer­la es un pla­cer, un apren­di­za­je, una ben­di­ta obli­ga­ción.o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.