La he­re­de­ra des­he­re­da­da

DIL­MA ROUS­SEFF

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Su sa­li­da del Pa­la­cio de La Al­vo­ra­da ha si­do tan so­na­da co­mo su lle­ga­da ha­ce cin­co años y me­dio, co­mo pre­si­den­ta de Bra­sil. Los ma­ni­fes­tan­tes la des­pe­dían con ro­sas y al gri­to de “¡Vol­ve­re­mos!” y “¡No al gol­pe!”. En Porto Ale­gre, don­de ha vuel­to a su an­ti­guo apar­ta­men­to en el ba­rrio de La Tris­te­za, se la es­pe­ra­ba con “un ca­ri­ña­zo pa­ra Dil­ma”, pa­ra ex­pre­sar­le afec­to. Y en to­do Bra­sil se ha desata­do una ola de ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra su des­ti­tu­ción. “Se va con la ca­be­za al­ta, por­que ha si­do víc­ti­ma de un gol­pe par­la­men­ta­rio”, di­jo el vi­ce­pre­si­den­te del Se­na­do. Un Se­na­do tan di­vi­di­do y en­fren­ta­do co­mo el res­to del país por el más con­tro­ver­ti­do jui­cio po­lí­ti­co que se re­cuer­da en una de­mo­cra­cia. Rous­seff te­nía un pe­di­grí im­pe­ca­ble pa­ra con­ti­nuar la obra de su je­fe de fi­las, Luis Inà­cio Lu­la da Sil­va, que se sue­ña cons­truc­tor del Bra­sil con­tem­po­rá­neo. Dil­ma se ha­bía dis­tin­gui­do en la opo­si­ción al ré­gi­men mi­li­tar tras el gol­pe de 1964 y, cuan­do se res­ta­ble­ció la de­mo­cra­cia en 1985, era miem­bro des­ta­ca­do del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), gran crea­ción de Lu­la. Enér­gi­ca, efi­caz y es­pe­cial­men­te leal, ga­nó las elec­cio­nes en 2010 y 2014, pe­ro apa­re­ció una in­vi­ta­da ines­pe­ra­da, la cri­sis. La pre­si­den­ta se re­sig­na­ba a una po­lí­ti­ca de re­cor­tes. Pe­ro no era su­fi­cien­te pa­ra una de­re­cha y unos in­tere­ses eco­nó­mi­cos

Oque as­pi­ran a ex­plo­tar los in­men­sos re­cur­sos de pe­tró­leo ma­rino ha­lla­dos ha­ce unos años, al­go im­pen­sa­ble con Lu­la y Rous­seff en pri­me­ra lí­nea. Dil­ma no era so­lo Dil­ma, sino el pa­sa­por­te pa­ra el re­gre­so de Lu­la en 2018. Ha­bía que apar­tar­la pa­ra lle­gar a la pie­za ma­yor, que ame­na­za­ba con vol­ver a la Pre­si­den­cia. Y Rous­seff, pro­ba­ble­men­te co­mo los pre­si­den­tes an­te­rio­res, ha­bía “re­to­ca­do” los pre­su­pues­tos pa­ra en­mas­ca­rar el dé­fi­cit. Ahí na­cía una ope­ra­ción apa­ren­te­men­te le­gal pa­ra prac­ti­car­le con fór­ceps el im­peach­ment. La en­ce­rro­na cul­mi­na­ba el 1 de sep­tiem­bre con su des­ti­tu­ción, por lo que na­die dis­cu­te que es una irre­gu­la­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va, y en la que vo­ta­ban 61 se­na­do­res, más de la mi­tad con cau­sas ju­di­cia­les. La ofen­si­va se com­ple­ta­ba con nue­vas acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción con­tra Lu­la y su pu­pi­la, sin prue­bas fia­bles. En oc­tu­bre ha­brá elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y sa­bre­mos cuán­ta Rous­seff, Lu­la y PT que­dan tras el in­ten­to de aco­so y de­rri­bo. PE­PA RO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.