Ar­se­nio y Ve­ró­ni­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

ha­cien­do tu tra­ba­jo”. Es­te pa­dre por par­ti­da do­ble des­cri­be con grá­fi­ca be­lle­za la fi­na­li­dad del aco­ger: “Es­to es co­mo una gran pi­la de amor: tú tie­nes que dar­le al ni­ño un mon­tón de ca­ri­ño, que ya lo irá gas­tan­do él cuan­do la vi­da le dé re­ve­ses y lo tire al sue­lo. Aho­ra le car­ga­mos las pi­las de amor, de or­gu­llo, le ali­men­ta­mos el ego y, a lo me­jor, lue­go no se acuer­da, pe­ro to­das esas co­sas que­dan den­tro”. A los que se vean ten­ta­dos por el aco­gi­mien­to, les acon­se­ja: “Cuan­do se di­ce que la son­ri­sa de un ni­ño va­le mi­llo­nes, que le ale­gra a uno el co­ra­zón, no son so­lo tó­pi­cos. Se sien­te. Ex­pe­ri­mén­ta­lo”. Pe­ro el me­jor tes­ti­mo­nio del va­lor de es­tos pro­gra­mas lo dan aque­llos ni­ños aco­gi­dos que hoy son ya adul­tos con una vi­da tan fe­liz co­mo la de cual­quie­ra. A Gui­ller­mo, bur­ga­lés de 31 años, le ten­die­ron la mano cuan­do era ado­les­cen­te, un acon­te­ci­mien­to que le cam­bió la vi­da drás­ti­ca­men­te. “Yo no sa­bía lo que era te­ner una fa­mi­lia, que se preo­cu­pa­ran de ver­dad por ti. Ellos me en­se­ña­ron a re­co­ger los pla­tos des­pués de co­mer, me ani­ma­ron a bus­car tra­ba­jo... An­tes de en­trar en el cen­tro, es­ta­ba to­do el día en la ca­lle, por­que en ca­sa cual­quier mo­vi­mien­to se po­día tra­du­cir en una pa­li­za. Y las re­si­den­cias de me­no­res son co­mo un in­ter­na­do. Te tra­tan muy bien, pe­ro

“Tie­nes que dar­le un mon­tón de ca­ri­ño; él ya lo irá gas­tan­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.