EL ACO­GI­MIEN­TO PA­SO A PA­SO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

van a ha­cer su jor­na­da la­bo­ral, son pro­fe­sio­na­les. En la fa­mi­lia de aco­gi­da la co­sa cam­bia. Quien te da el desa­yuno y se le­van­ta por la no­che si tie­nes una pe­sa­di­lla es el mis­mo. Sien­tes un ca­ri­ño, un afec­to que so­lo te pue­de dar una ma­dre o pa­dre de ver­dad”. “Pa­ra mí, fue muy va­lio­so con­vi­vir con tres mu­je­res, mi ma­dre y mis dos her­ma­nas, por­que en mi ca­sa ha­bía vis­to un tra­to muy ve­ja­to­rio ha­cia ellas –con­ti­núa Gui­ller­mo–. An­tes me da­ba mie­do con­vi­vir con una mu­jer. Ja­más me hu­bie­ra pro­pues­to for­mar una fa­mi­lia con un ejem­plo co­mo el de mi pa­dre. ¿Y si yo era co­mo él? Pe­ro vi­vien­do con ellas me di cuen­ta de que yo soy yo, de que po­día ha­cer mi ca­mino. To­do lo que soy hoy es gra­cias a ellas. Si no me hu­bie­ran da­do esa opor­tu­ni­dad, no sé qué hu­bie­ra si­do de mí”. La re­fle­xión que ha­ce so­bre su vi­da y la de tan­tos ni­ños que es­pe­ran una fa­mi­lia im­pre­sio­na: “El aco­gi­mien­to fa­mi­liar es una ma­ne­ra de me­jo­rar la so­cie­dad de ma­ña­na. Nues­tros hi­jos van a vi­vir al la­do de esos ni­ños sin fa­mi­lia, vul­ne­ra­bles o en­fer­mos. Pa­ra cui­dar a nues­tros ni­ños tam­bién te­ne­mos que pro­cu­rar que aque­llos ten­gan una opor­tu­ni­dad”.

Cuan­do los ni­ños cre­cen

Ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma se­ña­la los re­qui­si­tos que ha de cum­plir la fa­mi­lias, pe­ro el pro­ce­so es si­mi­lar. 1. Reunión in­for­ma­ti­va y en­tre­ga de do­cu­men­ta­ción. 2. For­ma­li­za­ción de la so­li­ci­tud: en­tre­ga de DNI, li­bro de fa­mi­lia, cer­ti­fi­ca­dos mé­di­cos, de an­te­ce­den­tes... 3. Es­tu­dio psi­co­so­cial: al me­nos una en­tre­vis­ta con un psi­có­lo­go y otra con un tra­ba­ja­dor so­cial, y una vi­si­ta al do­mi­ci­lio. 4. For­ma­ción con es­pe­cia­lis­tas. 5. La Co­mi­sión de Tu­te­la de­ci­de si en­tra en el Re­gis­tro de Fa­mi­lias de Aco­gi­da. Aran­cha, 32 años y hoy fe­liz ma­dre, fue aco­gi­da a los 16 años tras vi­vir en dos cen­tros de pro­tec­ción. “No es­pe­ra­ba en­con­trar una fa­mi­lia ya de ado­les­cen­te. Pa­ra mí fue... Me hi­zo muy fe­liz. Pen­sé: “Al­guien me quie­re”. Yo no ha­bía sen­ti­do eso nun­ca. De he­cho, pen­sa­ba que ha­cía al­go mal, que te­nía al­go ma­lo. Mi ma­yor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.