La DAN­ZA de la tie­rra

GER­MAI­NE ACOGNY

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres en Primera Línea -

El tío de Ger­mai­ne Acogny (Be­nin, 1944) no po­día pa­rar de reír. Siem­pre era una sor­pre­sa ver a su so­bri­na de seis años mo­ver­se de esa ma­ne­ra tan ex­tra­ña. La ni­ña se­guía la mú­si­ca guia­da por su ins­tin­to y con­se­guía al­go que des­per­ta­ba car­ca­ja­das y, con el tiem­po, ha­ría his­to­ria. Hoy a Acogny se la con­si­de­ra la crea­do­ra de la dan­za mo­der­na afri­ca­na, don­de la tra­di­ción re­sue­na tan fuer­te co­mo los pa­sos de los bai­les an­ces­tra­les que prac­ti­ca­ba su abue­la, la sa­cer­do­ti­sa yo­ru­ba. Es­ta mu­jer al­ta y es­pi­ga­da lle­va ca­si 50 años mo­vien­do pro­fe­sio­nal­men­te su ana­to­mía, des­de que abrió su pri­mer es­tu­dio en 1968 en un pa­tio de Da­kar, la ciu­dad a la que se mu­dó de ni­ña con su fa­mi­lia. Allí co­men­zó a fu­sio­nar los mo­vi­mien­tos afri­ca­nos con la dan­za mo­der­na que des­cu­brió du­ran­te su for­ma­ción en la es­cue­la Si­mon-sie­gel de Pa­rís. Era la úni­ca alum­na ne­gra. Ger­mai­ne re­gre­só de Fran­cia con la ca­be­za da­da la vuel­ta, en lo pro­fe­sio­nal, y en lo per­so­nal. Su en­ton­ces ma­ri­do le in­for­mó de su de­seo de ha­cer­se po­lí­ga­mo. Ella co­gió a sus dos hi­jos y le de­jó, se­gu­ra de que la dan­za les man­ten­dría a flo­te. Y así fue. Léo­pold Sé­dar Seng­hor, el pre­si­den­te que qui­so con­ver­tir Se­ne­gal en re­fe­ren­te cul­tu­ral, se in­tere­só por ella y pi­dió opi­nión a su ami­go, el maes­tro ga­lo Mau­ri­ce Bé­jart. El ge­nio dio su vis­to bueno y la nom­bró di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Mu­dra Afri­que, la ver­sión sub­saha­ria­na de su es­cue­la de Bruselas. Des­de ese mo­men­to, el bai­la­rín y co­reó­gra­fo apa­dri­nó a aque­lla mu­jer que pa­re­cía bai­lar­le lo mis­mo a las raí­ces más pro­fun­das que a

Olo más al­to del cie­lo. En Bél­gi­ca, don­de se tras­la­dó pa­ra im­par­tir dan­za afri­ca­na en la es­cue­la de Bé­jart, pro­mo­vió su téc­ni­ca, ba­sa­da en una sin­cro­ni­za­ción en­tre el cuer­po y la tie­rra. En sus mo­vi­mien­tos, la co­lum­na ver­te­bral man­da, es la “ser­pien­te de la vi­da”, y la na­tu­ra­le­za cum­ple una fun­ción pri­mor­dial. La ma­ne­ra en la que Acogny des­nu­da su al­ma so­bre el es­ce­na­rio y có­mo ex­pía sus mie­dos a rit­mo de rá­fa­gas cor­po­ra­les ha­cen de sus obras mo­men­tos inol­vi­da­bles que ha pa­sea­do por to­do el mun­do. En 1996 pu­so en su país –con su ma­ri­do, el ale­mán Hel­mut Vogt–, la pri­me­ra pie­dra del sue­ño de su vi­da, L’éco­le des Sa­bles, que inau­gu­ra­ron en 2004: “Un pue­blo pa­ra la dan­za”, que aco­ge su com­pa­ñía, don­de se im­par­ten cur­sos, y que tam­bién sir­ve de rin­cón de me­di­ta­ción pa­ra re­con­ci­liar­se con la tie­rra y sus ener­gías. “To­das las ma­ña­na reali­zo mis ejer­ci­cios de me­di­ta­ción, mi en­tre­na­mien­to, ca­mino una ho­ra por la pla­ya y con­clu­yo con un bai­le ora­ción”, afir­ma la bai­la­ri­na de 72 años. “Hay que echar raí­ces en el sue­lo pa­ra po­der ele­var­se ha­cia el cie­lo”, re­pi­te a sus alum­nos al son del ba­la­fón, el dum dum o el yem­be. “La dan­za es la vi­da”. CAR­MEN ROSA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.