¿Es lo nues­tro CRI­SIS (de ver­dad) una de­fi­ni­ti­va?

Una lar­ga con­vi­ven­cia en pa­re­ja es un cons­tan­te me­dir­se con la reali­dad y sus frus­tra­cio­nes. Los con­flic­tos son mu­chos, pe­ro ¿có­mo sa­ber cuán­do es el fin y cuán­do to­da­vía es po­si­ble reavi­var la lla­ma? Por Ele­na Cas­te­lló

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

Por qué nos con­mue­ve tan­to el divorcio de Brad Pitt y An­ge­li­na Jo­lie, una más de esas “no­ti­cias bom­ba” pro­ce­den­tes de un mun­do que he­mos he­cho nues­tro pe­ro que, en reali­dad, no tie­ne na­da que ver con no­so­tros? Cier­ta­men­te, no sa­be­mos na­da de los ver­da­de­ros An­ge­li­na y Brad, de su re­la­ción de puer­tas aden­tro, de las ra­zo­nes que les hi­cie­ron enamo­rar­se y de las que les han lle­va­do a rom­per. Pe­ro, co­mo to­do lo que ocu­rre en ese mun­do ar­ti­fi­cial de la ima­gen pú­bli­ca, su re­la­ción jue­ga el pa­pel de un mi­to mo­derno: el del amor per­fec­to y apa­sio­na­do en­tre dos se­res per­fec­tos y apa­sio­na­dos. A nues­tros ojos, lo tie­nen to­do y la rup­tu­ra nos pa­re­ce in­con­ce­bi­ble. Ese mun­do de lu­ces fun­cio­na co­mo una re­pre­sen­ta­ción de nues­tro ima­gi­na­rio so­cial: si ellos han ro­to, ¿qué de­be­ría ha­cer yo? “No po­de­mos ha­cer de nues­tra re­la­ción una es­pe­cie de Fran­kens­tein de re­ta­les de otras parejas que nos gus­ta­ría te­ner –apun­ta la psicóloga Pilar Ce­brián, au­to­ra de Te quie­ro, lue­go in­sis­to (Pla­ne­ta)–. Lo que hay que plan­tear­se es si nues­tra pa­re­ja tie­ne lo que no­so­tros que­ría­mos que tu­vie­ra, no lo que tie­nen otros, al­go que, al fin y al ca­bo, es una ima­gen, no la reali­dad”. Las re­la­cio­nes son sin­gu­la­res. El fa­mo­so “ca­da pa­re­ja es un mun­do” es, pro­ba­ble­men­te, uno de los di­chos po­pu­la­res más cer­te­ros. Na­da de lo que ha­ce una pa­re­ja tie­ne por qué ser­vir de mo­de­lo pa­ra otra. Ca­da una pue­de te­ner sus pro­pios acuer­dos mien­tras sean con­sen­ti­dos en­tre dos per­so­nas adul­tas. No exis­te un re­tra­to ti­po de la pa­re­ja con éxi­to y de la pa­re­ja que fra­ca­sa. So­lo exis­te el mi­to: el del amor ro­mán­ti­co. Pe­ro, a pe­sar de su om­ni­pre­sen­cia en nues­tra cul­tu­ra, na­da tie­ne que ver con nues­tras vi­das. “Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ven­den una for­ma de con­vi­ven­cia en la que se pri­ma mu­cho la par­te ro­mán­ti­ca y emo­cio­nal y es­to lle­va inevi­ta­ble­men­te a mu­chas frus­tra­cio­nes, por­que desea­mos que la otra per­so­na sea un re­fle­jo de lo que no­so­tros que­re­mos, y la reali­dad es que ca­da per­so­na es co­mo es”, re­fle­xio­na Rosa Co­lla­do, psicóloga ex­per­ta en te­ra­pia de pa­re­ja.

El amor en la vi­da real

“No exis­ten esas ga­nas de des­nu­dar a tu pa­re­ja en el as­cen­sor, cuan­do pa­sa un tiem­po, a no ser que lle­ves cua­tro co­pas en­ci­ma –ase­gu­ra por su par­te Pilar Ce­brián–. Si en­ci­ma es­tás vien­do una de esas es­ce­nas de pe­lí­cu­la sen­ta­do en tu so­fá, con tu pa­re­ja, y ni si­quie­ra os es­táis co­gien­do de la mano, la sen­sa­ción de frus­tra­ción y de me­dio­cri­dad, sin­tien­do que de­be­rías al­can­zar eso, pue­de re­sul­tar enor­me. Pe­ro la reali­dad es otra co­sa di­fe­ren­te, y esas imá­ge­nes la dis­tor­sio­nan. En la reali­dad exis­te al­go que en la fic­ción no se ve: las cir­cuns­tan­cias. Es un error pen­sar que una re­la­ción se man­tie­ne in­tac­ta al mo­men­to en que em­pe­zó. Des­pués del enamo­ra­mien­to, que du­ra en­tre seis me­ses y un año, apa­re­cen las fa­mi­lias, el di­ne­ro, el es­trés del tra­ba­jo, los ni­ños... que son, to­dos ellos, fuen­tes de con­flic­to esen­cia­les”. En­ton­ces, ¿qué se su­po­ne que de­be­mos es­pe­rar de nues­tra pa­re­ja? ¿Có­mo sa­be­mos si nues­tra re­la­ción ha lle­ga­do a un pun­to de no re­torno? Las bron­cas cons­tan­tes, la in­fi­de­li­dad, los apu­ros eco­nó­mi­cos, los desacuer­dos a la ho­ra de edu­car a los hi­jos, el can­san­cio de la con­vi­ven­cia, las cri­sis de la ma­du­rez: ¿son ra­zo­nes –jun­tas o por se­pa­ra­do– pa­ra rom­per una pa­re­ja? ¿O una rup­tu­ra lle­ga con un im­pul­so, co­mo una go­ta que col­ma un va­so? Se­gún una pe­que­ña en­cues­ta rea­li­za­da por la agen­cia de con­tac­tos edar­ling, el 55,3% de los sol­te­ros atri­bu­yó su úl­ti­ma rup­tu­ra a que “no le veía fu­tu­ro a la re­la­ción”; un 25% “sen­tía que su pa­re­ja no le pres­ta­ba su­fi­cien­te aten­ción” y ca­si un 20% men­cio­na­ba la in­fi­de­li­dad. Pe­ro ¿qué sig­ni­fi­ca “no ver­le fu­tu­ro a la re­la­ción”? “Yo creo que es la au­sen­cia de ir en una mis­ma di­rec­ción –afir­ma la psicóloga Rosa Co­lla­do–. La sen­sa­ción de que no se quie­re lo mis­mo, de no en­ten­der­se, y el he­cho de no sen­tir­se apo­ya­do ni que­ri­do. Esa es una de las quejas que más se plan­tean en las te­ra­pia de pa­re­ja. Nor­mal­men­te, las per­so­nas acu­den por­que las dis­cu­sio­nes fre­cuen­tes ha­cen in­so­por­ta­ble la con­vi­ven­cia, o se vuel­ven muy agre­si­vas y se plan­tean que han lle­ga­do al lí­mi­te. Pe­ro, so­bre to­do, por una cues­tión bá­si­ca de no sen­tir­se re­co­no­ci­dos”. Sen­tir­se en za­pa­ti­llas: así de­fi­ne, por su par­te, la coach Pilar Ce­brián ese al­go que nos ha­ce es­tar a gus­to con una pa­re­ja. “Es nues­tro

Nin­gu­na re­la­ción es “co­mo al prin­ci­pio”. Tras el enamo­ra­mien­to, lle­gan los con­flic­tos.

re­fu­gio. La dis­tan­cia em­pie­za cuan­do no se tie­nen de­seos en co­mún, o, in­clu­so, se pier­den las ga­nas de arre­glar esa dis­tan­cia. Pro­lon­ga­do en el tiem­po, ese des­en­cuen­tro se em­pie­za a con­ver­tir en há­bi­to y ahí em­pie­za una bre­cha que se aca­ba con­vir­tien­do en to­da una trin­che­ra. Los há­bi­tos re­sul­tan di­fí­ci­les de mo­di­fi­car”, ex­pli­ca.

Al­tas ex­pec­ta­ti­vas

Se­gún Ce­brián, a me­nu­do el pro­ble­ma en la mar­cha po­si­ti­va o ne­ga­ti­va de una pa­re­ja no son las cir­cuns­tan­cias, sino las exi­gen­cias ac­tua­les de hom­bres y mu­je­res res­pec­to de lo que “de­be” te­ner una pa­re­ja. El es­pe­jo de Bran­ge­li­na, de nue­vo, arro­ja un re­fle­jo que no se co­rres­pon­de con la reali­dad. “Por lo que nos mues­tran las re­des so­cia­les, por ejem­plo, ten­de­mos a pen­sar que el aba­ni­co pa­ra po­si­bles re­la­cio­nes se ha am­plia­do, pe­ro eso nos ha­ce, al con­tra­rio de lo que pu­dié­ra­mos pen­sar, más exi­gen­tes y ma­niá­ti­cos –ex­pli­ca la psicóloga–. De­be­mos ana­li­zar el ti­po de per­so­nas en las que nos es­ta­mos con­vir­tien­do: que­re­mos ser su­per­mu­je­res, su­per­tra­ba­ja­do­ras, su­per­so­cia­les... y ese ob­je­ti­vo de­ja de la­do, qui­zá, ele­men­tos que sí ha­rían po­si­ble una vi­da en pa­re­ja. En reali­dad, una re­la­ción es­ta­ble re­sul­ta más fá­cil de con­se­guir, si le qui­ta­mos ar­ti­fi­cios”. Pe­ro nos he­mos con­ven­ci­do de que ne­ce­si­ta­mos mu­chas co­sas pa­ra vi­vir: un buen tra­ba­jo, un buen co­che, una bue­na ca­sa, unos ni­ños com­pe­ti­ti­vos y bi­lin­gües, via­jes, mu­cho se­xo, re­ga­los, ce­le­bra­cio­nes ro­mán­ti­cas... Ese “ni­vel Hollywood” de exi­gen­cia no re­sis­te com­pa­ra­cio­nes con la reali­dad. “Eso nos ha­ce sen­tir mu­chas más ca­ren­cias –si­gue Ce­brián–. El ni­vel de frus­tra­ción con nues­tra pa­re­ja au­men­ta y nos lle­va a con­fun­dir las frus­tra­cio­nes per­so­na­les y las de pa­re­ja”.

Con­vi­vir en el si­len­cio

Sin em­bar­go, hay al­go mu­cho más in­si­dio­so que la fal­ta de “fue­gos ar­ti­fi­cia­les” y que, a me­nu­do, con­vi­ve con ellos: la au­sen­cia de co­mu­ni­ca­ción. Esa es una de las se­ña­les más cla­ras de cri­sis en una pa­re­ja. “Apar­te de las dis­cu­sio­nes cons­tan­tes o fre­cuen­tes, o las fal­tas de res­pe­to, un sín­to­ma cla­ro es cuan­do las dos per­so­nas em­pie­zan a bus­car­se po­co pa­ra ha­blar y pa­ra re­sol­ver si­tua­cio­nes, y en cam­bio so­lo se acer­can el uno al otro pa­ra ge­ne­rar pro­ble­mas –ex­pli­ca Rosa Co­lla­do–. De es­ta for­ma, el ocio co­mún o los re­fuer­zos po­si­ti­vos, co­mo el con­sue­lo o las ca­ri­cias, em­pie­zan a re­du­cir­se mu­chí­si­mo, y la in­ti­mi­dad en­tre am­bos des­apa­re­ce. Ese

Los con­flic­tos no son preo­cu­pan­tes, pe­ro la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción, sí lo es.

es un in­di­ca­dor de que la pa­re­ja es­tá en una si­tua­ción muy pe­li­gro­sa y co­rre un ries­go fuer­te de rup­tu­ra. Por eso, creo que, más que de mo­ti­vos con­cre­tos, es im­por­tan­te ha­blar de ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción y es­cu­cha, de ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les pa­ra ma­ne­jar una con­vi­ven­cia a lar­go pla­zo, de ha­bi­li­da­des afec­ti­vas, de co­mu­ni­ca­ción, de ne­go­cia­ción, de em­pa­tía. Son he­rra­mien­tas que de­ben es­tar pre­sen­tes pa­ra so­lu­cio­nar mo­men­tos de cri­sis. Si no se po­nen en mar­cha, una cri­sis se pue­de con­ver­tir en al­go gra­ve. Esas ha­bi­li­da­des per­mi­ten que uno vea al otro co­mo par­te de un equi­po y no co­mo un enemi­go a ba­tir. Nos ol­vi­da­mos de que dos per­so­nas di­fe­ren­tes, aun­que ten­gan mu­chos pun­tos en co­mún y se quie­ran, ne­ce­si­tan ajus­tar sus di­fe­ren­cias pa­ra con­vi­vir”. En re­su­men: amor y res­pe­to re­sul­tan esen­cia­les, pe­ro pe­li­gran si nos fal­ta la ha­bi­li­dad pa­ra co­mu­ni­car­nos ade­cua­da­men­te. El amor evo­lu­cio­na; la ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der­se se en­tre­na.

¿Vi­va la ru­ti­na?

Hay otros ele­men­tos que tie­nen ma­la pren­sa en una re­la­ción de pa­re­ja y que, sin em­bar­go, hay que apren­der a acep­tar. Por ejem­plo, la ru­ti­na. “Es to­tal­men­te ne­ce­sa­ria, y hay que acos­tum­brar­se a ella en su jus­ta me­di­da, por­que sig­ni­fi­ca tran­qui­li­dad y es­ta­bi­li­dad –ex­pli­ca Pilar Ce­brián–. To­dos ne­ce­si­ta­mos cos­tum­bres, sa­ber qué va a pa­sar en nues­tra re­la­ción, po­der lla­mar a nues­tra pa­re­ja sin pro­ble­mas, ha­cer pla­nes o es­tar dos ho­ras sin ha­blar. Lo que no es sano es vi­vir en un tio­vi­vo emo­cio­nal”. Otro ele­men­to que en ocasiones se con­si­de­ra mo­ti­vo de rup­tu­ra y no lo es son los desacuer­dos, por ra­di­ca­les que pa­rez­can. “Los con­flic­tos son el mo­tor que con­for­ma el cam­bio, una for­ma de re­ci­clar la re­la­ción de pa­re­ja. Si no hay con­flic­tos es por­que en reali­dad no hay co­mu­ni­ca­ción. Las di­fe­ren­cias, le­jos de su­po­ner un ele­men­to de rup­tu­ra, pue­den ayu­dar a que la re­la­ción crez­ca”.

Nue­vos re­cur­sos

Pe­ro tam­bién hay sig­nos de ma­du­rez en el uni­ver­so de la con­vi­ven­cia. Y al­go que ha cam­bia­do pa­ra bien en los úl­ti­mos años es la op­ción de acu­dir a un psi­có­lo­go de pa­re­ja. “Se ha­bla con más na­tu­ra­li­dad de ello –di­ce Pilar Ce­brián–. Las parejas lo men­cio­nan in­clu­so en una con­ver­sa­ción, y se con­si­de­ra que es al­go po­si­ti­vo por­que de­mues­tra que uno ha­ce al­go por arre­glar las co­sas que no fun­cio­nan en su vi­da”. En los úl­ti­mos años, por ejem­plo, se ha vis­to un in­cre­men­to de las parejas ma­yo­res, por en­ci­ma de los 55 años, que bus­can ayu­da. “Mu­chos es­tán can­sa­dos de re­pe­tir mo­de­los que no les gus­tan y bus­can un equi­li­brio ma­yor en su re­la­ción”, apun­ta Rosa Co­lla­do. Ge­ne­ral­men­te son las mu­je­res las que to­man la ini­cia­ti­va, pe­ro po­co a po­co los hom­bres van per­dien­do el pu­dor. Y, tras seis me­ses o un año de te­ra­pia, la ma­yo­ría de las parejas –un 60%, se­gún la ex­pe­rien­cia en la con­sul­ta de Rosa Co­lla­do– me­jo­ran mu­cho su ca­li­dad de vi­da. “In­clu­so si la rup­tu­ra es inevi­ta­ble, esa úl­ti­ma opor­tu­ni­dad ha­ce que sea más ami­ga­ble y equi­li­bra­da”, di­ce Ce­brián.

“El amor evo­lu­cio­na, la ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der­se se en­tre­na”, di­ce la psicóloga.

An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt, po­cas se­ma­nas an­tes del anun­cio de su divorcio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.