¿Los antibióticos NOS EN­GOR­DAN?

El ga­na­do au­men­ta de pe­so si los to­ma. ¿Nos su­ce­de lo mis­mo a no­so­tros? Es­to es lo que di­ce la cien­cia. Por Ma­ri­sol Gui­sa­sol

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

LLos ga­na­de­ros sa­ben des­de ha­ce dé­ca­das que los ani­ma­les en­gor­dan cuan­do to­man antibióticos. Pe­ro ¿po­drían tam­bién fa­vo­re­cer la obe­si­dad en hu­ma­nos? Pa­ra en­ten­der las co­sas, hay que re­mon­tar­se a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. En 1948, el bio­quí­mi­co Tho­mas H. Ju­kes se ma­ra­vi­lló al ver có­mo un nue­vo an­ti­bió­ti­co, la au­reo­mi­ci­na, no so­lo cu­ra­ba in­fec­cio­nes bac­te­ria­nas en el ga­na­do, sino que ayu­da­ba a criar ani­ma­les más gran­des. Tras ali­men­tar a po­lli­tos con co­mi­da “en­ri­que­ci­da” con au­reo­mi­ci­na, vio que lle­ga­ban a pe­sar el do­ble que los ali­men­ta­dos del mo­do ha­bi­tual. Cuan­do la gran de­man­da de au­reo­mi­ci­na pa­ra fi­nes me­di­ci­na­les en hu­ma­nos cor­tó el ac­ce­so de Ju­kes al me­di­ca­men­to, él re­bus­có en­tre los desechos del la­bo­ra­to­rio pa­ra se­guir ex­pe­ri­men­tan­do con cer­dos, ove­jas y va­cas. ¿Re­sul­ta­do? To­dos los ani­ma­les au­men­ta­ron de pe­so. Un ha­llaz­go enor­me en esa épo­ca. Hoy la cien­cia ha da­do la vuel­ta a la idea y re­la­cio­na ex­ce­so de pe­so con peor sa­lud. “Au­men­tar el ta­ma­ño de la po­bla­ción pue­de ser más per­ju­di­cial que be­ne­fi­cio­so”, pro­nos­ti­ca­ba ya en la dé­ca­da de 1950 Ale­xan­der Fle­ming (el cien­tí­fi­co que des­cu­brió la pe­ni­ci­li­na), cuan­do su­po que al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ban dan­do antibióticos a ni­ños pa­ra ver si ga­na­ban pe­so. ¿En­gor­da­rían los ni­ños del mis­mo mo­do que los ani­ma­les de gran­ja? Lo hi­cie­ron. Los ni­ños tra­ta­dos con antibióticos ga­na­ron el tri­ple de pe­so en un año que los no tra­ta­dos.

Un abu­so pe­li­gro­so

Pa­ra en­ton­ces, ya ha­bía la­bo­ra­to­rios que co­mer­cia­li­za­ban el ha­llaz­go. En 1954, Lilly ven­día un an­ti­bió­ti­co co­mo adi­ti­vo pa­ra “ayu­dar a la di­ges­tión de los ani­ma­les”. En reali­dad, di­cho fár­ma­co per­mi­tía a los gran­je­ros man­te­ner al ga­na­do es­ta­bu­la­do, por­que ade­más de en­gor­dar, los ani­ma­les que lo con­su­mían po­dían so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes más in­sa­lu­bres y me­nos na­tu­ra­les. Con el pa­so de los años, el efec­to “obe­so­gé­ni­co” de los antibióticos per­dió in­te­rés. No fue has­ta ha­ce una dé­ca­da que re­na­ció es­ti­mu­la­do por el enor­me pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca que plan­tea el abu­so de es­tos fár­ma­cos. Si, por un la­do, ese abu­so fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de ce­pas bac­te­ria­nas re­sis­ten­tes (se cal­cu­la que ese abu­so pro­vo­ca unas 25.000 muer­tes al año en Eu­ro­pa y en­tre 1.500 y 2.000 en España), ca­da vez más ex­per­tos aso­cian el pro­ble­ma a la epi­de­mia de obe­si­dad. Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, más de la mi­tad de los adul­tos y tres de ca­da 10 ni­ños y ado­les­cen­tes pa­de­cen hoy obe­si­dad o so­bre­pe­so en España. Ade­más de ser el se­gun­do país de la Unión Eu­ro­pea (des­pués de Reino Uni­do)

con ma­yo­res ta­sas de ex­ce­so de pe­so, el Eu­ro­ba­ró­me­tro tam­bién in­di­ca que España es “el país de la UE don­de más cre­ce el em­pleo de antibióticos y don­de hay más des­co­no­ci­mien­to so­bre su ver­da­de­ra uti­li­dad”. Aun­que na­die nie­ga que la die­ta ac­tual (ri­ca en ca­lo­rías y po­bre en nu­trien­tes) y un es­ti­lo de vi­da ca­da vez más se­den­ta­rio son los gran­des cul­pa­bles de la epi­de­mia de obe­si­dad, nue­vos es­tu­dios in­sis­ten en se­ña­lar el pa­pel que tie­nen los antibióticos en es­te pro­ble­ma.

Al­te­ra­ción de la flo­ra

Ha­ce unos me­ses, un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Gas­troen­to­ro­logy (re­vis­ta ofi­cial de la Aso­cia­ción Nor­te­ame­ri­ca­na de Gas­troen­ter olo­gía) con­firm aba­la re­la­ción en­tre el em­pleo de es­tos fár­ma­cos en ni­ños y su ries­go de obe­si­dad. Aún más: ese pe­li­gro au­men­ta­ba cuan­tas más tan­das de antibióticos re­ci­bía el ni­ño. En con­cre­to, ad­mi­nis­trar tres o más tra­ta­mien­tos con es­tos fár­ma­cos a un me­nor an­tes de que cum­plie­ra los dos años au­men­ta­ba sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su ries­go de ser obe­so en los años si­guien­tes. “Los antibióticos se han uti­li­za­do pa­ra el en­gor­de de ga­na­do du­ran­te dé­ca­das y nues­tro es­tu­dio con­fir­ma que pue­den te­ner el mis­mo efec­to en hu­ma­nos –de­cla­ran los au­to­res del tra­ba­jo–. No de­ci­mos que no ha­ya que uti­li­zar­los cuan­do son ne­ce­sa­rios. Nues­tra in­ten­ción es ani­mar a mé­di­cos y a pa­dres a que se lo pien­sen dos ve­ces an­tes de ad­mi­nis­trár­se­los a un ni­ño, en au­sen­cia de in­di­ca­do­res que acon­se­jen esa uti­li­za­ción”. Al­gu­nas ives­ti­ga­cio­nes an­te­rio­res ya ha­bían com­pro­ba­do que es­tos fár­ma­cos pro­du­cen cam­bios en la mi­cro­bio­ta o flo­ra in­tes­ti­nal, esos mi­llo­nes de bac­te­rias que ha­bi­tan el in­tes­tino y mo­du­lan la sa­lud de mu­chas for­mas. En con­cre­to, se ha com­pro­ba­do que la dis­bio­sis (el des­equi­li­brio en la com­po­si­ción de bac­te­rias in­tes­ti­na­les) que cau­san los antibióticos pue­de au­men­tar el ries­go de ex­ce­so de pe­so, de dia­be­tes ti­po 2 y de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, en­tre otros pro­ble­mas.

Ma­pas y es­cu­dos

To­dos esos da­tos es­tán ani­man­do a los cien­tí­fi­cos a ela­bo­rar “cen­sos de mi­cro­or­ga­nis­mos in­tes­ti­na­les” que per­mi­tan iden­ti­fi­car, por ejem­plo, qué es­pe­cies bac­te­ria­nas re­du­cen el ries­go de obe­si­dad o dia­be­tes o pro­te­gen fren­te al cán­cer de colon. In­clu­so se es­tu­dia có­mo pro­te­ger a las bac­te­rias in­tes­ti­na­les be­ne­fi­cio­sas de la ac­ción de los antibióticos, o có­mo re­em­pla­zar­las cuan­do es­tos las han eli­mi­na­do. Pa­ra pre­ve­nir el abu­so, ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Du­ke (EE.UU.) es­tán desa­rro­llan­do un test que, con ape­nas unas go­tas de san­gre, per­mi­ti­rá al mé­di­co sa­ber si la in­fec­ción que su­fre un pa­cien­te es de ori­gen bac­te­riano (en cu­yo ca­so con­vie­ne uti­li­zar antibióticos) o es­tá cau­sa­da por un vi­rus, que no res­pon­den a esos fár­ma­cos y, por tan­to, ha­cen el an­ti­bió­ti­co inú­til e in­ne­ce­sa­rio. Su in­ten­ción es muy cla­ra: “El test pue­de ayu­dar a eli­mi­nar esa ne­fas­ta ten­den­cia que te­ne­mos de ad­mi­nis­trar antibióticos “por si aca­so”, ase­gu­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.