LA VÍA VER­DE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

dos los par­ti­dos al­ter­na­ti­vos. “El elec­to­ra­do ha de­ja­do cla­ro su dis­gus­to tan­to con Trump co­mo con Hi­llary. Sin em­bar­go, los me­dios si­guen cen­trán­do­se en ellos pa­ra que la gen­te no se dé cuen­ta de que tie­ne otras opciones. La gen­te no tie­ne por­qué re­sig­nar­se a vo­tar a uno de los dos po­lí­ti­cos cor­po­ra­ti­vos”. A es­te obs­tácu­lo, Jill Stein su­ma las di­fi­cul­ta­des aña­di­das de ser mu­jer. “So­mos des­car­ta­das –se ha que­ja­do en en­tre­vis­tas y mí­ti­nes–. Se nos mar­gi­na por­que so­mos con­si­de­ra­das ciu­da­da­nas de se­gun­da cla­se, sin mé­ri­tos pa­ra el de­ba­te o pa­ra ser pro­ta­go­nis­tas de co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca”. Los pun­tos fuer­tes de su cam­pa­ña son:

Cam­bio de mo­de­lo ener­gé­ti­co ha­cia uno re­no­va­ble que crea­ría 20 mi­llo­nes de em­pleos. Es­ta­ble­cer una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal y crear un sis­te­ma de sa­lud pú­bli­co y gra­tui­to. De­te­ner la pri­va­ti­za­ción de las es­cue­las pú­bli­cas. Can­ce­lar las deu­das de los uni­ver­si­ta­rios y que la edu­ca­ción su­pe­rior sea gra­tui­ta. Re­vi­sar los de­re­chos per­so­nas en pri­sión. Re­cor­tar el gas­to mi­li­tar en un 50% y re­ti­rar las tro­pas en Irak y Af­ga­nis­tán. Prohi­bir la com­pra­ven­ta de ar­mas con Ara­bia Sau­dí. Con­ge­lar cuen­tas de quie­nes fi­nan­cian gru­pos de

En el gra­ne­ro de­mó­cra­ta

Su per­fil com­pro­me­ti­do, y una agen­da política mar­ca­da por un vi­ra­je de la eco­no­mía ha­cia las ener­gías ver­des y la dis­mi­nu­ción del gas­to mi­li­tar, es­tán con­vir­tien­do en una ame­na­za pa­ra Hi­llary Clin­ton a es­ta doc­to­ra, gra­dua­da en Me­di­ci­na en Har­vard, en 1979. Los ana­lis­tas se­ña­lan ma­yor pro­ba­bi­li­dad de des­vío de elec­to­res en­tre los de­mó­cra­tas: tan­to los jó­ve­nes mi­lle­nial, a quie­nes pro­me­te li­brar de sus cré­di­tos es­tu­dian­ti­les, co­mo los se­gui­do­res a la iz­quier­da de Ber­nie San­ders, de­sen­can­ta­dos con Clin­ton, po­drían vo­tar­la. El mis­mo Do­nald Trump ani­ma a quie­nes no le vo­ten a de­ci­dir­se por Stein y no por Hi­llary Clin­ton. De mo­men­to, las en­cues­tas le dan un 5% de in­ten­ción de vo­to: pa­ra una can­di­da­tu­ra ver­de en un país abo­ca­do al bi­par­ti­dis­mo, es to­do un lo­gro. Ca­si un triun­fo. “El ma­yor mo­ti­vo por el que la gen­te pier­de su po­der es por no sa­ber que cuen­ta con él des­de el prin­ci­pio –es­cri­be la can­di­da­ta en un do­cu­men­to de cam­pa­ña–. Es el mo­men­to de re­cha­zar el mal me­nor y lu­char por el bien ma­yor, por­que nues­tras vi­das de­pen­den de ello”. Stein pro­po­ne una es­pe­cie de New Deal ver­de que crea­ría 20 mi­llo­nes de em­pleo en la in­dus­tria de las ener­gías re­no­va­bles, en una tran­si­ción rá­pi­da ha­cia el fin de los com­bus­ti­bles fó­si­les, allá por 2020. Su agen­da, en reali­dad, se pa­re­ce mu­cho al sis­te­ma de pro­tec­ción pú­bli­ca de mu­chos paí­ses eu­ro­peos y, aún así, es per­ci­bi­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el elec­to­ra­do co­mo “ra­di­cal”, a años luz de la sen­sa­tez del pro­gra­ma de­mó­cra­ta. Pa­ra la lí­der ver­de, sin em­bar­go, la agen­da de Clin­ton es esen­cial­men­te cor­po­ra­ti­va, por­que su cam­pa­ña de­pen­de del di­ne­ro de las cor­po­ra­cio­nes pa­ra fi­nan­ciar­se. En reali­dad, Stein (Chica­go, 1950) no ha si­do la pri­me­ra mu­jer can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. La pio­ne­ra se lla­ma­ba Vic­to­ria Wood­hull y era su­fra­gis­ta. Se pre­sen­tó en 1872, me­dio si­glo an­tes de que se apro­ba­ra el vo­to fe­me­nino en to­dos los es­ta­dos fe­de­ra­dos, co­mo lí­der del Equal Rights Party, el par­ti­do que lu­cha­ba por la igual­dad de de­re­chos en­tre mu­je­res y hom­bres. 12 años más tar­de, por el mis­mo par­ti­do se pre­sen­tó Bel­va Ann Lock­wood, quien re­pi­tió en 1888. Tras las he­roi­cas su­fra­gis­tas y has­ta Stein so­lo hu­bo in­ten­tos anec­dó­ti­cos o muy dis­cre­tos. En 1968, Char­le­ne Mit­chell fue la pri­me­ra afro­ame­ri­ca­na can­di­da­ta y, ade­más, del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Ape­nas re­ci­bió un mi­llar de vo­tos, aún así mu­chos más que sus pre­de­ce­so­ras.

“Es mo­men­to de lu­char por el bien ma­yor; nues­tras vi­das de­pen­den de ello”, ase­gu­ra.

A fa­vor del ter­cer par­ti­do

ODes­de en­ton­ces, ha ha­bi­do can­di­da­tas en par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios, aun­que nun­ca su­pe­raron los 100.000 vo­tos. Jill Stein cam­bió la ten­den­cia en 2012, cuan­do lo­gró ca­si 500.000 vo­tos po­pu­la­res. De­sa­for­tu­na­da­men­te, no le sir­vie­ron de mu­cho: en el sis­te­ma elec­to­ral nor­te­ame­ri­cano, los vo­tan­tes no eli­gen di­rec­ta­men­te a los can­di­da­tos a pre­si­den­te, sino a de­le­ga­dos que emi­ten el vo­to que de­ci­de la Pre­si­den­cia. En ca­da Es­ta­do, el par­ti­do que ga­na, aun­que sea por un vo­to, con­si­gue to­dos los de­le­ga­dos. Es­te sis­te­ma in­di­rec­to con­vier­te en una mi­sión ca­si im­po­si­ble rom­per el bi­par­ti­dis­mo que, en la prác­ti­ca, do­mi­na las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ame­ri­ca­nas. Aún así, una re­cien­te en­cues­ta de Ga­llup re­ve­la que el 57% de los es­ta­dou­ni­den­ses qui­sie­ran un ter­cer par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio. En 2012, so­lo un 46% ex­pre­sa­ban el mis­mo de­seo.

ra­di­ca­les is­lá­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.