¿Por qué lla­mas pa­pá a tu PA­RE­JA?

Cuan­do, en la fa­mi­lia, los nom­bres pro­pios se por pa­pá y ma­má tras la lle­ga­da de los ni­ños, ¿dón­de se al otro?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

a un par­que in­fan­til con otros pa­dres del co­le­gio de sus hi­jos, en­tre los que tam­bién es­tá su ami­ga Est­her. Los hi­jos de to­dos jue­gan jun­tos y aca­ban de sa­lir de un cum­plea­ños. En­ton­ces, Ana di­ce di­ri­gién­do­se a su pa­re­ja: “¿Pa­pá, po­drías de­cir­le a los ni­ños que nos va­mos en po­co tiem­po pa­ra que se va­yan ha­cien­do a la idea?”. “Sí, ma­má, voy a avi­sar­les”, le con­tes­ta Ra­món. A su ami­ga Est­her le lla­ma mu­cho la aten­ción los ape­la­ti­vos que uti­li­zan Ana y Ra­món pa­ra di­ri­gir­se el uno al otro. Era una cos­tum­bre que ya ha­bía es­cu­cha­do en otras pa­re­jas, pe­ro le se­guía pa­re­cien­do ra­ro. Se sen­tía in­có­mo­da y no sa­bía por qué. Est­her, des­pués de re­fle­xio­nar so­bre el te­ma, le pre­gun­tó a su ami­ga si no le pa­re­cía un po­co con­fu­so lla­mar a su pa­re­ja “pa­pá”. Ana le con­tes­tó que a ella le pa­re­cía ca­ri­ño­so y que so­lo lo em­plea­ban den­tro de la fa­mi­lia, cuan­do se re­fe­rían a sus hi­jos. Lo em­pe­za­ron a em­plear cuan­do na­ció el pri­me­ro de ellos, pa­ra en­se­ñar­le a de­cir pa­pá y ma­má. Des­de en­ton­ces, ya siem­pre se lla­ma­ban así.

Los lu­ga­res im­por­tan

sus­ti­tu­yen co­lo­ca Est­her com­pren­dió más tar­de qué era lo que le su­ce­día an­te esa for­ma de re­la­ción. Esa for­ma de de­no­mi­nar­se le pa­re­cía que era dar­le a su ami­ga úni­ca­men­te el lu­gar de ma­dre en de­tri­men­to de su lu­gar de mu­jer y aman­te de su pa­re­ja. Co­mo si per­die­ra su nom­bre pa­ra ser siem­pre, y úni­ca­men­te, “ma­má”. Por otra par­te, le pa­re­cía que lla­mar a su pa­re­ja “pa­pá” era un mo­do de in­fan­ti­li­zar­se, co­mo si su po­si­ción des­apa­re­cie­ra a fa­vor de su po­si­ción de hi­ja-ni­ña. Me­nos mal que so­lo se lla­ma­ban así cuan­do es­ta­ban de­lan­te de los ni­ños, por­que le pa­re­ce­ría to­da­vía mas in­quie­tan­te que lo hi­cie­ran cuan­do es­ta­ban so­los. Ana te­nía mo­ti­vos psi­co­ló­gi­cos pa­ra sen­tir­se bien lla­man­do “pa­pá” a su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.