17 años mar­ca­dos por la gue­rra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

OOOOOOOONu­jeen na­ció 1 de enero de 1999 en Man­bij, Si­ria. En 2003 se mu­dó con sus pa­dres y sus ocho her­ma­nos al ba­rrio kur­do Sheikh Maq­soud, en Ale­po, pa­ra que ella re­ci­bie­ra aten­ción y sus her­ma­nos fue­ran a la uni­ver­si­dad. En la pri­ma­ve­ra de 2012 la re­vo­lu­ción lle­gó a Ale­po. Y en ju­lio, la gue­rra. En ve­rano de 2014, el Daesh es­ta­ble­ció su ba­se en Raq­qa, a me­nos de 160 km de Man­bij. En agos­to, Nu­jeen se mar­chó con su fa­mi­lia a Ga­zian­tep, Tur­quía. Su via­je con su her­ma­na Nas­ri­ne arran­có el 22 de agos­to de 2015 con un vue­lo a Es­mir­na, Tur­quía. En un mes pa­só por Gre­cia, Ma­ce­do­nia, Ser­bia, Croa­cia, Es­lo­ve­nia y Aus­tria. Lle­gó a Ale­ma­nia, el 21 de sep­tiem­bre. Es­tu­vo en un cen­tro de re­fu­gia­dos en Dort­mund y en oc­tu­bre lle­gó a Wes­se­ling. El 30 de no­viem­bre pi­só por pri­me­ra vez un co­le­gio. Du­ran­te el via­je, mien­tras Hun­gría ata­ca­ba a re­fu­gia­dos y le­van­ta­ba va­llas en sus na­ri­ces; o en Es­lo­ve­nia, los em­pu­ja­ba a pa­sar la no­che en una cel­da, Nu­jeen se­guía las ver­gon­zo­sas reac­cio­nes de los di­ri­gen­tes eu­ro­peos an­te el dra­ma hu­ma­ni­ta­rio que ella es­ta­ba vi­vien­do en pri­me­ra per­so­na. So­lo An­ge­la Mer­kel, con su política de aco­gi­da, le pa­re­cía en su sano jui­cio. La com­pa­ra Nu­jeen en sus pá­gi­nas con la va­lien­te y po­de­ro­sa rei­na si­ria Ze­no­bia, rei­na del im­pe­rio de Pal­mi­ra. Hoy, un año des­pués, si­gue pen­san­do lo mis­mo. “A Mer­kel le di­ría que se man­ten­ga fuer­te. Que es­tá ha­cien­do las co­sas bien pa­ra su país y pa­ra el mun­do. Lo cier­to es que los re­fu­gia­dos podemos ser úti­les. Yo quie­ro ayu­dar”. Es lo que ella lla­ma el “cóc­tel Nu­jeen”: recibir lo bueno de Ale­ma­nia y dar­le al país lo bueno que tie­ne ella. “No so­mos ni­ños mi­ma­dos que so­lo pi­den co­sas y no de­vuel­ven na­da. Te­ne­mos que en­con­trar tra­ba­jo y ser úti­les. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos que nos den una opor­tu­ni­dad”.

Mi­ran­do al fu­tu­ro

OLas de­cla­ra­cio­nes de la jo­ven se­rán po­si­ble­men­te una ca­ri­cia pa­ra la mal­tra­ta­da can­ci­ller ger­ma­na, aho­ga­da ac­tual­men­te en la cre­cien­te ola de xe­no­fo­bia en su país. “En­tien­do que la gen­te ten­ga mie­do. So­mos de otra cul­tu­ra, de otros países, pe­ro no so­mos tan ate­rra­do­res. Lle­ga­mos sin sa­ber el len­gua­je ni el es­ti­lo de vi­da, pe­ro es­ta­mos in­ten­tán­do­lo”. De mo­men­to, Nu­jeen no se que­ja más que del tra­to de al­gu­na ve­ci­na na­da con­ten­ta con te­ner re­fu­gia­dos en su edi­fi­cio. “To­do mi en­torno me tra­ta muy bien, y en el co­le­gio apren­do mu­cho. Me di cuen­ta de que em­pe­za­ba a acos­tum­brar­me a mi nue­va vi­da el pri­mer día que me fas­ti­dió ma­dru­gar pa­ra ir a cla­se”. Dis­pa­ra otro arsenal de car­ca­ja­das a las que, co­mo en el li­bro, si­gue una fra­se de afi­la­da sin­ce­ri­dad: “La par­te más emo­cio­nan­te de to­do es­to es que, por fin, po­dré te­ner ex­pec­ta­ti­vas de fu­tu­ro”. Y el fu­tu­ro, ade­más de por co­no­cer a la rei­na de In­gla­te­rra, ¿por dón­de pa­sa? “No me im­por­ta­ría co­no­cer a Ser­gey Brin, el fun­da­dor de Goo­gle. O a Mes­si, el fut­bo­lis­ta”. Nu­jeen tie­ne cla­ro que, al­gún día, vol­ve­rá a Si­ria. Le gus­ta pen­sar en su país co­mo en una ami­ga en­fer­ma con la que se re­uni­rá cuan­do vuel­va a es­tar sa­na. “Se­rá den­tro de mu­cho mu­cho tiem­po y yo ya no se­ré la mis­ma. Ten­dré en la ca­be­za mu­chas co­sas nue­vas, otra cul­tu­ra, pe­ro es­toy se­gu­ra de que re­gre­sa­ré. A ve­ces, in­clu­so me ima­gino có­mo se­rá el día en que la vuel­va a ver”. ¿Y có­mo se­rá esa nue­va Nu­jeen? ¿Có­mo se­rá su fu­tu­ro? “Pues, sien­do cohe­ren­tes con el plan, es­tu­dia­ré Fí­si­cas, que es al­go bá­si­co pa­ra ser as­tro­nau­ta”. Su mi­ra­da no de­ja lu­gar a du­da de su de­ter­mi­na­ción. “¿Sa­bes que Ale­ma­nia es el país eu­ro­peo que más gen­te ha man­da­do al es­pa­cio ex­te­rior? ¿Es­toy o no es­toy en el lu­gar ade­cua­do?”.

“En Ale­ma­nia he em­pe­za­do a vi­vir co­mo una ado­les­cen­te, a te­ner ami­gos de mi edad”.

(Har­per Co­llins Ibé­ri­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.