La pri­me­ra “No­bel” de tec­no­lo­gía

FRAN­CES AR­NOLD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

El Pre­mio Mi­lle­nium, co­no­ci­do co­mo el “No­bel de tec­no­lo­gía”, ha ido a pa­rar por pri­me­ra vez a ma­nos de una mu­jer. La Aca­de­mia de Fin­lan­dia, que otor­ga des­de ha­ce 12 años es­te re­co­no­ci­mien­to a las in­no­va­cio­nes que “ha­yan cam­bia­do la vi­da de la gen­te pa­ra me­jor”, ha de­ci­di­do pre­miar en es­ta oca­sión las in­ves­ti­ga­cio­nes en “evo­lu­ción di­ri­gi­da” de la nor­te­ame­ri­ca­na Fran­ces Ar­nold. A pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce di­fí­cil de en­ten­der qué es es­to de la evo­lu­ción “di­ri­gi­da” y có­mo afec­ta a nues­tras vidas, al me­nos si lo com­pa­ra­mos con los in­ven­tos ga­lar­do­na­dos en edi­cio­nes an­te­rio­res, co­mo el sis­te­ma ope­ra­ti­vo Li­nux o las lu­ces LED. Pe­ro los avan­ces de la doc­to­ra Ar­nold en la mo­di­fi­ca­ción del ADN de pro­teí­nas es­tán pre­sen­tes en mu­chos usos in­dus­tria­les: nue­vos bio­com­bus­ti­bles, me­di­ca­men­tos, e in­clu­so al­gu­nos de nues­tros de­ter­gen­tes do­més­ti­cos. Tan­to, que po­dría­mos ha­llar­nos an­te una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial. Hi­ja de un fí­si­co nu­clear, Fran­ces pre­fi­rió vol­car su ca­rre­ra en el desa­rro­llo de una in­dus­tria quí­mi­ca res­pe­tuo­sa con el me­dioam­bien­te. Se in­tere­só des­de bien tem­prano por el es­tu­dio de las ma­te­rias pri­mas y las ener­gías re­no­va­bles, y se ins­pi­ró en la pro­pia na­tu­ra­le­za, que no des­per­di­cia na­da y to­do lo re­ci­cla. Co­mo una al­qui­mis­ta de la Edad Me­dia, apren­dió de las en­zi­mas que con­vier­ten la luz en ali­men­to, y el ali­men­to en múscu­lo, pa­ra apli­car­lo en su pro­be­ta de la­bo­ra­to­rio; si la na­tu­ra­le­za pue­de ha­cer­lo, por

Oqué no el hom­bre –y más aún, por qué no una mu­jer co­mo ella–, pa­re­ce que se di­jo a sí mis­ma. Por­que sus tra­ba­jos com­par­ten mu­cho con los prin­ci­pios del eco­fe­mi­nis­mo y el re­gre­so a un equi­li­brio en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. Y por­que Fran­ces Ar­nold fue siem­pre, des­de su ju­ven­tud, una mu­jer lu­cha­do­ra. Sien­do to­da­vía me­nor de edad, hi­zo au­to­es­top des­de Pit­ts­burgh a Was­hing­ton pa­ra par­ti­ci­par en las fa­mo­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra la gue­rra de Viet­nam, y más tarde se pa­gó la ca­rre­ra de in­ge­nie­ría tra­ba­jan­do co­mo ca­ma­re­ra en un club de jazz e, in­clu­so, co­mo ta­xis­ta. Ya en la era Car­ter, tra­ba­jó pa­ra el pri­mer ins­ti­tu­to nor­te­ame­ri­cano de in­ves­ti­ga­ción en ener­gía so­lar, pe­ro el va­ra­pa­lo que el Go­bierno de Rea­gan su­pu­so pa­ra la política me­dioam­bien­tal la em­pu­jó a vol­ver a las au­las y doc­to­rar­se en bio­tec­no­lo­gía. Su­per­vi­vien­te de un cán­cer de ma­ma, Fran­ces tie­ne tres hi­jos y cua­tro her­ma­nos, por lo que es­tá acos­tum­bra­da a desen­vol­ver­se en los en­tor­nos tí­pi­ca­men­te mas­cu­li­nos de su pro­fe­sión. Fren­te a ello, el fru­to de su tra­ba­jo reivin­di­ca día tras día las ven­ta­jas evo­lu­ti­vas de la bio­di­ver­si­dad. NERE BA­SA­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.