Lu­cha de PO­DER

La fra­ter­na que cons­tru­yen nues­tros hi­jos en­tre ellos es la ba­se de sus re­la­cio­nes y un avi­so a na­ve­gan­tes de lo que so­bre ellos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

Epro­ble­mas, con­vie­ne ha­cer­se al­gu­nas pre­gun­tas: ¿có­mo se sien­ten los pa­dres cuan­do su­ce­de? ¿Qué le ocu­rre al hi­jo que in­ten­ta man­dar? Uno de los pro­ge­ni­to­res, o los dos, pue­den in­cons­cien­te­men­te sen­tir­se bien cuan­do un her­mano se im­po­ne. Le ad­ju­di­can el pa­pel de fuer­te, por­que pro­yec­tan so­bre él al­go desea­do. ¿Ocu­pa ese lu­gar por­que en al­gu­na me­di­da los pa­dres lo fa­vo­re­cen? En cuan­to al her­mano que quie­re man­dar, ¿tie­ne ce­los y ne­ce­si­ta mos­trar que es el me­jor? ¿Desea im­po­ner­se por­que se cree más fuer­te o por­que se sien­te más dé­bil y quie­re con­ven­cer­se de lo con­tra­rio? Un ni­ño con una acep­ta­ble au­to­es­ti­ma no ne­ce­si­ta im­po­ner­se siem­pre a sus her­ma­nos, so­lo cuan­do quie­re de­fen­der sus in­tere­ses En oca­sio­nes, la her­ma­na ma­yor ha­ce un po­co de ma­dre, o un her­mano, que tam­bién sue­le ser el ma­yor, di­ri­ge a los otros. Cuan­do es­to se fi­ja en el tiem­po, es po­si­ble que es­té de­la­tan­do fun­cio­nes pa­ren­ta­les que fa­llan. Una ni­ña pue­de en­con­trar en su her­mano ma­yor un sus­ti­tu­to del pa­dre o un her­mano una sus­ti­tu­ta de la ma­dre en su her­ma­na ma­yor.

Ecos del pa­sa­do

re­la­ción fu­tu­ras pro­yec­ta­mos Nues­tros hi­jos apren­den en la fa­mi­lia a ser res­pe­ta­dos y a res­pe­tar. Los pa­dres les en­se­ña­mos sus lí­mi­tes y ello les ha­ce apren­der las li­mi­ta­cio­nes de los de­más. Cuan­do los acep­tan y sa­ben do­mi­nar las pul­sio­nes y los de­seos, no les re­sul­ta ne­ce­sa­rio man­dar so­bre los de­más. Es­ta ta­rea es com­pli­ca­da por­que in­ter­vie­nen ele­men­tos in­cons­cien­tes de los que na­da se sa­be. Cuan­do Ju­lio co­men­zó su psi­co­te­ra­pia, no ima­gi­nó que la ac­ti­tud de su hi­jo ma­yor, Jai­me, de 10 años, le iba a en­se­ñar tan­to de sí mis­mo. Lle­gó al tra­ta­mien­to por una de­pre­sión. Teen nía tres hi­jos, pen­sa­ba que su ma­tri­mo­nio era un desas­tre y que Jai­me se le iba de las ma­nos. Dis­cu­tían con­ti­nua­men­te por­que el ni­ño pa­sa­ba el día re­ga­ñan­do a sus her­ma­nos e im­po­nién­do­les co­sas. Ju­lio pen­sa­ba que, a pe­sar del in­te­rés que ha­bía pues­to en crear una fa­mi­lia, no le ha­bía sa­li­do bien. En la pri­me­ra en­tre­vis­ta di­jo al­go que nun­ca se le ha­bía ocu­rri­do: “Siem­pre pen­sé que mi pa­dre so­lo que­ría a mi her­mano y a mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.