DE­VA­LUA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

“Cuan­do in­sul­tas a al­guien, lo que ha­ces es lle­var­lo al lu­gar que sim­bó­li­ca­men­te crees que le co­rres­pon­de; sa­cas a esa per­so­na de su ám­bi­to pú­bli­co y la en­ca­si­llas en el ám­bi­to tra­di­cio­nal: así la ha­ces vul­ne­ra­ble, la si­túas en su lu­gar sim­bó­li­co de de­va­lua­ción. Y a las mu­je­res se nos de­va­lúa por esos ele­men­tos”, re­co­no­ce Asun­ción Ber­nár­dez. En es­te sen­ti­do, la his­to­ria del ra­cis­mo y del se­xis­mo son pa­ra­le­las, se­gún ex­pli­ca Ali­cia H. Pu­leo: “En Eu­ro­pa, a fi­na­les del si­glo XIX, los ca­li­fi­ca­ti­vos ra­cis­tas eran to­le­ra­dos y for­ma­ban par­te de las opi­nio­nes que po­dían ver­ter in­clu­so es­cri­to­res y pen­sa­do­res. Afor­tu­na­da­men­te, se ha avan­za­do mu­cho a tra­vés de la ac­ción de los mo­vi­mien­tos so­cia­les con­tra la in­to­le­ran­cia, de la edu­ca­ción y de las le­yes que abor­dan los de­li­tos de odio al di­fe­ren­te. Se ha ido com­pren­dien­do que el dis­cur­so ra­cis­ta es una for­ma de violencia que in­ti­mi­da, que bus­ca de­gra­dar y fa­ci­li­ta el pa­so a la ex­clu­sión y a la violencia fí­si­ca. Por ello, re­ci­be una re­pro­ba­ción pú­bli­ca mu­cho ma­yor que en el pa­sa­do”. Sin em­bar­go, con el se­xis­mo to­da­vía no he­mos lle­ga­do a ese gra­do de re­cha-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.