Des­mon­tan­do a HI­LLARY

Fue pa­ra no ren­dir­se ja­más. Así se ha for­ja­do la per­so­na­li­dad de la mu­jer que ha lle­ga­do a su ci­ta con la Por I.N.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

edu­ca­da his­to­ria.

OL­le­gó a la uni­ver­si­dad co­mo apa­sio­na­da re­pu­bli­ca­na y sa­lió co­mo de­mó­cra­ta con­ven­ci­da. Su pa­dre era un ve­te­rano de gue­rra, me­to­dis­ta y con­ser­va­dor, que ha­bía con­se­gui­do pros­pe­rar gra­cias a un ne­go­cio de cor­ti­nas. Pe­ro ella eli­gió la uni­ver­si­dad fe­me­ni­na We­lles­ley Co­lle­ge, de am­bien­te pro­gre­sis­ta, don­de el asesinato de Mar­tin Lut­her King y la gue­rra de Viet­nam ra­di­ca­li­za­ron su ideo­lo­gía. Se­gún Ele­na Gascón, pro­fe­so­ra de We­lles­ley des­de los años 70 y au­to­ra de uno de los ar­tícu­los que con­for­man el li­bro, lo que es­ta ins­ti­tu­ción apor­tó a Hi­llary fue so­bre to­do, li­ber­tad. “Li­ber­tad de pen­sa­mien­to, pe­ro más aún la li­ber­tad que le da a una mu­jer que se es­tá for­man­do el he­cho de no te­ner que com­pe­tir con hom­bres”.

OO“Siem­pre se­rá cri­ti­ca­da, pe­ro es­tá más que pre­pa­ra­da pa­ra so­por­tar­lo. Su ma­dre le de­cía: “En es­ta casa no hay si­tio pa­ra co­bar­des”, y es­ta fra­se mar­có el res­to de su vi­da pa­ra siem­pre”, con­clu­ye Ali­cia Kauf­mann.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.