FER­NAN­DO NI­CO­LÁS SO­CIO DEL GRU­PO DE RES­TAU­RA­CIÓN LA­RRUM­BA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

fuer­zo, al que de­di­ca­mos el sa­la­rio ín­te­gro de ca­si ocho años, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de ST So­cie­dad de Ta­sa­ción. Un tiem­po que pue­de alar­gar­se en co­mu­ni­da­des co­mo Ba­lea­res, Ma­drid, Can­ta­bria, Ca­ta­lu­ña y País Vas­co, don­de los pre­cios son más ele­va­dos que la me­dia. Por eso, una vez que la te­ne­mos, que­re­mos que nues­tra casa sea nues­tro pe­que­ño reino, en el que ha­cer y des­ha­cer a nues­tro an­to­jo. Por eso, pa­ra la ma­yo­ría re­pre­sen­te emo­cio­nes po­si­ti­vas: se­gu­ri­dad (92%), con­fort (91%), amor (79%)... mien­tras que las ne­ga­ti­vas, co­mo mie­do o ver­güen­za, las su­fri­mos fue­ra de casa, se­gún el es­tu­dio de Ikea. Pa­ra al­gu­nos el ho­gar es el lugar don­de a uno le es­pe­ran, pe­ro ca­da vez más per­so­nas vi­ven so­las: el año pa­sa­do se re­gis­tra­ron 4.584.200 ho­ga­res uni­per­so­na­les, el 25% del to­tal, se­gún da­tos del INE. Un rá­pi­do au­men­to que es­tá cam­bian­do la es­truc­tu­ra so­cial es­pa­ño­la.

Sin em­bar­go, es­ta no es aún la opción ma­yo­ri­ta­ria: en ca­da ho­gar de nues­tro país vi­ven de me­dia 2,5 per­so­nas, por lo que quien más quien me­nos tie­ne con quien dis­cu­tir. Y se­gún el La em­pre­sa de la que es so­cio es una pie­za cla­ve del pa­no­ra­ma gas­tro­nó­mi­co ma­dri­le­ño, don­de sus sie­te es­ta­ble­ci­mien­tos (en breve abri­rá dos más) mar­can tendencia. “En tu casa es don­de te sien­tes a gus­to, y la idea es que en nues­tros lo­ca­les te sien­tas igual de bien”, di­ce. A su vi­vien­da le ha de­di­ca­do to­do el tiem­po que ha creí­do ne­ce­sa­rio. “Me en­can­ta cui­dar el de­ta­lle, creo que es lo que al fi­nal ha­ce a un si­tio tu­yo. Es tu úl­ti­mo re­fu­gio. Me gus­ta que ven­gan ami­gos a ce­nar, a pe­sar de que, aun­que me de­di­que a la res­tau­ra­ción, no ten­go ni idea de co­ci­nar”, con­fie­sa es­te ma­dri­le­ño que tie­ne pre­di­lec­ción por su te­rra­za de 140 m2 des­de la que se ve to­do Ma­drid. “Es per­fec­ta, so­bre to­do con buen tiem­po”. En cuan­to a los muebles, le gus­tan los ma­te­ria­les no­bles, pe­ro so­bre su ob­je­to pre­fe­ri­do tie­ne cla­ra la respuesta. “Mi gui­ta­rra. Me la he lle­va­do ca­da vez que me ha to­ca­do mu­dar­me”.

Oci­ta­do es­tu­dio, lo de dis­cu­tir de­be ser un de­por­te na­cio­nal: cua­tro de ca­da 10 es­pa­ño­les lo ha­ce so­bre lim­pie­za do­més­ti­ca ca­da se­ma­na, un te­ma que es fo­co de conflicto en ma­yor me­di­da que pa­ra la me­dia de otros paí­ses (27%). A pe­sar de ello, nos gus­ta con­tar con la opi­nión de to­dos los que vi­ven en casa. Y la familia es tan im­por­tan­te que no nos es­for­za­mos en ex­ce­so por am­pliar nues­tra red de apo­yo. Nues­tro ba­rrio for­ma par­te de nues­tro ho­gar en un por­cen­ta­je muy in­fe­rior a los ex­tran­je­ros (26% fren­te

Oal 38%). “Pa­ra la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, su co­mu­ni­dad es su familia, y por eso no ne­ce­si­tan bus­car una red de apo­yo en ami­gos o vecinos”, ex­pli­ca la res­pon­sa­ble de in­ves­ti­ga­ción de Ikea. Qui­zá por­que vi­vi­mos en la mis­ma ciudad que nues­tra familia en un por­cen­ta­je muy su­pe­rior al de la me­dia mun­dial (54% fren­te al 38%). Es de­cir, que nues­tro ho­gar que­da cer­ca del que fue nues­tro ho­gar. Y nos adap­ta­mos rá­pi­do a él: cuan­do nos mu­da­mos, nos en­con­tra­mos co­mo en casa co­mo mu­cho tras un mes. Y nos sen­ti­mos a sal­vo. Al fin y al ca­bo, es­ta­mos en nues­tro pe­que­ño reino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.