Tú, yo y el

¿Fun­cio­na la por­no­gra­fía igual pa­ra los hom­bres y pa­ra las ¿Es­ta­mos apren­dien­do a ver­la des­de una mi­ra­da ¿Qué bus­ca en reali­dad el cuan­do re­cu­rre a ella?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISABEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

Co­men­za­ba a pen­sar que esa ma­ne­ra de te­ner re­la­cio­nes era, más que por ella, por él. Ese mis­mo día, a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, Ele­na ha­bía in­ten­ta­do ha­blar con Raúl de un pro­yec­to muy im­por­tan­te pa­ra ella, pe­ro él no la es­cu­chó. Eso sí, una vez en la ca­ma, él se acer­có a ella pa­ra ini­ciar una re­la­ción se­xual. “No me ha­ce ca­so y des­pués quie­re que ten­ga­mos re­la­cio­nes. No soy una mo­ji­ga­ta, pe­ro ne­ce­si­to que me va­lo­ren pa­ra te­ner re­la­cio­nes, con o sin porno”, pen­só Ele­na. Ella echa­ba de me­nos los pri­me­ros tiem­pos de su re­la­ción, cuan­do co­men­za­ban a to­car­se en la os­cu­ri­dad y se ha­bla­ban. Aho­ra, con la in­ten­ción de ser mo­der­na y se­guir los gus­tos de él, eje­cu­ta­ban el se­xo co­mo si fue­ra un encuentro gim­nás­ti­co. Ele­na, sin sa­ber por qué, se le­van­tó, en­cen­dió el or­de­na­dor y bus­có el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra por­no­gra­fía. Des­cu­brió que pro­ce­de de la pa­la­bra por­né, que significa pros­ti­tu­ta, y grap­hein, que significa es­cri­tu­ra. Per­ne­mi significa ven­der. Al­go de lo fe­me­nino se pros­ti­tu­ye y se ven­de co­mo mer­can­cía. Des­pués, pen­só: “Ha­ce mu­cho que los hom­bres des­cu­brie­ron el porno”.

Ob­je­ti­var al otro

mu­je­res? con­su­mi­dor ¿Es­ta­mos apren­dien­do a ver la se­xua­li­dad des­de una mi­ra­da mas­cu­li­na? La por­no­gra­fía se sus­ten­ta en el vo­ye­ris­mo, el ex­hi­bi­cio­nis­mo y el fe­ti­chis­mo de la pul­sión se­xual. El hom­bre vo­yeur separa de sí el cuer­po de la mu­jer, ha­cién­do­se la ilu­sión de que la do­mi­na. Cuan­do la uti­li­zan jun­tos, esos cuer­pos que han ob­ser­va­do en la pan­ta­lla se en­tro­me­ten en­tre ellos, no es­tán so­los. La mu­jer, en la ma­yo­ría de es­tas pe­lí­cu­las, se co­lo­ca co­mo un ob­je­to de de­seo y no co­mo un su­je­to que desea. En el fe­ti­chis­mo, lo que im­por­ta es un ob­je­to que se con­vier­te en im­pres­cin­di­ble pa­ra te­ner una re­la­ción se­xual. Un ob­je­to, por lo ge­ne­ral, de la mu­jer (ro­pa in­te­rior, za­pa­tos…) se ha­ce ne­ce­sa­rio en la es­ce­na se­xual pa­ra al­can­zar el or­gas­mo. En la ma­du­ra­ción se­xual que es pre­ci­so rea­li­zar pa­ra lle­gar a una se­xua­li­dad adul­ta y gra­ti­fi­can­te con otro, se atra­vie­san fa­ses en las que la li­bi­do pue­de que­dar atra­pa­da. mas­cu­li­na? La di­so­cia­ción en­tre la mu­jer se­xua­da y desea­ble, pe­ro de­gra­da­da, y la mu­jer que­ri­da, se rea­li­za en el hom­bre. El psi­co­te­ra­peu­ta hún­ga­ro Pe­ter Szil se­ña­la que la co­ne­xión directa que la por­no­gra­fía tie­ne con la pros­ti­tu­ción no ayu­da en la cons­truc­ción de la mas­cu­li­ni­dad, ya que se asien­ta en re­la­cio­nes de­sigua­les. La ima­gen que la por­no­gra­fía da de los hom­bres y las mu­je­res es fal­sa, por­que pro­mue­ve la ilu­sión de bas­tar­se a uno mis­mo. Es­ta idea in­ten­ta anu­lar el de­seo por el otro, pues ese re­co­no­ci­mien­to lle­va im­plí­ci­to la acep­ta­ción de nues­tra carencia co­mo hu­ma­nos. Desea­mos al otro por­que nos pue­de dar al­go que no te­ne­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.