Lau­ra Was­ser La reina del di­vor­cio

Es la me­jor abo­ga­da ma­tri­mo­nia­lis­ta que el di­ne­ro pue­de pa­gar. Im­pla­ca­ble, gla­mou­ro­sa y maes­tra de la ne­go­cia­ción, An­ge­li­na Jo­lie es la úl­ti­ma es­tre­lla que ha con­fia­do en ella pa­ra su se­pa­ra­ción. Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Una ca­ja de pa­ñue­los de pa­pel so­bre la me­sa y un cua­dro de men­sa­je apo­ca­líp­ti­co (The end) so­bre el so­fá re­ci­ben a los clien­tes en el des­pa­cho de Lau­ra Was­ser en Los Án­ge­les. An­te su me­sa se de­rra­man mu­chas lá­gri­mas. Cuan­do un ma­tri­mo­nio se rom­pe, los ri­cos y famosos tam­bién llo­ran pe­ro, al me­nos, ellos cuen­tan con la me­jor abo­ga­da ma­tri­mo­nia­lis­ta que el di­ne­ro pue­de pa­gar. En Holly­wood to­do el mun­do la co­no­ce co­mo queen of dis­so, la reina de las di­so­lu­cio­nes (ma­tri­mo­nia­les). Por al­go An­ge­li­na Jo­lie, que ya con­tra­tó sus ser­vi­cios cuan­do se se­pa­ró de Billy Bob Thorn­ton en 2003, volvió a lla­mar­la na­da más de­ci­dir que que­ría pe­dir­le el di­vor­cio a Brad Pitt tras de 12 años de re­la­ción y dos de ma­tri­mo­nio. Ne­go­ciar divorcios mi­llo­na­rios es un ar­te: hay mu­chas pro­pie­da­des en jue­go, mu­chas obras de ar­te en las pa­re­des, mu­chas jo­yas en la ca­ja fuer­te y mu­chí­si­mo di­ne­ro en el ban­co. Y lue­go, co­mo en cual­quier otro di­vor­cio, hay que acor­dar los tér­mi­nos de la cus­to­dia de los ni­ños. E, in­clu­so, de las mas­co­tas. “Pue­do en­ten­der­lo cuan­do se tra­ta de un pe­rro, ¿pe­ro un lo­ro?”, es­cri­bía Was­ser so­bre uno de sus ca­sos en su biblia pa­ra di­vor­ciar­se con es­ti­lo It doesn’t ha­ve to be that way: How to di­vor­ce wit­hout des­tro­ying your fa­mily or ban­krup­ting your­self [No tie­ne que ser así: có­mo di­vor­ciar­se sin des­truir tu fa­mi­lia ni arrui­nar­te], pu­bli­ca­da en 2013.

Was­ser sa­be lo que sig­ni­fi­ca di­vor­ciar­se en Los Án­ge­les. Cre­ció en Be­verly Hills y com­par­tió ins­ti­tu­to con mu­chos ni­ños de pa­pá y al­gu­nas fu­tu­ras es­tre­llas, co­mo el ac­tor Da­vid Sch­wim­mer o la pro­duc­to­ra Jen­ji Kohan. Sus pa­dres, co­mo la ma­yo­ría de los de sus ami­gos, se di­vor­cia­ron sien­do ella ado­les­cen­te. Fue, eso sí, una se­pa­ra­ción amistosa. Su pa­dre, Den­nis Was­ser, tam­bién es abo­ga­do ma­tri­mo­nia­lis­ta. Ha ges­tio­na­do los divorcios de es­tre­llas co­mo Mia Fa­rrow, Clint East­wood o Jen­ni­fer Lo­pez y lla­mó a su hi­ja Lau­ra Alli­son pa­ra que sus ini­cia­les fue­ran L.A.W. (“ley” en in­glés).

Li­ti­gan­te pre­coz

Con nue­ve años, Lau­ra se pre­sen­tó an­te sus pa­dres: que­ría ne­go­ciar una pa­ga pa­ra su her­mano pe­que­ño. Lo­gró su me­ta y su pa­dre le dio, ade­más, un por­cen­ta­je del “suel­do” de su her­mano. El adies­tra­mien­to pre­coz dio fru­to: es­tu­dió De­re­cho y en­tró en el bu­fe­te fa­mi­liar en 1995. El pri­mer di­vor­cio que tra­mi­tó fue el su­yo. Se ha­bía ca­sa­do pre­ci­pi­ta­da­men­te con un com­pa­ñe­ro de uni­ver­si­dad (un ma­dri­le­ño de la al­ta so­cie­dad que aho­ra vi­ve en Es­pa­ña) que se con­vir­tió en su ex­ma­ri­do an­tes de su pri­mer aniver­sa­rio. Was­ser sal­tó a los ti­tu­la­res por pri­me­ra vez en 2001, tras de­fen­der a Ste­vie Won­der de una ex­no­via que le ha­bía de­man­da­do por con­ta­giar­le un her­pes. Más tar­de, tra­mi­tó la se­pa­ra­ción de Brit­ney Spears y las ce­le­bri­ties em­pe­za­ron a fre­cuen­tar su des­pa­cho. Co­nec­ta­ba bien con los clien­tes famosos: era di­ver­ti­da, es­ti­lo­sa y ha­bla­ba su mis­mo len­gua­je. In­clu­so pa­re­cía una de ellos, con su lar­ga me­le­na cas­ta­ña y su fi­gu­ra de top mo­del siem­pre so­bre unos Lou­bou­tin o unos Ma­no­los. So­lo las fal­das tu­bo por de­ba­jo de la ro­di­lla que re­ma­tan el look pro­fe­sio­nal la de­la­tan. Eso y sus ho­no­ra­rios: co­bra 850 dó­la­res la ho­ra, exige un an­ti­ci­po de 25.000 dó­la­res y, se di­ce, ra­ra­men­te re­pre­sen­ta a

No tie­ne fa­ma de des­pia­da­da, sino de efi­caz y prag­má­ti­ca. Si pue­de, evi­ta los juz­ga­dos.

na­die con me­nos de 10 mi­llo­nes de dó­la­res en el ban­co. Ha ges­tio­na­do al­gu­nos de los divorcios más so­na­dos de los úl­ti­mos tiem­pos. Ha re­pre­sen­ta­do a Me­la­nie Grif­fith en su ci­vi­li­za­da se­pa­ra­ción de Antonio Ban­de­ras, a Hei­di Klum en su di­vor­cio de Seal, a Ash­ton Kut­cher cuan­do su ma­tri­mo­nio con De­mi Moo­re se fue a pi­que, a Ryan Rey­nolds cuan­do Scar­lett Johans­son y él ti­ra­ron la toa­lla, a Ma­riah Ca­rey, Kim Kar­das­hian, Ch­ris­ti­na Agui­le­ra… En 2011, lle­vó uno de los divorcios más ca­ros de la his­to­ria de Holly­wood: el que le dio a Robyn Moo­re la mi­tad de la for­tu­na (425 mi­llo­nes de dó­la­res) de su ex, Mel Gib­son. Y lo­gró que ella se lle­va­ra tam­bién el 50% de los de­re­chos de la fil­mo­gra­fía del ac­tor. De for­ma vi­ta­li­cia.

Re­glas de oro

Los divorcios es­can­da­lo­sos son su pun­to fuer­te. Cuan­do Maria Shriver des­cu­brió que Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger ha­bía te­ni­do un hi­jo con una de sus em­plea­das, lo pri­me­ro que hi­zo fue lla­mar­la. An­tes, ya ha­bía fi­ni­qui­ta­do el ma­tri­mo­nio de Tom Crui­se y Ni­co­le Kid­man y aho­ra re­pre­sen­ta a Johnny Depp en su muy po­co ci­vi­li­za­do (y muy es­can­da­lo­so) con­ten­cio­so con Am­ber Heard, mien­tras ges­tio­na la se­pa­ra­ción ami­ga­ble de Jen­ni­fer Gar­ner y Ben Af­fleck. Lau­ra Was­ser rechaza a los clien­tes que lle­gan a su des­pa­cho en bus­ca de ven­gan­za o con la in­ten­ción de des­tro­zar al otro. De he­cho, no tie­ne fa­ma de des­pia­da­da, sino de efi­caz, rá­pi­da, prag­má­ti­ca y gran ne­go­cia­do­ra. Una de sus es­pe­cia­li­da­des es evi­tar por to­dos los me­dios pi­sar los juz­ga­dos. Ce­rrar un acuer­do ex­tra­ju­di­cial es más in­do­lo­ro... y ba­ra­to. Otra de sus re­glas de oro es no ejer­cer nun­ca de psi­có­lo­ga de sus clien­tes. “Siem­pre les di­go que un te­ra­peu­ta es mu­cho más ba­ra­to que yo. Ade­más, ¿qué se yo so­bre re­la­cio­nes? Ten­go dos hi­jos con dos hom­bres di­fe­ren­tes”, ha re­co­no­ci­do. Des­pués de su ma­tri­mo­nio fa­lli­do, Lau­ra ju­ró que no vol­ve­ría a caer. No se ca­só con los pa­dres de sus hi­jos, pe­ro to­dos (in­clui­das las nue­vas pa­re­jas de sus ex) ce­le­bran Ac­ción de Gra­cias jun­tos. No so­lo eso: ella y sus ex ne­go­cia­ron la cus­to­dia con acuer­dos ver­ba­les, sin fir­mar un so­lo do­cu­men­to. Cla­ro que pue­de que ella sea la ex­cep­ción. “En un di­vor­cio na­die ga­na, so­lo se pue­de lle­gar a un buen acuer­do”, sue­le de­cir. Y en eso, to­dos –ce­le­bri­ties y sim­ples mor­ta­les– es­tán en el mis­mo bar­co. “To­do el mun­do su­fre la mis­ma an­sie­dad, tris­te­za y odio cuan­do un ma­tri­mo­nio se ter­mi­na. Da igual que unos ten­gan que pen­sar con quién irán a la ce­re­mo­nia de los Os­car y otros con quién asis­ti­rán a la fies­ta de Na­vi­dad de la ofi­ci­na. No im­por­ta cuán­to di­ne­ro ten­gan, siem­pre te­men no vol­ver a ver a sus hi­jos”, ha di­cho en al­gu­na oca­sión. Eso sí, los divorcios de las es­tre­llas tie­nen un pro­to­co­lo es­pe­cial. Las gran­des se­pa­ra­cio­nes se pro­du­cen tras los Os­car por­que na­die quie­re apa­re­cer so­lo en la al­fom­bra ro­ja. Es ha­bi­tual anun­ciar­las un vier­nes por la tar­de o an­tes de un puen­te, cuan­do la ac­ti­vi­dad in­for­ma­ti­va es más re­la­ja­da. Y, si es po­si­ble, se ha­cen pú­bli­cas de dos en dos. O de tres en tres. “A mis clien­tes siem­pre les di­go: “Ten­go otro ca­so, no te pue­do de­cir quién, pe­ro de­be­rías es­pe­rar y anun­ciar­lo al mis­mo tiem­po”. Por otra par­te, ca­da ti­po de clien­te tie­ne sus ne­ce­si­da­des. La abo­ga­da ha ex­pli­ca­do que los mú­si­cos son “muy emo­cio­na­les”, que los ac­to­res son prag­má­ti­cos y quie­ren “ter­mi­nar cuan­to an­tes”, que los de­por­tis­tas de éli­te se co­mu­ni­can so­lo con men­sa­jes de tex­to y que to­dos tien­den a hablar de­ma­sia­do de se­xo (sin es­ca­ti­mar en de­ta­lles) en su des­pa­cho.

Sin co­men­ta­rios

Was­ser, en cam­bio, tie­ne fa­ma de dis­cre­ta. Ofi­cial­men­te, nun­ca ha­bla de sus clien­tes con la pren­sa, más allá del per­ti­nen­te co­mu­ni­ca­do ofi­cial de la rup­tu­ra. Sin em­bar­go, es ín­ti­ma ami­ga de Har­vey Le­vin, crea­dor de TMZ, el me­dio con las ex­clu­si­vas más ju­go­sas de Holly­wood, in­clui­do el anun­cio de la se­pa­ra­ción de An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt ape­nas 15 ho­ras des­pués de que la de­man­da de di­vor­cio fue­ra de­po­si­ta­da en el juz­ga­do. “No ha­blo con la pren­sa. Ni si­quie­ra con Har­vey”, de­cla­ra­ba re­cien­te­men­te al New York Ti­mes, de­fen­dién­do­se de los ru­mo­res. Y, des­de que la noticia sal­tó a los me­dios, las ne­go­cia­cio­nes del di­vor­cio se han man­te­ni­do en se­cre­to. En jue­go: una for­tu­na co­mún va­lo­ra­da en 550 mi­llo­nes de dó­la­res, una do­ce­na de pro­pie­da­des y, so­bre to­do, la cus­to­dia de los seis hi­jos en co­mún de la pa­re­ja. Ha­brá que ver si Was­ser vuel­ve a lo­grar man­te­ner el ca­so ale­ja­do de los juz­ga­dos y de los fo­cos.

No ejer­ce de psi­có­lo­ga con sus clien­tes. “¿Qué sé yo de re­la­cio­nes?”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.