Ellas tam­bién pin­tan

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CRIS­TI­NA MORATÓ www.mu­jer­hoy.com www.cris­ti­na­mo­ra­to.com

LES VOY A PE­DIR UN FA­VOR. Co­jan un li­bro de his­to­ria del ar­te y tra­ten de bus­car en­tre sus pá­gi­nas el nom­bre de al­gu­na pin­to­ra. Muy pro­ba­ble­men­te no lo en­con­tra­rán. Qui­zás pien­sen, con ra­zón, que nin­gu­na al­can­zó la ge­nia­li­dad de Mi­guel Ángel o Ve­láz­quez. Pue­da que sea cier­to, pe­ro no fue por fal­ta de ta­len­to ni mo­ti­va­ción, sino por ha­ber na­ci­do en tiem­pos os­cu­ros en los que se creía que el ar­te era ajeno al es­pí­ri­tu fe­me­nino. Aun así, la ex­cu­sa no es su­fi­cien­te pa­ra jus­ti­fi­car su au­sen­cia. En las pa­re­des de los mu­seos, jun­to a los gran­des maes­tros, cuel­gan obras de pin­to­res me­no­res que no al­can­za­ron el vir­tuo­sis­mo de es­tas mu­je­res re­le­ga­das al ol­vi­do. De­ce­nas de ar­tis­tas ma­gis­tra­les han si­do bo­rra­das de la his­to­ria ofi­cial. Si­len­cia­ron sus nom­bres, es­con­die­ron sus cua­dros en los só­ta­nos y en oca­sio­nes les ro­ba­ron su iden­ti­dad.

EL MU­SEO DEL PRA­DO de­di­ca es­tos días, y por pri­me­ra vez, una ex­po­si­ción a una mu­jer. La ele­gi­da es Cla­ra Pee­ters, una pin­to­ra fla­men­ca que vi­vió en el si­glo Xvlll, creó es­cue­la y na­dó a con­tra­co­rrien­te. La mues­tra reúne 15 de sus cua­dros más im­por­tan­tes, unos es­plén­di­dos y ri­cos bo­de­go­nes que es­con­den un se­cre­to. En al­gu­nos de ellos tu­vo la au­da­cia de au­to­rre­tra­tar­se en los re­fle­jos de los ob­je­tos que de­co­ran sus na­tu­ra­le­zas muer­tas. De su vi­da po­co se sa­be, na­ció en Am­be­res y tu­vo clien­tes im­por­tan­tes, en­tre ellos el rey Fe­li­pe lv. Al igual que sus coe­tá­neas, Pee­ters no lo tu­vo fá­cil. Te­nían ve­ta­do asis­tir a los ta­lle­res de pin­tu­ra, re­la­cio­nar­se con otros ar­tis­tas y pin­tar des­nu­dos al na­tu­ral. Con­de­na­das al ho­gar, tu­vie­ron que li­mi­tar­se a los bo­de­go­nes y a los re­tra­tos.

PA­RE­CE QUE EL MUN­DO DEL AR­TE, des­de los tiem­pos de las ca­ver­nas, ha­ya si­do pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de los hom­bres. Y, sin em­bar­go, hu­bo ar­tis­tas que go­za­ron de un gran re­co­no­ci­mien­to en su épo­ca. La es­cri­to­ra Án­ge­les Ca­so aca­ba de pu­bli­car un li­bro tan re­ve­la­dor co­mo ne­ce­sa­rio, Ellas mis­mas. Au­to­rre­tra­tos de pin­to­ras, don­de reivin­di­ca la pre­sen­cia fe­me­ni­na en la his­to­ria del ar­te. Y lo ha­ce a tra­vés de una se­lec­ción de más de 70 obras de pin­to­ras des­de la prehis­to­ria a las úl­ti­mas van­guar­dias. Aquí es­tán, en­tre otras, Ar­te­mi­sa Gen­ti­les­chi, na­ci­da en Ro­ma en 1593, la pri­me­ra mu­jer ar­tis­ta del Re­na­ci­mien­to y una de las me­jo­res re­pre­sen­tan­tes de la pin­tu­ra ita­lia­na a la al­tu­ra de Ca­ra­vag­gio. So­fo­nis­ba An­guis­so­la, que lle­gó a la cor­te de Es­pa­ña con­tra­ta­da por el rey Fe­li­pe ll y du­ran­te 13 años re­tra­tó a la fa­mi­lia real. O Eli­sa­beth Vi­gée-le­brun, la pin­to­ra francesa más fa­mo­sa del si­glo Xvlll y la re­tra­tis­ta pre­fe­ri­da de la reina Ma­ría An­to­nie­ta. To­das ellas al­can­za­ron el éxi­to, fue­ron muy so­li­ci­ta­das y ama­sa­ron for­tu­nas. Ya es ho­ra de re­es­cri­bir la his­to­ria y re­co­no­cer las gran­des con­tri­bu­cio­nes de es­tas mu­je­res. Y de que los mu­seos re­vi­sen sus ca­tá­lo­gos y res­ca­ten de sus só­ta­nos obras de pin­to­ras que, co­mo Cla­ra Pee­ters, bri­llan con luz pro­pia.

Au­to­rre­tra­to de So­fo­nis­ba An­guis­so­la (1556).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.