Me han diag­nos­ti­ca­do un mio­ma en el úte­ro… ¿qué de­bo ha­cer?

La mio­ma­to­sis ute­ri­na se tra­ta y se cu­ra… in­clu­so sin ci­ru­gía.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - DR. JOR­DI PON­CE SE­BAS­TIÀ Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Bell­vit­ge. IDIBELL, Barcelona. Clí­ni­ca Pe­dro­sa, Gra­na­da.

Me han diag­nos­ti­ca­do un mio­ma en el úte­ro… ¿qué de­bo ha­cer?

En pri­mer lu­gar no asus­tar­se y en se­gun­do po­ner­se en ma­nos de tu Gi­ne­có­lo­go/a. Los mio­mas se tra­tan y se re­suel­ven, o al me­nos los sín­to­mas que pro­vo­can; a ve­ces in­clu­so sin ne­ce­si­dad de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca.

¿Un mio­ma es un tu­mor? ¿De dón­de?

Es un tu­mor… ¡pe­ro no es un cáncer! Tu­mor sig­ni­fi­ca bul­to, que ocu­pa lu­gar, no im­pli­ca en ab­so­lu­to ma­lig­ni­dad. El mio­ma es una tu­mo­ra­ción be­nig­na na­ci­da de las pa­re­des mus­cu­la­res del úte­ro (ma­triz) que pue­de te­ner di­ver­sas lo­ca­li­za­cio­nes y cau­sar sin­to­ma­to­lo­gía muy va­ria­da o in­clu­so ser un ha­llaz­go irre­le­van­te sin pro­vo­car mo­les­tia al­gu­na. Es el tu­mor be­nigno más fre­cuen­te del apa­ra­to ge­ni­tal fe­me­nino y pue­de afec­tar has­ta un 20% de las mu­je­res, más pre­va­len­te en­tre los 35 y los 45 años de edad. Se­gún su pun­to de lo­ca­li­za­ción en el úte­ro pue­de cau­sar dis­tin­tas sin­to­ma­to­lo­gías: 1. Mio­ma sub­mu­co­so. Pro­tru­ye en la ca­vi­dad in­te­rior del úte­ro (en­do­me­trio) y pue­de des­en­ca­de­nar he­mo­rra­gias mens­trua­les ex­ce­si­vas (hi­per­me­no­rreas) e in­clu­so pro­ble­mas de fer­ti­li­dad (abor­tos de re­pe­ti­ción). 2. Mio­ma in­tra­mu­ral. Cre­ce en el in­te­rior de la pa­red ute­ri­na de­for­mán­do­la y fá­cil­men­te des­en­ca­de­na he­mo­rra­gias abun­dan­tes. 3. Mio­ma sub­se­ro­so. Se ex­tien­de por la ca­ra ex­ter­na del úte­ro ale­ja­do de la ca­vi­dad en­do­me­trial y por ello no acos­tum­bra a pro­du­cir sín- to­mas, tam­po­co san­gra­dos. Si su cre­ci­mien­to fue­ra muy im­por­tan­te, po­dría dar mo­les­tias por com­pre­sión de los ór­ga­nos ve­ci­nos, co­mo el rec­to (es­tre­ñi­mien­to, do­lor pél­vi­co) o la ve­ji­ga uri­na­ria (sen­sa­ción de mic­ción fre­cuen­te o im­pe­rio­sa).

¿Qué prue­bas van a rea­li­zar­me? ¿Son agre­si­vas?

Lo pri­me­ro que va a ha­cer tu Gi­ne­có­lo­go/a es una his­to­ria clí­ni­ca y un re­co­no­ci­mien­to com­ple­to. Iden­ti­fi­car las mo­les­tias que pro­vo­ca la mio­ma­to­sis, con­cre­ta­men­te en ca­da pa­cien­te, se­rá el fac­tor de­ter­mi­nan­te del tra­ta­mien­to; com­ple­ta­men­te dis­tin­to si son mens­trua­cio­nes abun­dan­tes, do­lor o abor­tos de re­pe­ti­ción, en­tre otros sín­to­mas po­si­bles. En se­gun­do lu­gar y co­mo la más ase­qui­ble, sen­ci­lla y sen­si­ble de las prue­bas com­ple­men­ta­rias, te prac­ti­ca­rán una eco­gra­fía (pre­fe­ri­ble­men­te por vía trans­va­gi­nal) que per­mi­ti­rá de­li­mi­tar el nú­me­ro, ta­ma­ño y po­si­ción de los mio­mas. Se­gún los ha­llaz­gos y los sín­to­mas po­drían re­que­rir­se otras prue­bas más es­pe­cí­fi­cas co­mo la Re­so­nan­cia Mag­né­ti­ca. Nin­gu­na de es­tas prue­bas es agre­si­va ni en ab­so­lu­to do­lo­ro­sa.

¿Cuál es el tra­ta­mien­to? ¿De­bo ope­rar­me in­elu­di­ble­men­te?

Pues co­mo he­mos des­cri­to has­ta aho­ra, ¡de­pen­de!... de los sín­to­mas, de la lo­ca­li­za­ción e in­clu­so del nú­me­ro y ta­ma­ño de los mio­mas. Los mio­mas mo­du­lan su cre­ci­mien­to en fun­ción del ni­vel hor­mo­nal; por eso en la me­no­pau­sia cuan­do el ni­vel hor­mo­nal es más ba­jo, los mio­mas re­gre­san y aun­que no des­apa­rez­can del to­do, ra­ra vez re­quie­ren tra­ta­mien­to al­guno. Has­ta ha­ce unos años, las po­si­bi­li­da­des de re­du­cir los mio­mas con “an­ti-hor­mo­nas”, es­ta­ban muy li­mi­ta­das; ca­si ex­clu­si­va­men­te cen­tra­das en unos in­yec­ta­bles lla­ma­dos análo­gos de la Gnrh, que si bien de­mues­tran unos re­sul­ta­dos acep­ta­bles y si­guen es­tan­do vi­gen­tes, des­en­ca­de­nan una me­no­pau­sia co­mo efec­to co­la­te­ral y por ello la duración del tra­ta­mien­to de­be ser li­mi­ta­da en el tiem­po. Al sus­pen­der­los ló­gi­ca­men­te se re­cu­pe­ra la fun­ción hor­mo­nal, pe­ro tam­bién la po­si­bi­li­dad de nue­vo cre­ci­mien­to del mio­ma. En con­se­cuen­cia, la ma­yo­ría de mio­mas sin­to­má­ti­cos re­que­rían de un tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co aso­cia­do y de­fi­ni­ti­vo. Los sub­mu­co­sos por vía his­te­ros­có­pi­ca, me­dian­te la in­tro­duc­ción de un pe­que­ño en­dos­co­pio qui­rúr­gi­co (re­sec­tor) a tra­vés de va­gi­na y has­ta den­tro del úte­ro (ca­vi­dad en­do­me­trial). Los in­tra­mu­ra­les y sub­se­ro­sos me­dian­te ci­ru­gía ab­do­mi­nal, bien sea abier­ta (la­pa­ro­to­mía) o por vía la­pa­ros­có­pi­ca (mí­ni­ma in­va­sión).

¿Y no exis­te nin­gu­na po­si­bi­li­dad de evi­tar la ci­ru­gía?

Pues de nue­vo, ¡de­pen­de!... de la sin­to­ma­to­lo­gía y de la edad de la pa­cien­te. Pe­ro la res­pues­ta es sí, sí que es po­si­ble evi­tar la ci­ru­gía en al­gu­nos ca­sos bien se­lec­cio­na­dos. Re­cien­te­men­te se han des­cu­bier­to nue­vos fár­ma­cos mo­du­la­do­res de la fun­ción hor­mo­nal que ad­mi­nis­tra­dos por vía oral son ca­pa­ces de re­du­cir el ta­ma­ño del mio­ma, y en un ele­va­do por­cen­ta­je de los ca­sos con­tro­lar la sin­to­ma­to­lo­gía de san­gra­dos abun­dan­tes y, con ello, fa­ci­li­tar la ci­ru­gía. Es más, pues­to que con­tro­lan y eli­mi­nan los san­gra­dos mens­trua­les de for­ma prác­ti­ca­men­te in­me­dia­ta, nos per­mi­ten re­cu­pe­rar y me­jo­rar el es­ta­do anémi­co de la pa­cien­te, que tan fre­cuen­te­men­te se aso­cia a los san­gra­dos abun­dan­tes por mio­ma (hi­per­me­no­rreas). Hoy en día, se uti­li­zan en mu­chos ca­sos an­tes de pro­ce­der a la ci­ru­gía del mio­ma y tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de ad­mi­nis­trar la me­di­ca­ción de for­ma pro­lon­ga­da, pa­ra con­tro­lar los sín­to­mas del mio­ma, re­du­cir su ta­ma­ño y evi­tar la pre­sen­cia de san­gra­do (ame­no­rrea), in­clu­so elu­dien­do la ci­ru­gía pos­te­rior. Es­to es es­pe­cial­men­te vá­li­do pa­ra pa­cien­tes pró­xi­mas a la edad de me­no­pau­sia (en Es­pa­ña al­re­de­dor de los 48 años) pues­to que, co­mo ya he­mos co­men­ta­do, con la me­no­pau­sia la sin­to­ma­to­lo­gía cau­sa­da por los mio­mas tien­de a me­jo­rar in­clu­so a des­apa­re­cer.

En re­su­men doc­tor… ¿pue­do es­tar tran­qui­la?

¡Por su­pues­to! La cla­ve es que es­tés bien in­for­ma­da, que co­noz­cas lo que son los mio­mas, los sín­to­mas que es­tán pro­du­cien­do en tu ca­so par­ti­cu­lar y so­bre­to­do, que te pon­gas en ma­nos de tu Gi­ne­có­lo­go/a, que es un pro­fe­sio­nal de má­xi­ma con­fian­za y com­pli­ci­dad con el es­ta­do de sa­lud de la mu­jer. La mio­ma­to­sis ute­ri­na se tra­ta y se cu­ra… en al­gu­nos ca­sos bien se­lec­cio­na­dos, ¡in­clu­so sin ci­ru­gía!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.