LES PA­RE­CE IN­CON­CE­BI­BLE QUE UNA MU­JER DE MI EDAD SE SIEN­TA OR­GU­LLO­SA DE SU CUER­PO”.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Mu­jer­hoy.

¿Siem­pre ha si­do una mu­jer fuer­te y se­gu­ra?

Su­san Sarandon. No sé si ten­go tan­ta se­gu­ri­dad en mi mis­ma co­mo pa­re­ce creer mu­cha gen­te. Digamos que me es­fuer­zo pa­ra se­guir avan­zan­do, pa­ra evo­lu­cio­nar y va­lo­rar las opor­tu­ni­da­des que se me ofrecen sin per­der la cu­rio­si­dad. No me gus­ta la idea de que el mie­do me ha­ga re­nun­ciar a co­sas in­tere­san­tes.

Fue la pro­ta­go­nis­ta de un in­ci­den­te se­xis­ta ha­ce po­co. En una ce­re­mo­nia de en­tre­ga de pre­mios, la del Sin­di­ca­to de Ac­to­res (SAG Awards), se le cri­ti­có mu­cho por lle­var un escote de­ma­sia­do ge­ne­ro­so y es­to en­cen­dió las re­des sociales… ¿Só­lo se­xis­ta? ¡Yo di­ría que era tam­bién dis­cri­mi­na­to­rio con las per­so­nas de mi edad! En aque­lla ce­re­mo­nia, to­das las mu­je­res jó­ve­nes –y di­go bien, to­das– que es­ta­ban en la pri­me­ra fi­la lle­va­ban los pe­chos fue­ra. ¿Y a quién fue a la que cri­ti­ca­ron? ¿A quién le re­pro­cha­ron que lle­va­ra una ves­ti­men­ta “inapro­pia­da”? A una mu­jer de más de 60 años, con el pre­tex­to de que es in­con­ce­bi­ble que una mu­jer de esa edad pue­da sen­tir­se or­gu­llo­sa de su cuer­po. ¿Pe­ro de qué es­ta­mos ha­blan­do? ¡Es una dis­cri­mi­na­ción! Y, sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po el apo­yo que re­ci­bí fue tan gran­de que es me­jor to­már­se­lo sim­ple­men­te con una son­ri­sa. Es de­li­ran­te cons­ta­tar has­ta qué pun­to no se les de­ja hue­co a las mu­je­res a par­tir de cier­ta edad.

¿Sig­ni­fi­ca es­to que la so­cie­dad no au­to­ri­za a una mu­jer que sea sexy pa­sa­dos los 60?

Pa­re­ce que ese es el men­sa­je que se en­vía, en to­do ca­so. Des­pués de los 40 años, se con­si­de­ra que las mu­je­res son so­lo ma­dres de familia sin li­bi­do, y a par­tir de los 50, las ac­tri­ces ya ha­cen de… ¡abue­las! Yo pien­so to­do lo con­tra­rio. Hay mu­chas mu­je­res de mi edad que es­tán ma­ra­vi­llo­sas y que asu­men to­tal­men­te lo que son y lo que ha­cen.

Tie­ne us­ted una repu­tación de ac­triz ac­ti­vis­ta, muy ce­re­bral, ca­si in­tra­ta­ble. ¿Es una ven­ta­ja ser in­te­li­gen­te cuan­do se tra­ba­ja en Holly­wood, en una in­dus­tria que va­lo­ra so­bre to­do la apa­rien­cia? No es exac­ta­men­te una ven­ta­ja, y ni si­quie­ra es una cua­li­dad re­que­ri­da co­mo al­go prio­ri­ta­rio, aun­que yo pien­se que nun­ca se es de­ma­sia­do in­te­li­gen­te. La in­dus­tria del es­pec­tácu­lo pro­du­ce en­tre­te­ni­mien­to, no ne­ce­sa­ria­men­te in­te­li­gen­cia, aun­que am­bos as­pec­tos pue­dan coin­ci­dir a ve­ces. Por ejemplo, una pe­lí­cu­la anec­dó­ti­ca co­mo El pro­fe­sor chi­fla­do tie­ne al­go in­tere­san­te, por­que el per­so­na­je sim­pá­ti­co que con­quis­ta a la chi­ca es el obe­so y no el jo­ven pro­ta­go­nis­ta.

¿Es­tá ha­cien­do una lec­tu­ra po­lí­ti­ca de

El pro­fe­sor chi­fla­do? To­das las pe­lí­cu­las tie­nen una di­men­sión po­lí­ti­ca, que se pue­de per­ci­bir de for­ma inmediata o no. Y es­to me gus­ta: to­das es­tas po­lé­mi­cas so­bre el ra­cis­mo o el se­xis­mo que agi­tan Holly­wood en los úl­ti­mos tiem­pos ha­cen que el de­ba­te avan­ce, in­clu­so si la bue­na o ma­la con­cien­cia del ci­ne no va­ya a ha­cer que las men­ta­li­da­des cam­bien en un abrir y ce­rrar de ojos. Es­toy ro­dan­do en es­tos mo­men­to una se­rie pa­ra te­le­vi­sión [Feud] en la que en­carno a Bet­te Davis en la épo­ca de su ri­va­li­dad con Joan Craw­ford, a la que in­ter­pre­ta Jes­si­ca Lange. Y me lla­ma la aten­ción has­ta que pun­to las co­sas no han cam­bia­do na­da des­de los años 60: se si­gue en­fren­tan­do las mu­je­res en­tre ellas y se las se­xua­li­za más de lo necesario.

El pa­no­ra­ma no pa­re­ce muy alen­ta­dor…

Sin em­bar­go, hay un la­do de las co­sas que sí ha cam­bia­do, y es en el que con­cier­ne a las ac­tri­ces có­mi­cas, co­mo Me­lis­sa Mccarthy, Ro­se Byr­ne, Kris­ten Wiig, Ti­na Fey o Amy Schu­mer: es­tas mu­je­res, di­ver­ti­das, des­ca­ra­das y con ta­len­to es­tán in­ven­tan­do un gé­ne­ro nue­vo al tiem­po que tras­to­can las re­glas es­ta­ble­ci­das. Pe­ro si­guen sien­do una mi­no­ría: la ma­yor par­te de las mu­je­res so­bre­vi­ven con di­fi­cul­ta­des en Holly­wood. Pien­se en la lar­ga lis­ta de ac­tri­ces que em­pe­za­ron con 20 años y que hoy han des­apa­re­ci­do.

Ex­plí­que­me có­mo una ac­triz de­cla­ra­da­men­te ac­ti­vis­ta co­mo us­ted se con­vier­te en una em­ba­ja­do­ra de una fir­ma de be­lle­za… Cuan­do L’oréal Pa­ris me pre­gun­tó si acep­ta­ría co­la­bo­rar con la fir­ma, les di­je: “¿Es­tán us­te­des se­gu­ros de su elec­ción? ¿Les cua­dra la per­so­na que soy, tal y co­mo soy? Por­que no voy a cam­biar o re­nun­ciar a mi li­ber­tad de ex­pre­sión…”. Me res­pon­die­ron que por supuesto, que so­bre to­do no que­rían que cam­bia­ra en na­da. Mis pri­me­ras in­ter­lo­cu­to­ras eran mu­je­res y tu­ve la im­pre­sión, des­de el prin­ci­pio, de que en­ca­já­ba­mos co­mo un guan­te. Y lue­go ten­go que de­cir que me en­can­ta­ba su pri­mer es­lo­gan: “Por­que yo lo val­go”. Me en­can­ta la idea de po­ner­se gua­pa pa­ra una mis­ma y no pa­ra se­du­cir o gus­tar a un hom­bre.

Al­go le ha­brá te­ni­do que cos­tar…

Creo que no soy la mu­jer más so­cia­ble del mun­do: me pro­di­go po­co en los even­tos, por ejemplo. Sin em­bar­go, sé que las otras em­ba­ja­do­ras de la mar­ca –Ju­lian­ne Moo­re o Nao­mi Watts– son mu­je­res ex­tra­or­di­na­rias y eso ha­ce que me pa­rez­ca fan­tás­ti­co per­te­ne­cer a es­te equi­po.

¿Se ha acos­tum­bra­do ya al ri­tual de la al­fom­bra ro­ja?

CA­DA VEZ QUE FUI MA­DRE PEN­SÉ QUE DE­JA­RÍA DE HA­CER CI­NE, PE­RO AQUÍ SI­GO. SOY UNA OP­TI­MIS­TA IN­CO­RRE­GI­BLE”.

No, no me sien­to có­mo­da con eso, aun­que ha­ga bro­mas con mis com­pa­ñe­ros. Aún no sé muy bien có­mo lle­var­lo…

¿Cuál es la re­ce­ta pa­ra una ca­rre­ra du­ra­de­ra?

No ten­go la me­nor idea. Ca­da vez que fui ma­dre, me de­cía que no re­gre­sa­ría a Holly­wood y que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.