RE­BEL­DE con cau­sas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

SU­SAN SARANDON no es la tí­pi­ca ce­le­brity que es ac­ti­vis­ta oca­sio­nal. So­lo hay que re­cor­dar que su pri­mer arres­to fue en 1982 (por “desobe­dien­cia ci­vil”) y que pasa por ser una de las fe­mi­nis­tas más enér­gi­cas de la in­dus­tria. Al­gu­nos ejem­plos:

OOOOEl 30 de mar­zo de 1999, la ac­triz fue arres­ta­da jun­to a otras 219 ba­jo el car­go de “des­or­den pú­bli­co” por pro­tes­tar tras la muerte del in­mi­gran­te afri­cano Ama­dou Dia­llo a ma­nos de cua­tro po­lí­cias. Ese mis­mo año, fue nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad de UNI­CEF. Des­de en­ton­ces ha re­co­rri­do el mun­do abo­gan­do por los de­re­chos de los ni­ños. Des­de ha­ce más de dos dé­ca­das apo­ya el tra­ba­jo de Hei­fer In­ter­na­cio­nal, una or­ga­ni­za­ción que lu­cha con­tra el ham­bre y la po­bre­za en paí­ses en vías de de­sa­rro­llo El 15 de oc­tu­bre de 2010, fue nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad de la ONU. nun­ca más vol­ve­ría a ha­cer una pe­lí­cu­la. Y sin em­bar­go, ¡aquí si­go! Pe­ro soy lo que se lla­ma una ac­triz de ca­rác­ter; ima­gino que es un es­ta­tus un po­co es­pe­cial. Es­to tam­bién es vá­li­do pa­ra al­gu­nos hom­bres más bien gua­pos, co­mo Sean Penn, Jeff Brid­ges o Brad Pitt, que no tie­nen mie­do a afear­se en la pan­ta­lla pa­ra ob­te­ner pa­pe­les más in­ten­sos y sin­gu­la­res, una con­di­ción pa­ra la lon­ge­vi­dad co­mo ac­tor. Al fi­nal, es­tas ca­rre­ras, las que se cons­tru­yen so­bre el ries­go y el ir a la con­tra, son las más in­tere­san­tes.

OOEn sep­tiem­bre de 2011, apo­yó el mo­vi­mien­to Oc­cupy Wall Street, res­pues­ta ame­ri­ca­na al 15M es­pa­ñol. En esos días se pa­só por las ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra re­co­men­dar a los jó­ve­nes evi­tar la dis­per­sión en su men­sa­je. En 2008, apo­yó a Ba­rack Oba­ma. En las pri­ma­rias del Par­ti­do De­mó­cra­ta de es­te año res­pal­dó al pro­gre­sis­ta Ber­nie San­ders, pe­ro tras la elec­ción de Hi­llary Clin­ton co­mo can­di­da­ta fren­te a Do­nald Trump anun­ció pú­bli­ca­men­te su abs­ten­ción da­do el “his­to­rial de co­rrup­ción” de Clin­ton. Cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó por qué no vo­ta­ría a la que po­dría ser la pri­me­ra mu­jer en ocu­par la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, le es­pe­tó: “Yo no vo­to con mi va­gi­na”. Su be­lle­za no tie­ne na­da que ver con los es­tán­da­res de Holly­wood. ¿Có­mo se re­la­cio­na con ella? Yo mis­ma no lo en­tien­do bien. No sé. Me acuer­do de Al­go pres­ta­do [una co­me­dia de 1988, con Ke­vin Costner], una pe­lí­cu­la pa­ra la que me con­tra­ta­ron por eli­mi­na­ción, por ejemplo: nin­gu­na de las ac­tri­ces a las que les ofre­cie­ron el pa­pel qui­so ha­cer­lo. En aque­lla épo­ca, yo es­ta­ba en Ita­lia, pe­ro me gus­ta­ba tan­to el guión que hi­ce un via­je de ida y vuel­ta de 24 ho­ras pa­ra ha­cer una lec­tu­ra an­te los pro­duc­to­res. Eso es lo que se lla­ma suer­te.

¿Có­mo de­fi­ni­ría lo que sig­ni­fi­ca ser una es­tre­lla en el ci­ne? ¿En qué con­sis­te ese ca­ris­ma par­ti­cu­lar que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre los ac­to­res y las es­tre­llas?

Hay en efec­to ac­to­res que so­lo se asien­tan so­bre ese ca­ris­ma,, y que son ellos mis­mos en ca­da uno de sus pa­pe­les, siem­pre muy iden­ti­fi­ca­bles y muy es­tre­llas. Es al­go que les vie­ne muy bien a los gran­des es­tu­dios, que de­tes­tan arries­gar, pe­ro que ado­ran los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que ge­ne­ran es­tos “ico­nos”: Holly­wood va­lo­ra más la po­pu­la­ri­dad que el ta­len­to. Co­no­cí a Burt Lan­cas­ter, con el que ro­dé Atlantic City. Te­nía esa cua­li­dad de es­tre­lla. Y de pron­to, dio un gi­ro. Ac­tuó en pe­lí­cu­las co­mo El hom­bre de Al­ca­traz. El pú­bli­co es­ta­ba des­con­cer­ta­do, pe­ro fue en esa se­gun­da ca­rre­ra en la que dió lo me­jor de sí mis­mo.

Úl­ti­ma pre­gun­ta: ¿es us­ted fe­liz?

OVi­vo el ins­tan­te, y hoy soy fe­liz. Es­toy con­ten­ta de ver que el sis­te­ma se mue­ve y que hay de­ba­tes im­por­tan­tes so­bre la de­mo­cra­cia. Soy una op­ti­mis­ta in­co­rre­gi­ble.

Arri­ba y jun­tos a es­tas lí­neas, con Ja­ne Fon­da y Sean Penn du­ran­te una protesta con­tra la gue­rra de Irak, en 2007. A la de­cha, con Tim Ro­bins, su en­ton­ces ma­ri­do, apo­yan­do al can­di­da­to de los ver­des Ralph Na­der (2000).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.