El VES­TI­DO de Me­la­nia Trump

EDUR­NE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­jer­hoy.com

EL PA­SA­DO 9 DE NO­VIEM­BRE,

cuan­do ha­cia las nue­ve de la ma­ña­na, ho­ra es­pa­ño­la, Do­nald Trump se dis­po­nía a pro­nun­ciar su pri­mer dis­cur­so co­mo pre­si­den­te elec­to ro­dea­do de los su­yos, me fi­jé es­pe­cial­men­te en el es­pec­ta­cu­lar mono que ves­tía Me­la­nia Trump y que su­pe des­pués era de Ralph Lau­ren. En­se­gui­da cen­tré mi aten­ción en el dis­cur­so de su ma­ri­do, pe­ro pen­sé en la apa­ren­te con­tra­dic­ción en la que in­cu­rría yo mis­ma con ese in­te­rés por el ves­ti­do de Me­la­nia jus­ta­men­te cuan­do asis­tía­mos a un he­cho his­tó­ri­co re­le­van­te co­mo el fi­nal del re­cuen­to en la elec­ción del pre­si­den­te del país más po­de­ro­so de la tie­rra. Y cuan­do en más de una oca­sión he es­cri­to, ade­más, que al­gu­nos ro­les so­cia­les co­mo el de las pri­me­ras da­mas cons­ti­tu­yen un pro­ble­ma pa­ra la cul­tu­ra de la igual­dad. Ade­más de fuen­te de un sin­nú­me­ro de con­tra­dic­cio­nes, co­mo la que aca­bo de con­tar. Por­que Me­la­nia Trump ocu­pa­rá en los pró­xi­mos años mul­ti­tud de por­ta­das, re­por­ta­jes y ar­tícu­los de to­do el pla­ne­ta y lo ha­rá en su rol de es­po­sa, de acom­pa­ñan­te y, por su­pues­to, de icono de la mo­da. Y tam­bién las mu­je­res más in­tere­sa­das por la po­lí­ti­ca se­gui­re­mos sus re­por­ta­jes de mo­da, no so­lo los dis­cur­sos y las de­ci­sio­nes de su ma­ri­do. En­tre otras co­sas, por­que to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción van a cen­trar su aten­ción en ese pa­pel de Me­la­nia, sin apa­ren­te preo­cu­pa­ción por los ro­les fe­me­ni­nos que es­to trans­mi­te a las ni­ñas y jó­ve­nes. Y a los hom­bres que juz­gan el tra­ba­jo de las mu­je­res.

Y NO VEO DI­FE­REN­CIAS

re­le­van­tes en­tre el pa­pel de Me­la­nia y el de Mi­che­lle Oba­ma. Jus­ta­men­te 15 días an­tes de las elec­cio­nes, tam­bién me ha­bía im­pac­ta­do la por­ta­da del su­ple­men­to de es­ti­lo del dia­rio The New York Ti­mes, con una fo­to de una Mi­che­lle Oba­ma com­ple­ta­men­te pho­tos­ho­pea­da y con look de top mo­del. En el in­te­rior, fo­to­gra­fías no me­nos re­to­ca­das y gla­mu­ro­sas po­nían en pri­mer plano la con­ver­sión de Mi­che­lle en un icono del es­ti­lo ame­ri­cano, co­sa que, por otra par­te, tam­bién es con­te­ni­do des­ta­ca­do de la bio­gra­fía de Wi­ki­pe­dia so­bre sus lo­gros co­mo pri­me­ra da­ma: ha­ber lle­ga­do a ser un icono de mo­da. Me­la­nia es­tu­dió un año de Ar­qui­tec­tu­ra y se hi­zo mo­de­lo; Mi­che­lle se gra­duó en Har­vard y tra­ba­jó en la uni­ver­si­dad y en la al­cal­día de Chica­go; y am­bas han aca­ba­do co­mo “ico­nos de la mo­da”. Pen­sa­ba en Me­la­nia y en Mi­che­lle cuan­do una re­fle­xión de un po­lí­ti­co co­mo Pa­blo Igle­sias vino a pro­fun­di­zar mi es­cep­ti­cis­mo so­bre la ve­lo­ci­dad de los cam­bios de ro­les fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos. De­cía Igle­sias so­bre la fe­mi­ni­za­ción de la po­lí­ti­ca que de na­da sir­ve que ha­ya más mu­je­res en el po­der si no es­tán fe­mi­ni­za­das, y que fe­mi­ni­zar­se con­sis­te en cui­dar, eso que nos han en­se­ña­do nues­tras ma­dres. Y, des­pués de to­do, así es, Me­la­nia y Mi­che­lle cui­dan de Do­nald y de Ba­rack mien­tras ellos cui­dan de los ame­ri­ca­nos.

Do­nald y Me­la­nia Trump, con su hi­jo Ba­rron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.