LA AM­NE­SIA POSTCOITAL DE LOS AMAN­TES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRA­MAS

Adón­de irán to­dos los amo­res po­ten­cia­les que en­con­tra­mos en Tin­der, OK Cu­pid, Grindr... Aque­llos a los que di­mos una opor­tu­ni­dad pen­san­do que las co­sas po­drían te­ner cier­to re­co­rri­do. Ejem­pla­res vá­li­dos (en apa­rien­cia) con los que que­das­te tras ha­ber pro­fun­di­za­do la re­la­ción en What­sapp. Pues sí, efec­ti­va­men­te pa­sa­ron to­dos los fil­tros, que­das­teis, ce­nas­teis, te lo lle­vas­te a ca­sa, tu­vis­teis una coha­bi­ta­ción co­rrec­ta pa­ra ser la pri­me­ra vez y te que­das­te es­pe­ran­do la se­gun­da... pe­ro no re­pi­tió. Des­apa­re­ció de mo­do brus­co o en cá­ma­ra len­ta.

Hay dos ma­ne­ras de des­apa­re­cer en es­tos tiem­pos. De un por­ta­zo, y sin dar más se­ña­les de vi­da; o vía di­so­lu­ción len­ta por fal­ta de com­pa­re­cen­cia de una de las par­tes. Es­tos ca­sos son los más con­fu­sos, por­que has­ta que no se ha­ce evi­den­te la ju­ga­da se pro­du­cen tí­mi­das reapa­ri­cio­nes que te ha­cen per­der­te en ro­mán­ti­cas dis­qui­si­cio­nes so­bre la na­tu­ra­le­za del amor ro­mán­ti­co. Pe­ro no, un día no res­pon­de­rán ja­más al que, sin tú sa­ber­lo, es el úl­ti­mo What­sapp. Es lo que se co­no­ce en el mun­di­llo co­mo ha­cer la co­bra di­gi­tal. ¿Pe­ro dón­de se es­con­den to­dos esos aman­tes fa­lli­dos? En ge­ne­ral, no se les vuel­ve a ver. Aun­que ten­go una ami­ga, mé­di­co de fa­mi­lia pa­ra más se­ñas, a la que el otro día le to­có co­mo pa­cien­te un des­apa­re­ci­do en com­ba­te. Un par de me­ses an­tes ha­bían te­ni­do un en­con­tro­na­zo en Tin­der y él des­apa­re­ció, y de re­pen­te lo te­nía en su con­sul­ta con an­gi­nas. Mi ami­ga es de na­tu­ra­le­za ren­co­ro­sa, pe­ro el ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co le im­pe­día ha­cer da­ño de mo­do ar­bi­tra­rio a un pa­cien­te, así que lo tu­vo que re­ce­tar unos an­ti­bió­ti­cos. Ju­ra que pres­cri­bió el fár­ma­co y las do­sis co­rrec­tas. Él, por su par­te, hi­zo co­mo si nun­ca se hu­bie­ran vis­to. Qui­zás no la ha­bía re­co­no­ci­do. Nun­ca lo sa­bre­mos.

Co­mo no es­ta­ba con­for­me con nin­gu­na de las teo­rías que se me ocu­rre so­bre dón­de se es­con­den es­tos fu­gi­ti­vos di­gi­ta­les, he in­ves­ti­ga­do –léa­se goo­glear– el es­ta­do de la cues­tión. Por allí en­con­tré a una ex­per­ta que le ha pues­to nom­bre al sín­dro­me. Am­ne­sia postcoital se lla­ma. Es de­cir, bo­rra­do de dis­co du­ro. Es un mal que afec­ta a mu­je­res y a hom­bres, pe­ro ellos son los re­yes del mam­bo. Co­mo en to­das las en­fer­me­da­des, el diag­nós­ti­co pre­coz es vi­tal. Se sa­be que, si el su­je­to no se ma­ni­fies­ta en­tre las 48 y 72 ho­ras si­guien­tes al pri­mer en­cuen­tro, el ca­so de­be ser re­gis­tra­do co­mo “am­ne­sia postcoital” y ce­rra­do cuan­to an­tes. Aho­ra ima­gino el agu­je­ro ne­gro de in­ter­net, lleno de po­bres zom­bies am­né­si­cos con una vi­da se­xual ac­ti­va en Tin­der y con­de­na­dos a no re­pe­tir más de una vez con la mis­ma per­so­na. No por na­da, sino por­que ya no re­cuer­dan ni su nom­bre.

MO­RA­LE­JA

La ma­te­ria ni se crea ni se des­tru­ye, so­lo se trans­for­ma.

CO­SAS QUE HA­CER

Em­pe­zar a ha­cer su­do­kus pa­ra la me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.