Pre­si­den­ta ni­ca­ra­güen­se de HE­CHO

RO­SA­RIO MU­RI­LLO DE OR­TE­GA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Con el nom­bra­mien­to de Ro­sa­rio Mu­ri­llo co­mo vi­ce­pre­si­den­ta de Ni­ca­ra­gua se da mar­cha­mo ofi­cial a un po­der per­so­nal in­abar­ca­ble. Des­de 2006, con el se­gun­do man­da­to de su es­po­so, el pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga, lo es to­do en su país. Y si se ha di­cho que tras un gran hom­bre hay siem­pre una gran mu­jer, Ro­sa­rio es la que es­tá por de­lan­te. Se ha ca­sa­do tres ve­ces, la úl­ti­ma por la Igle­sia, en 2005, con Or­te­ga, al que es­tá uni­da des­de los tiem­pos de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta, cuan­do era la poe­ta gue­rri­lle­ra Cha­yo. Cuan­do co­no­ció al pre­si­den­te en 1978, es­ta­ba di­vor­cia­da y te­nía dos hi­jos. En es­tos años, los es­po­sos han fa­bri­ca­do una fa­mi­li­ocra­cia. En­tre los dos tie­nen nue­ve vás­ta­gos, to­dos co­lo­ca­dos en los gran­des co­rre­do­res del Es­ta­do. Y no ha­ce fal­ta pers­pi­ca­cia pa­ra adi­vi­nar que Da­niel (71 años) y Ro­sa­rio (65) los han cria­do co­mo su­ce­so­res. Se es­tre­nó co­mo pri­me­ra da­ma con la lle­ga­da a la pre­si­den­cia de Or­te­ga en 1980 y co­men­zó una es­ca­la­da que la ha lle­va­do a ser no ya el al­ter ego sino el ego de la pa­re­ja, ha­cien­do de su ma­ri­do ca­si un flo­re­ro. Des­de 2006 ha ejer­ci­do co­mo por­ta­voz del ré­gi­men, una je­fa de Go­bierno de fac­to que abron­ca en pú­bli­co a los mi­nis­tros, lee co­mu­ni­ca­dos ofi­cia­les y anun­cia las lí­neas maes­tras de un go­bierno que or­de­ña to­das las ubres, no­ta­ble­men­te las del cha­vis­mo ve­ne­zo­lano, que sur­te a Ni­ca­ra­gua de cru­do a pre­cios de sal­do. En el ter­cer man­da­to de Or­te­ga –el ac­tual es el cuar­to– el ma­tri­mo­nio se em­bar­có en el pro­yec­to fan­tas­ma­gó­ri­co de un ca­nal que ri­va­li­ce con el de Pa­na­má, fi­nan­cia­do por un in­dus­trial chino. Ni­ca­ra­gua es un fe­nó­meno fue­ra de lo co­mún. Un mons­truo hí­bri­do, dic­ta­du­ra de he­cho en la que se des­ti­tu­yen dipu­tados, ile­ga­li­zan par­ti­dos y rei­na el or­deno y man­do, con una fa­cha­da de­mo­crá­ti­ca. Y aun­que ha­ce cau­sa co­mún con la Ve­ne­zue­la cha­vis­ta, es­tá a par­tir un piñón con la Igle­sia ca­tó­li­ca y la bur­gue­sía. Ro­sa­rio, una be­lle­za ave­jen­ta­da, ric­tus que es mue­ca, no po­see Ni­ca­ra­gua co­mo una fin­ca, lo que se de­cía de los So­mo­za, sino co­mo pre­si­den­ta de un Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, en el que su es­po­so es ape­nas apo­de­ra­do. La dic­ta­du­ra por pre­si­den­te in­ter­pues­to. PEPA RO­MA

Da­niel Or­te­ga y Ro­sa­rio Mu­ri­llo, tras la re­cien­te vic­to­ria elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.