LAS GRAN­DES DA­MAS DEL VINO

Hu­bo un tiem­po en el que es­tu­vie­ron re­le­ga­das en las bo­de­gas. Hoy, su es­ti­lo y su per­so­na­li­dad mar­can el paso de la in­dus­tria vi­ní­co­la. Por Mª Pi­lar Mo­les­ti­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Du­ran­te el si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, in­mer­sos en pe­rio­dos de gue­rras y cam­bios so­cia­les, mu­chas mu­je­res em­pe­za­ron a en­trar en las bo­de­gas an­te la im­po­si­bi­li­dad de que los hom­bres se hi­cie­ran car­go del ne­go­cios. Has­ta ese mo­men­to, ha­bían es­ta­do pros­cri­tas del mun­do del vino (me­nos en el cam­po, don­de nun­ca se re­cha­zó su mano de obra). Mu­chas hi­cie­ron de la ne­ce­si­dad vir­tud, co­mo la viu­da de Clic­quot, que con 27 años se en­con­tró al fren­te de una bo­de­ga que hoy es una de las mar­cas más afa­ma­das de la re­gión de Cham­pag­ne. O ma­da­me de Pom­mery, a la que de­be­mos la ela­bo­ra­ción del cham­pán seco, el brut na­tu­re, tras ha­cer­se car­go de las ca­vas fa­mi­lia­res en 1858. Pe­ro tam­po­co hay que ir­se tan le­jos: en Je­rez fue muy res­pe­ta­da Pi­lar Aran­da que, tras mo­rir su ma­ri­do en la Gue­rra Ci­vil, de­jó hue­lla en el sec­tor. Hoy, mu­chas re­co­gen el tes­ti­go en las bo­de­gas fa­mi­lia­res, pe­ro hay más: repu­tadas su­mi­lle­res que sir­ven de puen­te en­tre el co­men­sal y la fría car­ta de vi­nos, enó­lo­gas apa­sio­na­das con so­bra­das do­sis de crea­ti­vi­dad y pu­jan­tes pro­fe­sio­na­les han des­em­bar­ca­do en el sec­tor. Si bien po­cas ocu­pen un pues­to di­rec­ti­vo sin ser par­te de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria, su pre­sen­cia es ca­da vez más ha­bi­tual. Las ga­nas de be­ber­se el mun­do asu­mien­do ries­gos en la vi­ña y en la bo­de­ga no son cues­tión de gé­ne­ro sino de ap­ti­tu­des, sen­si­bi­li­dad y ca­rác­ter. El si­glo XXI ha pues­to la lu­pa en la mu­jer a am­bos ex­tre­mos de la ca­de­na. El sec­tor se en­fren­ta a un da­to cru­cial: el con­su­mo en nues­tro país no ha pa­ra­do de des­cen­der (hay la mi­tad de con­su­mi­do­res que ha­ce 30 años), aun­que so­mos el ter­cer pro­duc­tor mun­dial. La bue­na no­ti­cia es que hay es­pe­ran­za y que la vis­ta es­tá pues­ta en las mu­je­res: más de 19 mi­llo­nes de adul­tas no con­su­men vino o lo ha­cen de for­ma es­po­rá­di­ca, pe­ro lo com­pran más que nun­ca, sin pre­jui­cios y con ma­yor cu­rio­si­dad. Así que... ¿brin­da­mos por las mu­je­res?

Mu­chas to­man el tes­ti­go fa­mi­liar, otras pro­fe­sio­na­les des­em­bar­can aho­ra.

No hay me­jor tí­tu­lo que mi he­ren­cia eno­ló­gi­ca” Mar Raventós Pre­si­den­ta del Gru­po Co­dor­níu.

“He cre­ci­do en­tre vi­ñas, for­mo par­te de la 15ª ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Raventós y, des­de jo­ven­ci­ta, tu­ve muy cla­ro que que­ría con­tri­buir a la em­pre­sa fa­mi­liar, la más an­ti­gua de Es­pa­ña. Es un or­gu­llo tre­men­do”. A es­te pro­pó­si­to ha de­di­ca­do su nu­tri­da for­ma­ción aca­dé­mi­ca (es li­cen­cia­da en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Fi­lo­so­fía y Le­tras por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na) aun­que, re­co­no­ce, que “no hay me­jor tí­tu­lo que mi he­ren­cia eno­ló­gi­ca”, que ha trans­mi­ti­do a sus seis hi­jos. Pre­si­dir con­se­jos y adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra la bue­na mar­cha de la com­pa­ñía son el día a día de un pues­to en el que des­ta­ca el equi­po hu­mano. “Es un lu­jo de­di­car­te a lo que te apa­sio­na ro­dea­da de gen­te que cree con los ojos ce­rra­dos en lo que ha­ce­mos. Al prin­ci­pio no fue to­do un ca­mino de ro­sas, pe­ro con­si­de­ro que he si­do afor­tu­na­da”, re­co­no­ce Mar Raventós. Ha­cer fren­te a la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca de ha­ce unos años fue una du­ra prue­ba que afron­tó con ima­gi­na­ción y un cla­ro acento en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Du­ran­te su pre­si­den­cia, el gru­po ha vi­vi­do una eta­pa de­ci­si­va en que ha pa­sa­do de ser un gran ela­bo­ra­dor de ca­va a te­ner 10 bo­de­gas en dis­tin­tas co­mar­cas vi­ní­co­las. “No veo di­fe­ren­cias en la ges­tión en fun­ción de gé­ne­ro, más allá de un sex­to sen­ti­do de la mu­jer pa­ra per­ci­bir cier­tas sen­si­bi­li­da­des”. Qui­zás ese ol­fa­to sea el que le ha lle­va­do a crear los ca­vas de fin­ca Ars Co­llec­ta, una am­bi­cio­sa apues­ta por los ca­vas de al­ta ga­ma. Viajera in­fa­ti­ga­ble de do­ble cul­tu­ra es­pa­ño­la y fran­ce­sa, en­tró en la bo­de­ga, a me­dia­dos de los años 80, pa­ra ha­cer­se car­go de desa­rro­llar y abrir nue­vos mer­ca­dos. Fun­da­da en 1970, en ese mo­men­to Mar­qués de Cáceres ne­ce­si­ta­ba cre­cer: “Mi pa­dre fue el que me con­ven­ció. Pe­ro, en esos tiem­pos, la in­te­gra­ción de la mu­jer en el mun­do ru­ral do­mi­na­do por los hom­bres no era sen­ci­lla, y me­nos pa­ra mí, que ve­nía de Pa­rís”. Cris­ti­na For­ner na­ció y vi­vió en Fran­cia, don­de es­tu­dió Em­pre­sa­ria­les. Pe­ro los genes bo­de­gue­ros mar­ca­ron su des­tino: su bi­sa­bue­lo em­pe­zó co­mo ne­go­cian­te de vi­nos en Sa­gun­to an­tes de tras­la­dar­se a Fran­cia y su pa­dre es pro­pie­ta­rio de dos châ­teaux en Bur­deos. Des­de que se im­pli­có en Mar­qués de Cáceres, son mu­chos los hi­tos de los que ha par­ti­ci­pa­do. “Nues­tro pro­yec­to de bo­de­ga en Rue­da y el enotu­ri­mo na­ció de la na­da, así co­mo la aven­tu­ra de crear nue­vos en­fo­ques de vino co­mo Gau­dium y MC. Lo tu­vi­mos que ha­cer ca­si a es­con­di­das –ex­pli­ca–, por­que la idea de unos vi­nos con más es­truc­tu­ra, vo­lu­men, con­cen­tra­ción y fru­ta no con­ven­cía a mi pa­dre, que so­lo pe­día fi­nu­ra y ele­gan­cia”. Han pa­sa­do años de aque­llo y es­tá es­pe­cial­men­te or­gu­llo­sa de Gau­dium que, di­ce, es “un ca­ba­llo ga­na­dor, con ra­za, ele­gan­te y que cau­ti­va”.

“Es un ver­da­de­ro lu­jo po­der de­di­car­te a lo que te apa­sio­na”. Mar Re­ven­tós “Me sien­to or­gu­llo­sa de los nue­vos en­fo­ques de vino que he­mos crea­do”. Cris­ti­na For­ner

“Lo me­jor de mi tra­ba­jo es po­der lle­var al mun­do los va­lo­res de mi fa­mi­lia: el amor por el cam­po, por las co­sas bien he­chas, por el es­ti­lo de vi­da es­pa­ñol”. Es al­go que ha vi­vi­do muy de cer­ca en la fin­ca Do­mi­nio de Val­de­pu­sa, en Mal­pi­ca de Ta­jo (To­le­do), la ca­sa don­de, des­de ni­ña, pa­só sus va­ca­cio­nes. “Siem­pre ha­bía lar­gas con­ver­sa­cio­nes so­bre el vi­ñe­do y los pro­yec­tos que em­pren­día mi pa­dre”, re­cuer­da. Con­se­je­ra de la em­pre­sa des­de ha­ce 16 años, en 2002 se in­cor­po­ró ple­na­men­te a su es­truc­tu­ra. “Fue cuan­do lan­za­mos al me­ra­do Sum­ma Va­rie­ta­les, un nue­vo vino que aú­na las dos ge­ne­ra­cio­nes. Ade­más, en ese mo­men­to tam­bién en­tré de lleno en el nue­vo pro­yec­to del acei­te de oli­va, que en ese año vio la luz con la co­la­bo­ra­ción del pro­fe­sor Mar­co Mu­ge­lli”. Re­cuer­da que los ini­cios fue­ron fas­ci­nan­tes, lle­nos de re­tos y tra­ba­jo. “Me ocu­pé de re­or­ga­ni­zar la es­truc­tu­ra co­mer­cial, ya que ven­día­mos nues­tros vi­nos a tra­vés de otra bo­de­ga”. Cuan­do fa­mi­lia y tra­ba­jo se en­tre­mez­clan, las de­ci­sio­nes son del equi­po: “Con mi pa­dre com­par­ti­mos ideas y ob­je­ti­vos, así que es bas­tan­te sen­ci­llo”. Aho­ra, con un nue­vo pro­yec­to en Rue­da, vuel­ven a ce­rrar el círcu­lo ini­cia­do a fi­na­les de los 80, cuan­do sa­lió el pri­mer Ver­de­jo Mar­qués de Gri­ñón.

“Mi pri­mer tra­ba­jo fue de ven­di­mia­do­ra cuan­do te­nía 10 años. Des­pués de una se­ma­na, ¡me pa­ga­ron con un bi­lle­te de 100 pe­se­tas que me su­po a glo­ria!”. Su fa­mi­lia lle­va de­di­ca­da al vino des­de ha­ce cin­co ge­ne­ra­cio­nes así que, cuan­do de ado­les­cen­te no te­nía cla­ro a qué se que­ría de­di­car, aca­bó acep­tan­do la pro­pues­ta de su pa­dre pa­ra ir­se a Mont­pe­llier a es­tu­diar vi­ti­cul­tu­ra y eno­lo­gía. Fue un fle­cha­zo. “Ser mu­jer en es­te mun­do mar­ca sus di­fe­ren­cias. Pe­ro ca­be re­cor­dar que un 60% de los ti­tu­la­dos su­pe­rio­res son mu­je­res, so­mos el 45% del mer­ca­do la­bo­ral, aun­que so­lo el 5% ac­ce­de a una di­rec­ción ge­ne­ral”. Re­co­no­ce que apren­dió co­sas fun­da­men­ta­les de las mu­je­res de su fa­mi­lia: “De mi abue­la Mar­ga­ri­ta, la de­di­ca­ción al ne­go­cio fa­mi­liar; y de mi ma­dre, Wal­traud, que nun­ca se de­be ti­rar la toa­lla”. Se sien­te muy or­gu­llo­sa de los vi­nos en los que ha in­ter­ve­ni­do “si ten­go que nom­brar al­gún pro­yec­to: un xa­rel·lo ex­pe­ri­men­tal en Jean Leon, desa­rro­lla­do por el enó­lo­go Ru­bi­res, que me en­can­ta”.

En 2008, tras el fa­lle­ci­mien­to de su ma­ri­do –que in­cial­men­te iba a vol­car to­da su ex­pe­rien­cia em­pre­sa­rial en el ne­go­cio– , se hi­zo car­go de la bo­de­ga y se vio en la ne­ce­si­dad de for­mar un equi­po y em­pe­zar a to­mar de­ci­sio­nes en un sec­tor en el que no te­nía ex­pe­rien­cia. “No es lo mis­mo em­pe­zar de ce­ro que a los 55 años, el bo­de­gue­ro ideal ha vi­vi­do la bo­de­gas des­de la in­fan­cia y a mí me fal­ta­ban da­tos, tiem­po, for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca... ”. Po­co a po­co, sin em­bar­go, el vino se ha con­ver­ti­do en una pa­sión com­par­ti­da con el equi­po. “En una em­pre­sa, sen­tir que avan­za­mos gra­cias al em­pu­je de to­dos, es lo me­jor del tra­ba­jo”. La re­cu­pe­ra­ción de vie­jas va­rie­da­des de la zo­na es­tá sien­do un re­to del que em­pie­zan a co­se­char los pri­me­ros éxi­tos: “De mo­men­to, ya he­mos te­ni­do la sor­pre­sa de un gra­ciano in­jer­ta­do ha­ce tres años que nos ha en­can­ta­do”. Y sub­ra­ya otra vez la im­por­tan­cia del equi­po: “En­con­trar a la enó­lo­ga, Mai­te Sán­chez, mar­có un cam­bio en la de­fi­ni­ción de la bo­de­ga. Aun­que evo­lu­cio­na­mos len­ta­men­te, es im­por­tan­te te­ner un hi­lo con­duc­tor en cuan­to a los vi­nos que se ela­bo­ran”. “Es­ta no era mi vo­ca­ción, pe­ro cuan­do ter­mi­na­mos Eco­nó­mi­cas en Ma­drid, Fer­nan­do Ve­gas, mi ma­ri­do, me pro­pu­so vol­ver a San­tius­te pa­ra tra­ba­jar en la bo­de­ga fa­mi­liar. No lo pen­sé ni un mi­nu­to, vol­ver a nues­tra raí­ces era ilu­sio­nan­te”. Con 24 años, te­nía cla­ro que tra­ba­jar en una em­pre­sa fa­mi­liar sien­do con­sor­te no iba a ser fá­cil, “pe­ro nun­ca fue un pro­ble­ma y me he sen­ti­do muy a gus­to. Hay que te­ner sen­ti­do co­mún. Lo que sé so­bre vino lo he apren­di­do “vi­vien­do la bo­de­ga”, de los pro­fe­sio­na­les, de nues­tro enó­lo­go, de co­le­gas, de los clien­tes, le­yen­do li­bros y pren­sa es­pe­cia­li­za­da...”. Re­co­no­ce que lo me­jor de su tra­ba­jo son las re­la­cio­nes y el con­tac­to con los clien­tes, y se sien­te or­gu­llo­sa del desa­rro­llo de la mar­ca Cir­ce: “Par­ti­ci­par en la de­fi­ni­ción del vino, el desa­rro­llo de la eti­que­ta, có­mo co­mu­ni­car­lo, lo­grar que es­té en el ni­vel más al­to de los vi­nos de Rue­da... Cir­ce nos ha si­tua­do en el ma­pa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.